Mis 34 y 35 semanas de embarazo

  photo 35semanasembarazo__zpswnhek3vs.jpg

Pasan las semanas y van tan rápido que cuando me doy cuenta no he
tenido tiempo de pararme a hablar de ello, ni siquiera a hacerme una
foto decente. Con lo que me gusta guardar recuerdos de mi embarazo, en
éste las foto son escasas y hechas a salto de mata, y se que me
arrepentiré de ello.

Lo cierto es que no hay mucho que
contar de estas semanas. En pleno tercer trimestre, poco más que contar
las semanas para el día D y ultimar preparativos. Y quien dice ultimar,
dice comenzar, o al menos intentarlo.

Porque sí, a las 35
semanas de embarazo, salvo las cuatro cosillas que le he ido comprado,
poco más he hecho para el recibimiento de Polvoroncillo. No se por qué
vivo como si esto de parir no fuera conmigo, como si todavía me faltara
una eternidad. Y como quien dice, me quedan dos telediarios.

Al
menos le tengo un ajuar apañado. Me he puesto las pilas y además de lo
necesario, es decir, ropa exterior e interior para las primeras semanas
-poca, una ya es perra vieja y sabe que no vale la pena llenar un
armario para luego dejar la mitad sin usar-, también le hecomprado
algunas menos necesarias como mantitas para el cochecito, capas de baño y
moñaditas varias -que una tiene sus antojos y mi pequeñín se merece
estrenar algo propio.

Me ha llegado tarde pero estoy
en ese momento de disfrutar visitando de nuevo la sección bebé de las
tiendas, viendo qué puedo necesitar, incluso perdiendo el tiempo con
aquello que se que no va a necesitar de ninguna manera pero oye, que me
apetece echar un ojo a novedades y tendencias, que en cuestión de moda y
puericultura cuatro años es un abismo.

Así que ya le
tengo un par de cajones de la cómoda solo para él con conjuntos,
pijamas, bodies, calcetines, leotardos, mantas, capas de baño, muselines
y etc… además de pequeña puericultura y productos de cuidado básicos.
Y me encanta ir, abrir el cajón, mirar por puro placer, coger una
prendita, volver a doblarla… Si es que estoy de un ñoño que no me
aguanto.

Todavía no tengo montadas la cuna y la
minicuna y siento que me va cogiendo el toro. Se que Polvoroncillo va a
dormir conmigo pero esta vez me he decidido a poner la cuna en modo
sidecar para ganar espacio en la cama y dormir más cómodamente, y debo
tener en cuenta que puedo parir en cualquier momento y es muy probable
que mi señor marido esté trabajando fuera, por lo que no debería dejarme
mucho en estas tareas. La minicuna ni siquiera tenía pensado montarla,
pero con mis mayores tenía un capazo de mimbre que ponía sobre la
chaislongue del sofá y así tenía a mis peques siempre a mi lado, pero se
estropeó y tuve que tirarlo, así que he pensado en usar la minicuna en
el salón para tener a mi bebé allí conmigo.

Pero como
también quiero hacer una limpieza a fondo, desalojar cosas inútiles y
etc… al final me veo pariendo y con todo por montar. Que me conozco.

La
semana pasada además recibí el cochecito, ese que en un principio no me
preocupaba demasiado porque se que teniendo mis portabebés poco más
necesitaba. Pero se que en ciertos momentos también me puede ser muy
útil, que no seré la única que salga a la calle con mi pequeñín, que sus
hermanos -sobre todo la pequeña- están deseando pasear a su hermanito,
así que ha entrado en nuestras vidas en Mini Easywalker
que estoy deseando montar porque un paquete cerrado me quema las manos,
¡no tengo paciencia!. Hemos elegido este modelo porque me parece muy
práctico, funcional y el color es bonito y a la vez sufrido, que parece
que las tapicerías s emanchan solo con mirarlas.

Pero
ya os hablaré de él con más detalle en un post específico, que se lo
merece. Hasta aquí el apartado de compras y preparativos.

El
embarazo a estas alturas, físicamente, va bien. Como tiene que ir,
ni más ni menos. La barriga está enorme, eso es inevitable, me siento
muchísimo más cansada y pesada cada día que pasa y las contracciones son
cada vez más habituales. Pero aún así estoy encantada porque estoy
disfrutando a tope de cada una de las sensaciones que me regala mi bebé
en la barriga.

Sin embargo, con lo pesada que me encuentro, he puesto muy poco peso, no llego a los 6 kilogramos. Este embarazo he estado bastante inapetente y con lo que me gusta comer, sobre todo cosas ricas y chocolate, soy feliz con comidas ligeras y fresquitas. Aún así, no renuncio a mi bocata de Nocilla, tendré que aprovechar ahora que pueda, que cuando de a luz estos pecados ni de lejos.

 photo embarazo35semanas1_zps7mgba20d.jpg

Pero aún así estoy encantada porque estoy
disfrutando a tope de cada una de las sensaciones que me regala mi bebé
en la barriga, viendo cómo va cambiando de forma, los bultos que se forman como si un alien fuera a salir atravesándome la piel, puede llegar a ser molesto pero también es muy divertido ver cómo se hace notar.

 photo embarazo35semanas3_zpssfwqbtar.jpg

Me siento conectadísima con él, es como
si ya estuviera conmigo, en mis brazos, aunque sin estar. Identifico
cada uno de sus movimientos, le acaricio a través de mi barriga, le
hablo, mi barriga es ahora mismo el centro de mi vida. Y soy feliz con
ello. Siento que me queda poquísismo tiempo para disfrutar esta
sensación y no quiero perderme ni un minuto.

Tengo
muchas contracciones, empiezo a sentir los dolores de encajamiento que
son un pelín molestos, noto cómo me toca físicamente la pelvis y a veces resulta un poco grimoso, lo reconozco. Y aunque no es muy escandaloso, tengo hinchadas las manos,
piernas y los pies, sobre todo cuando me siento, tener los pies hacia abajo no me favorece nad, así que si permanezco mucho tiempo sentada necesito ponerlos en alto para no evitar que se me pongan enormes. No me sorprende, es lo normal a estas alturas, y
de hecho agradezco no tener los pies de diplodocus que tenía con el
mayor, al menos no he perdido mis tobillos. Aunque teniendo en cuenta que de pie no me los veo, se puede decir que ojos que no ven…

 photo embarazo35semanas2_zpsdbxpjuzl.jpg

Y así han discurrido estas semanas de embarazo. Queda ya muy poco para el gran desenlace, siento cierto vértigo de pensarlo, revivir un parto y verme de nuevo con un bebé en brazos… Aunque es una realidad cada vez más palpable ¡aún no me lo acabo de creer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.