Embarazo en soledad


No puedo evitar llegar al final del embarazo con una sensación agridulce. Totalmente en contra de mi voluntad, porque para mi este embarazo ha sido tan importante y especial como los demás. O quizás más por la casi total probabilidad de ser el último. Quiero a mi chiquitín que aún no ha nacido más que a mi vida.

Pero la vida no la conforma una sola y al final, quieras que no, lo que recibes de tu entorno te condiciona, te afecta irremediablemente. Y debo decir que he recibido muy poco apoyo, comprensión e ilusión. Es verdad que este embarazo no se ha producido en el mejor momento de nuestra vida, económicamente hablando, pero para mi eso no es excusa. Un embarazo es un regalo de la vida, soy de las que piensa que de todo se sale -y más de los problemas económicos-, y estoy cansada de decir que ojalá todo lo que me tenga que venir sea así, lo que no quiero es una enfermedad.

La realidad es que en este embarazo me he sentido muy sola. Y entre que rumío mis sentimientos hacia adentro y que hago como si no me importara la ignorancia ajena hacia mi estado, parece como si nada me afectara, pero sí lo hace. Creo que nadie se imagina hasta qué punto.

Ya no es que no haya recibido enhorabuenas efusivas ni felicitaciones alegres, que más bien han sido de compromiso y a más de un@ le ha faltado darme el pésame. Es que he sentido muy poco interés hacia todo lo que concierne al embarazo, me he sentido sola en cada momento significativo, las diferentes ecografías, las visitas médicas, el sexo del bebé, el momento de preparar sus cositas… Como si a nadie le importara cada uno de esos momentos y es más, como si no tuviera derecho a disfrutar de cada momento.

Me hastía y me cabrea a partes iguales que la gente hable de mi embarazo como un problema. Como si fuera SU problema. Ese problema al que todo el mundo preocupa, que todo el mundo pretende solucionar de palabra -sin hechos-, desde la comodidad de su vida, en el que cualquiera se cree con derecho a opinar sobre él, sobre mi, sobre mi familia, sobre MI vida.

Algo que, de ser un problema, es MI problema, no el de fulanit@ o menganit@. Nadie va a mantener a mi hijo ni va a venir a mi casa a criarlo, nadie se va a desvelar por él ni sufrir cada uno de sus malos momentos. Lo voy a hacer yo, que soy su madre. Con eso debería bastar para cerrar bocas ajenas por mi parte o para ser prudente y guardarse sus opiniones quien se cree con algo de derecho a hacerlo. 

Que nadie se crea en el derecho de opinar sobre mi vida y circunstancias por mucha confianza que me tenga o por mucho que se crea que me conoce porque yo no lo hago con los demás. La vida que no es mía ni me importa, ni me concierne.

Estoy harta de que todo el mundo me repita una y otra vez lo negativo de tener un tercer hijo “como están las cosas” -y si las cosas no estuvieran así seguro que también lo harían, el caso es opinar-, no escucho palabras de ánimo ni mensajes positivos sino predicciones dignas del apocalipsis, “pues verás cuando tengas a los tres…”. ¿De verdad es una tragedia tener un tercer hijo?. 

Por no decir que no tengo derecho a quejarme lo mínimo, yo me lo he buscado y ya sabía lo que se me venía encima. Más de un@ se queda las ganas de decirme “pues te jodes, no haberte preñado” y hasta se atreven a decirlo disfrazando el comentario de broma hecha desde el cariño y la confianza. Como si este embarazo y mi bebé fueran un castigo divino que me merezca por haber hecho algo malo, cuando debería ser visto como una bendición.

A veces pierdo el filtro, soy borde y contesto “es un bebé, no un cáncer, ojalá todos los males de mi vida sean como este, ¿dónde hay que firmar que lo hago ahora mismo?”.

Me llevo el sabor agridulce de que nadie prácticamente nadie se haya alegrado de mi estado, que casi nadie vea algo positivo en la llegada de mi bebé al mundo. Yo, que no soy de lamentarme por los problemas sino de buscar soluciones, que siempre quiero ver el lado bueno de las cosas, que procuro sacar las ventajas y hacer menos los inconvenientes, topo una y otra vez con el muro de la negatividad ajena y parece que tengo que disculparme y sentirme mal por ilusionarme y alegrarme de ser mamá de nuevo.

Me da rabia que mi pequeñín sea “otro más”. No es el primero, no es la niña que completa la parejita. Es otro. Insignificante. 

Y me niego a ello. Creo que mi niño vendrá con una luz especial, esa luz que solo he sentido yo desde que se que lo llevo dentro. Creo que mi niño tenía que venir a este mundo y nos va a hacer muy felices. Creo que nos dará algo que no esperábamos y que pronto no imaginaremos nuestra vida sin él. Creo que cerrará muchas bocas. Estoy segura de que nos hará muy felices y que sentiremos que es lo mejor que nos ha pasado en la vida, junto a mis otros dos hijos.

Por suerte puedo contar también con quien se alegra de corazón por mi estado, me anima, me apoya y me acompaña. Desearía que todo eso viniera también de gente más cercana e importante en mi vida, pero reconforta saber que hay quien cree que tengo verdadera suerte por la vida que voy a dar, la familia que voy a formar,la experiencia que voy a vivir, y que sabe que las circunstancias adversas tan pronto lo son como dejan de serlo. A esta gente agradezco profunda y sinceramente su compañía, su saber estar, sin opinar, sin entrometerse.

Nadie tiene la seguridad absoluta de que la vida le va a ir siempre cojonudamente y hasta es absurdo pensar que porque hoy nades en la abundancia eso es una garantía de por vida. La vida no es solo un momento, el momento presente. A tod@s nos pueden venir reveses en cualquier momento, igual que a quien hoy le va de maravilla mañana está hundido en un pozo, quien sabe.

La vida hay que disfrutarla tal y como viene y sacarle el máximo partido, a pesar de las contrariedades. Porque todo tiene solución menos la muerte. Para penas, lamentaciones y negatividad siempre hay tiempo, y son actitudes que desde luego quiero bien lejos de mi vida y de mi pensamiento.

Quizás no es el mejor momento para los demás, a lo mejor tampoco lo es para nosotros como familia, para mi no es ni mejor ni peor que mis otros dos embarazos -que tampoco vinieron en buena época y mira, salimos adelante-, pero es el momento de mi bebé. Él lo ha decidido así. Y yo estoy dispuesta a recibirlo con todo mi amor y darle lo que pueda y más.

46 thoughts on “Embarazo en soledad

  1. Evilfrog

    A mi me gustó verte en ikea aunque tú te notaras cansada y echa polvo, yo te vi fenomenal ;). Yo me apunto al tercero; sinceramente creo que es el más barato de los tres, ya no porque tengas cosas de los dos anteriores sino porque tienes menos "tonterías": nada de baby Cook habiendo baby led, nada de petit bateau habiendo kiabi… La gente habla porque es gratis y porque es gilipollas y si te molesta ahora es porque se te ha olvidado la vieja del bus que sabe mejor que tú cuando y cómo darle teta, cambiarle pañal, abrigar o desabrigar, que parece que una es tonta de paguita. Anda que les den

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Nena, ¡que no te reconocía bajo ese nombre jajaja. A mi también me encantó verte, benditas coincidencias casuales. Yo tambíen veo muchas ventajas en tener 3 hijos, entre ellas que mis niños siempre estén acompañados, que eso no hay dinbero que lo pague.
      Gracias por pasarte por aquí, se te echa mucho de menos por estas esferas. Besotes.

      Responder

  2. Evilfrog

    A mi me gustó verte en ikea aunque tú te notaras cansada y echa polvo, yo te vi fenomenal ;). Yo me apunto al tercero; sinceramente creo que es el más barato de los tres, ya no porque tengas cosas de los dos anteriores sino porque tienes menos "tonterías": nada de baby Cook habiendo baby led, nada de petit bateau habiendo kiabi… La gente habla porque es gratis y porque es gilipollas y si te molesta ahora es porque se te ha olvidado la vieja del bus que sabe mejor que tú cuando y cómo darle teta, cambiarle pañal, abrigar o desabrigar, que parece que una es tonta de paguita. Anda que les den

    Responder

  3. Princesa Amarilla

    Hace 5 meses que soy mamá soltera de una preciosa princesa, dependo de mis padres, no tengo trabajo, te entiendo maravillosamente! No es el mismo caso que el tuyo pero parecido, que digan lo que les salga del piiiiiiiiii que al fin y al cabo tienen ENVIDIA!!! Envida de verte/veros felices! Se positiva guapa que tu pequeño lo siente!!! Mucha energy!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues no se si es envidia pero desde luego ¡qué ganas de meterse en vidas ajenas! Pues nada, a ignorar y seguir adelante, no queda otra 😉

      Responder

  4. Drew

    La gente es pava, ojalá el mayor drama de la vida fuera un tercer hijo. Disfrútalo que no te queda nada, otros desde lejos te miramos con admiración y envidia. Besos!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Ya te digo, si te contara yo de dramas de verdad que veo en gente relativamente cercana y lo afortunada que me siento porque mi mayor problema sea tener mi tercer hijo… La gente no sabe lo que dice, de verdad. Y de admiración nada, anda que no hay trimamis por ahí mucho más apañadas que yo, que aún no he empezado jajaja. Besotes 😉

      Responder

  5. Teresa

    Ale cariño, la cuestión es opinar de la vida ajena, que es gratis y mucho más divertido que tener que afrontar la vida y los problemas propios. Tu sabes lo que tuve que aguantar en el embarazo de los bikis, mi suegra diciéndome que abortara cuando se enteró que venían 2 y no te cuento lo que tuve que aguantar después de la fetoscopia para salvarles del STFF, que si iban a venir "tontos" y demás tonterías… Todos opinando de la lactancia, que iba a tener que darles biberón, que no iba a tener leche para los dos… Ni te imaginas la de bocas que callé cuando les di 6 meses de LME.

    Eso si… Pasar de 1 a 3 me hizo ver que de repente mis hijos pequeños ya no eran tan importantes y por extensión Oihan tb… De repente nadie quiere hacerles regalos por Navidad cuando tu has hecho de todo por los hijos ajenos durante muchos años…

    En fin, que no te amargues. Lo importante tu sabes bien lo que es.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Ya ves, ni que fuera cosa tuya eso de traer dos de golpe, y mira los tres solazos que tienes ahora. Pero sí, la gente tienen que opinar de todo y cuando tienes dos parece que ya no son importantes… qué culpa tendrán los peques.

      Responder

  6. murkyna

    Seguramente con este post te hayas quitado ese peso de encima y ahora te afecten un poco menos esos comentarios y actitudes. A la gente mucho le gusta opinar de lo ajeno…en fin..
    Ánimo y centrate en todo lo positivo, disfruta a tope de lo que te queda de embarazo que en nada estás abrazando a tu maravilloso bebé.
    Un fuerte abrazo y que tengas una horita corta 😉

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí, me he quedado más aliviada y lo cierto es que a comentarios así, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Tendré que apuntármelo 😉

      Responder

  7. elisa garcia ruiz

    Pues a mi me das mucha envidia, y el mejor momento nunca lo es, De todo se sale y un embarazo es una bendición, y si te tienes que achuchar, lo haces tú no los demás, que se miren ellos y no hablen tanto. Besos

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      El mejor momento es cuando llega, y punto, porque si te pones a elegir o nunca llega ese momento o no llega el bebé. Y sí, me tendré que achuchar pero es lo que dices, lo hago yo, nadie se va a apretar en cinturón por mi. Besotes.

      Responder

  8. nekane78

    La gente se aburre y necesita tocar la moral a los demas. A mi madre le paso mas o menos tambien, economicamente no era el mejor momento y ademas ella ya era mayor (al principio se penso que era la menopausia…) y aunque no fue buscado y al principio le costo hacerse a la idea porque los otros dos ya eramos mayores y ya volvia a tener "libertat" la enana de la casa ha sido el mejor regalo que nos hizo a los hermanos, ha sido la alegria de casa, la que hizo que volvieramos hacer el payaso, a jugar…
    Los hijos no siempre son planeados ni vienen en el mejor momento pero aun lo que nos hacen sufrir son lo mejor de nuestras vidas.
    Ya se que es imposible pero ignoralos y disfruta mucho de lo que te queda de embarazo y del bebe cuando llegue, y ya veras como entonces esas bocas maliciosas babearan y cambiaran de opinion..

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Yo tengo la firme convicción de que los hijos, buscados o no, son siempre una alegría y no te arrepientes de tenerlos. Lo demás va y viene, pero tus hijos son tu vida y no hay nada que supere eso.

      Responder

  9. nekane78

    La gente se aburre y necesita tocar la moral a los demas. A mi madre le paso mas o menos tambien, economicamente no era el mejor momento y ademas ella ya era mayor (al principio se penso que era la menopausia…) y aunque no fue buscado y al principio le costo hacerse a la idea porque los otros dos ya eramos mayores y ya volvia a tener "libertat" la enana de la casa ha sido el mejor regalo que nos hizo a los hermanos, ha sido la alegria de casa, la que hizo que volvieramos hacer el payaso, a jugar…
    Los hijos no siempre son planeados ni vienen en el mejor momento pero aun lo que nos hacen sufrir son lo mejor de nuestras vidas.
    Ya se que es imposible pero ignoralos y disfruta mucho de lo que te queda de embarazo y del bebe cuando llegue, y ya veras como entonces esas bocas maliciosas babearan y cambiaran de opinion..

    Responder

  10. nekane78

    La gente se aburre y necesita tocar la moral a los demas. A mi madre le paso mas o menos tambien, economicamente no era el mejor momento y ademas ella ya era mayor (al principio se penso que era la menopausia…) y aunque no fue buscado y al principio le costo hacerse a la idea porque los otros dos ya eramos mayores y ya volvia a tener "libertat" la enana de la casa ha sido el mejor regalo que nos hizo a los hermanos, ha sido la alegria de casa, la que hizo que volvieramos hacer el payaso, a jugar…
    Los hijos no siempre son planeados ni vienen en el mejor momento pero aun lo que nos hacen sufrir son lo mejor de nuestras vidas.
    Ya se que es imposible pero ignoralos y disfruta mucho de lo que te queda de embarazo y del bebe cuando llegue, y ya veras como entonces esas bocas maliciosas babearan y cambiaran de opinion..

    Responder

  11. Opiniones incorrectas

    Ya sabes el embarazo que pasé yo por la gente gilipollas.

    Es probable que en vez de compasión les des envidia, y de todas formas, ¿qué más da? Tú eres feliz, las estrecheces económicas se superan, pero a tus tres soles te los quedas de por vida.

    Y sí hay gente que se alegra por tí. De momento, en la blogosfera nos alegramos todas.

    Un beso enorme!!!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Claro que lo recuerdo y anda que no me acuerdo de ti. La verdad es que yo soy feliz con poco y quizás eso es lo que la gente no entiende. Lo mejor de la vida no son las cosas precisamente. Y mis hijos son quienes me hacen verdaderamente felices.
      Ya se que por aquí os alegrais todas, si es que aquí "habéis" mu buena gente 😉

      Responder

  12. Piruli

    Somos muy gilipollas, así en general. Nos gustan las frases hechas y opinar "lo normal" y claro el tercero se sale de la "normalidad".
    Que les den pero oye al final acaba afectando. En cuanto veas la carita de tu bebé seguro que callas muchas bocas.
    Besos

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      La verdad es que yo soy muy prudente y no suelo opinar sobre vidas ajenas, prefiero guardarme mis comentarios a que esa persona se pueda sentir molesta por ello. Pero la gente no suele tener ese filtro y te suelta lo que piensa tan traquila.
      Yo no se si callaré bocas, lo que se es que me enamoraré de él como me pasó con mis dos hijos y en ese momento todo me dará igual.

      Responder

  13. Mayanoboken

    Cuando el pequeño nacio, senti que encajaban todas las piezas del puzzle. Ahora son ellos los que me piden un tercero (tengo una de 9 y uno de 6). EStoy en el paro. No puedo explicarlo con lógica pero en mis entrañas siento que no, que la familia ya esta completa. Y todos sabemos que a las entrañas hay que hacerlas caso!! 😉 Si lo sientes especial, sera especial. Para el resto, agua para tragarlo!!!

    Amaya y su libreta

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Te entiendo perfectamente. Yo siempre quise un tercero, y mi mayor desea tener muchos hermanos. Que no tendrá más, creo que 3 es un número estupendo, pero desde luego me siento muy orgullosa y feliz por la familia que estamos creando, y no voy a permitir que esto me lo jorobe nadie.

      Responder

  14. Ally

    Bueno, no sabes como te entiendo…
    Cuando me quedé embarazada del segundo, me quedé en shock. No fue planeado, ni en el mejor momento. Tardé casi tres meses en decirlo a la familia, y lo único que obtuve fueron lágrimas, y no de alegría. Pasé el embarazo con mi marido y mi hijo, casi sin más apoyo. Nació mi pequeño, que en breve cumple un año, y las visitas fueron de cortesía, y a día de hoy, todavía espero que venga alguien y me diga:" vete a airearte un rato que ya me quedo con los niños ".
    Duele, duele mucho, pero me ha hecho más fuerte.
    Y si, seguramente ese chiquitín será especial.
    Mucho ánimo, sé fuerte por tu familia, seguro que ellos no te defraudan.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Yo me imagino algo así porque mi chiquitín el pobre no interesa a casi nadie, pero tiene a sus padres y a sus hermanos, no necesita a nadie más. No le va a faltar amor ni atenciones por nuestras partes, los demás son meros satélites. Habrá que pensar así 😉

      Responder

  15. Sonia

    Mucho ánimo! No hagas caso de nada ni de nadie. Que a la gente le gusta meterse donde no la llaman.
    Muchas felicidades por este chiquitín, que en breve podrás achuchar. Felicidades también por la familia que tienes. Estoy segura que la gente habla por envidia.
    Muchos besos

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí, a la gente le encanta opinar sobre las vidas ajenas pero dí tú algo de la suya… En fin, ¡habrá que hacer oídos sordos! Besotes

      Responder

  16. Walewska

    Yo cariño te envidio profundamente y me alegro millones por ese niño. Me das una envidia terrible, que lo sepas. Así que a la mierda.
    Pero sé lo que dices: Tengo a mi hermana embarazada de mellizos y me pongo de los nervios cada vez que alguien dice qué putada. ¿Putada tener mellizos? Váyanse a la mierda. Que no es lo previsto, sí, pero llegan a un hogar con padre, madre, abuelos, tíos, todos deseosos de ayudar y enamorados de su hijo mayor. Con dos sueldos, vale que no son ricos, pero se las apañarán. ¿Una putada? Que se vayan al peo los que así lo piensan.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      ¡No me puedo creer que le digan eso a tu hermana! ¿una putada? putada es un tumor maligno, no un embarazo. Putada es ver a tu madre enferma y dependiente. Putada es saber que te que quedan los días contados y no podrás criar a tus hijos. Lo que dices, a lo mejor no es previsto y buscado, pero eso no quiere decir que no pueda ser la mayor alegría de tu vida.
      Sí, a pastar al campo había que mandar a la gente que piensa así… Gracias amiga!!!

      Responder

  17. Raquel Rodriguez

    Entiendo perfectamente esa sensación, en mi segundo embarazo me sentí sola en algunas ocasiones, ves que tu familia no está tan ilusionada con la llegada del segundo, incluso cuando vas con la ilusión de decirlo te sueltan ¿ Ya? ¿ Otro? ¿ Y eso porqué? de hecho yo noto que ciertos familiares hacen menos caso a mi hija y eso me revienta, porqeu para mi son los dos iguales y los quiero igual, y no me gustan los favoritismos.
    Mucho ánimo guapa, e intenta, aunque se que es difícil, que no te afecte. Yo estoy deseando que nos enseñes a tu pequeñín.
    Un besote fuerte

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      El segundo es más ignorado, a mi también me pasó con mi niña. El tercero directamente es invisible. La gente es muy poco sensible, una pena. Habrá que aprender a que esto no nos afect y pensar que lo importante es lo que les damos nosostros. Besotes

      Responder

  18. Maribel Fernández

    Pues a mi me das una envidia que no veas…yo quiero tres y mi marido no quiere…ahí estamos en la lucha…jijii
    Cuando nació mi segunda me pasó lo mismo, se llevan poquito y la gente me decía "yaaa, otr@ tan pronto? " que les zurzan

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues mira,me alegro de darte esta envidia, que es de las buenas 😉

      Responder

  19. mamaseescribeconk

    änimo y disfruta, lo que te ha pasado es algo maravilloso, además no se pueden tomar decisiones así por la situación actual, porque es solo eso, actual, nadie sabe cómo puede cambiar su vida en un tiempo y si siempre esperasemos al momento ideal moririamos todos de aburrimiento. La vida es para vivirla!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Eso pienso yo, que la economía es algo puntual que hoy puede estar mal y mañana bien, y viceversa, quién sabe. La vida se vive día a día con lo que va surgiendo, si todo fuera planeado y meditado no tendría gracia ninguna 🙂

      Responder

  20. Izaya Iglesias

    ¿Sabes qué????pasa de los que te transmiten cosas negativas (aunque cuesta hacer oídos sordos) y aférrate a lo positivo…
    Te mando un abrazo enorme y mucha fuerza…porque ese bebé se merece a una madre como tú,luchadora y siempre será bienvenido un nuevo miembro,se den las circunstancias que sean….

    Besos

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Lo malo de la negatividad ajena es que a veces es inevitable que te contagie, pero hay que hacer coraza e ignorarla. Mi bebé se lo merece todo, eso desde luego, besotes!

      Responder

  21. ¡Chincha Rabincha!

    Pasa de toda la gente que ve un problema el tener un tercer hijo, eso no es un problema, como bien dices, un problema sería tener un cáncer u otra enfermedad grave, no quedarse embarazada y tener un hijo, y de la situación económica pues chica de todo se sale, así que al final te las apañas con lo que tienes y quién sabe igual el bebé viene con un pan debajo del brazo como dicen y vuestra situación económica va a mejor, así que lo dicho olvídate de los comentarios negativos y disfruta a tope de lo que te queda de embarazo, de tu bebé cuando nazca y de esta nueva etapa en tu vida y de tu familia. Un besote y un abrazote!!!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Lo malo es que a veces es difícil pasar de gente tan cercana, pero tendré que intentar que no me afecten sus comentarios. Y lo que tú dices, una enfermedad sí es un problema y no el nacimiento de un bebé, ojalá todos los males del mundo fueran así. Un besote guapísima!

      Responder

  22. Elisabet Guirado

    Cuando me quedé embarazada de mi tercer hijo, vi claramente dos tipos de personas: las que se alegraban sinceramente y las que casi me daban el pésame. Fue un embarazo no planificado, pero en mi pequeño núcleo familiar éramos felices, y lo somos, aunque hay momentos de crisis en que me faltan manos y neuronas! Tu pequeñín sólo necesita el amor de su familia, los demás se pueden ir con viento fresco!
    Ya ves que tod@s los que comentam@os tu entrada te decimos lo mismo, creo que tenemos una sensibilidad especial con la maternidad que no es frecuente hoy en día, lamentablemente.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      ¡Lo has descrito perfectamente! Por suerte también hay gente que se alegra mucho, y sí, mi bebé lo que de verdad necesita es el amor de sus padres y sus hermanos, para lo demás, ¡no hay que ser rico!

      Responder

  23. Bella Galilea

    Como he leído en algún comentario, es envidia! A mí desde luego me la das, pero en buena manera 🙂 Hay gente, mucha gente, que no sabe alegrarse por la felicidad ajena. Es la gente que cuando te casas te dice que eso ya no se lleva (pero cuando les toca a ellos sufren amnesia selectiva), que cuando quieres tener hijos eres joven/mayor/la crisis, que cuando aún así los tienes no los educar bien/los malcrias/los mimas/los estas convirtiendo en dictadores…
    La gente habla porque le encanta hablar, porque criticarte a ti es mejor que pensar en sus propios problemas. Y jode muchísimo cuando es la gente cercana, por la expectativa que tenías. Toca hacer de tripas corazón y aprender a que te resbale.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí, hay veces que la felicidad ajena molesta, con lo fácil que es alegrarse por el bien de los demás. Pero lo que tú dices, que me vaya resbalando y punto, tendré que aprender 😉

      Responder

  24. Naseam

    El que la gente opina sin que se le pida la razón, es tan cierto como que hay día y noche. Lo que hay que hacer es no hacerles ni caso, porque si no no vives. Yo quiero un tercero y me da igual lo que me digan. La vida es muy corta y quiero ver cumplido ese sueño. Cuando me qyefé embarazada del segundo , la gente me decía que si había sido un pinchazo. Pues no señor@s. Fui conscientemente. Y Todo porque se llevan 18 meses. Luego que como los dos son niños, pues claro que qué lástima, como si mi niño por ser niño no tuviera derecho a nacer. En fin, que de idiotas y envidiosos está el mundo entero. Disfruta de lo poquito que te queda, que es la mejor experiencia del mundo.

    Responder

  25. [Chur]

    Pues sí, que será difícil, claro. ¿Quiénes carajo somos todos para meternos en eso? ¿Acaso dejaremos de comer para enviarte a ti la despensa? ¿Iremos de día para que descanses y echarle un ojo a tus tres preciosidades? Pues no.

    Seguro ahora tienes menos peso encima por escribir este post que se siente como si lo estuvieras escuchando, te entiendo como no tienes idea, mi tercer hija también nos llegó de sorpresa y aunque acá en mi rancho la vida es muy relajada no deja de ser difícil, y si además la tercera ha sido también nena, ya te imaginarás como "se compadecen" de mi.

    Tres hijos no son muchos, tres hijos son solo dos hermanos mayores y uno menor. Son uno pequeño, uno grande y el sandwichito. En nada te organizarás y verás que todo vale la pena, ya a estas alturas de la vida y de la maternidad nada es nuevo, sólo su olor, su pequeña naricita… Yo tenía temor cuando me enteré de que estaba embarazada por tercera vez, no sentí emoción al principio y me preguntaba si le iba a querer igual que a sus hermanas mayores (cosas de hormonas) y ahora veo lo ilusa que fui, se les ama mejor a las tres, se complementan, además de que aunque no es su deber los mayores ayudan y bastante.

    Te dejo un beso, hacía tiempo no pasaba por aquí y me da gusto que ya casi tendrás a tu bebé en casa.

    Responder

  26. Yaiza peluchin

    Ale, de tu post de hoy salte a éste y he revivido muchas cosas y pensamientos que compartimos en ese momento . Pero lo que más me ha alucinado es que tu bollicao fue todo lo que percibías y escribías o incluso más , porque mira que es bonito y especial el jodido. 🙂 :). L gente seguirá opinando…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *