Cómo fomentar el hábito de estudio en nuestros hijos. Hay vida después de los 6 años.

Siempre he tenido claro que una de mis prioridades como madre (y educadora) sería a intentar fomentar en mis hijos unos buenos hábitos de estudio. No hacerlos hincar los codos sin levantar la cabeza pero sí establecer ciertas rutinas y disciplinas y, sobre todo, que adquieran la responsabilidad de lo que supone el estudio.


Me parece importante porque es precisamente algo que mi madre no hizo conmigo. Mi madre era joven, no pudo estudiar y además llevaba sola una casa con muchos miembros de familia. Se que lo hizo lo mejor que pudo, no se lo reprocho. También se que ayudó el hecho de que yo fuera “muy inteligente” y que no hicera falta estar encima de mi para que me fuera bien en el colegio.

Lo cierto es que yo sacaba buenas notas y era aplicada, pero también es verdad que no me suponía ningún esfuerzo. Me fui acostumbrando a dejarlo todo para el último día porque con leérmelo la noche antes ya me sabía todo el temario. Y eso funciona muy bien en el colegio. Y hasta en el instituo. Me funcionó incluso en la universidad. Sí, reconozco que no me he tenido que matar para aprobar e incluso sacar buenas notas.

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/11/como-planteamos-la-educacion-sexual-con-nuestros-hijos-sexual-con.html#sthash.0Qnbgesj.dpuf

Luego, en la universidad, caí en la desmotivación, no ver el futuro con claridad y pensar que estudiar una oposición a fiscalía era algo que no podría llevar a cabo porque de ninguna manera sería capaz de emplear 8 horas diarias, 6 días a la semana, durante mínimo 3 años.

Así que quiero aprender de mis errores e intentar que mis hijos no los cometan. Aún son pequeños para hablar de hábitos y técnicas de estudio, pero nunca es demasiado pronto para establecer unas pequeñas pautas.

Podríamos relajarnos un poco teniendo en cuenta que Iván es un niño de alta capacidad intelectual, es evidente lo poco (o nada) que le cuesta comparado con sus compañeros de clase, lo adelantado que va en algunas áreas (realmente en todas menos expresión artística, caligrafía y educación física) y el poco esfuerzo que tiene que emplear para obtener buenos resultados. Pero no nos queremos relajar porque la inteligencia no lo es todo, debe ir sumada al trabajo, e intentamos inculcarle que la recompensa es mayor cuando uno pone todo de su parte.

Y esto es lo que vamos haciendo de momento:

Los deberes se hacen hoy. No soy muy partidaria de los deberes diarios pero son una realidad que no podemos eludir (reconozco que a veces me gustaría declararme insumisa), así que hay que gestionarlos de la mejor manera posible.

Cuanto antes se hagan mejor, da igual que se tengan que entregar dentro de cuatro días. Si se trata de deberes o alguna actividad para entregar dentro de varios días podemos repartirla y hacer un poco cada día pero nunca acomodarnos hasta el día antes de entregarlos. Mucho menos hacerlos corriendo la mañana anterior mientras moja las galletas en el colacao. La excepción es que por algún motivo puntual (un viaje, que se ponga enfermo) no pueda hacerlos con tiempo, y en un par de ocasiones hemos tenido que apurar la hora del desayuno bien porque que se encuentraba mal la tarde anterior, o bien porque tenía extraescolares y se durmió antes de ponerse a hacer la tarea por cansancio. Porque cansados y enfermos no rendimos, y ahí yo no voy a obligarlo.

Los deberes son lo primero: la obligación ates de la devoción, como decía mi abuela. Esto es muy motivador, ya que Iván sabe que, por ejemplo, no puede jugar al ordenador o a la tablet si antes no ha acabado la tarea, o al menos parte de ella (si es para dentro de varios días). Sabe que para lo divertido primero tiene que cumplir con las tareas del colegio, así que hemos conseguido que él solo se siente a hacer los deberes, a veces incluso sin que se lo tengamos que decir.

Por ejemplo, es frecuente que los sábados por la mañana después de desayunar haga lo que traiga de deberes, o bien nos pida que le pongamos algo de tarea nosotros, porque sabe que así le dejaremos jugar a lo que le gusto sin peros. Para mi es todo un logro.

Fomentar la lectura como apoyo al estudio: ya sean libros divulgativos, narrativa o cuentos infantiles. Es más divertido por ejemplo repasar una lección de conocimiento del medio ampliando información con un libro de temática relacionada (animales, dinosaurios, el espacio, el cuerpo humano, un atlas…), relacionando temas y conceptos, y es una buena manera de captar su interés y que las tareas no sean repetitivas y monótonas.

Por ejemplo, hoy tenía que repasar palabras con PL y PR, lo estaba haciendo de memoria y le estaba costando encontrar palabras, así que mientras yo escribía esta entrada le sugerí que cogiera el diccionario para leer todas las palabras que empiezan por esa combinación de letras. Se las ha leído todas y él solo ha decidido elegir las que más le gustan, leer y aprender su significado, escribirlas en una hoja y explicárselas a su clase mañana. Así además se va familiarizando con el manejo del diccionario.

Utilizar las nuevas tecnologías como apoyo al estudio: esto es un as en la manga si se utiliza bien. A mi hijo le encanta jugar al ordenador, a la tablet y todo lo que sea digital y multimedia. Estamos en la era digital y los niños son animales tecnológicos. Por suerte disponemos de una infinidad de recuros y plataformas para aprender jugando, ampliar conocimientos, investigar.

Hace poco Iván tenía un control sobre el aparato respiratorio y completamos el repaso con un juego de ordenador del cuerpo humano. O, por ejemplo, practicar las sumas con llevadas en Smartick (o, en nuestro caso, meternos en la multiplicación/división, que aunque a Iván no le corresponde por edad, es el nivel que lleva y lo que quiere aprender). Wikipedia, Encartainternet  y las nuevas tecnologías nos ofrecen una fuente inagotable de recursos e información y debemos enseñarle a usarlo con responsabilidad para que le pueda sacar el máximo partido.

Ojo, resalto usarlo con responsabilidad porque del uso al abuso o mal uso hay un paso, y de un as en la manga puede pasar a ser una peligrosa trampa.

Motivación 100%. Es fundamental. Que los deberes pueden ser una obligación y parecer un rollazo. Que puede no ser divertido estudiar, comparado con otras actividades, claro. Por eso intentamos que vea lo positivo que resulta implicarse en los estudios. Como objetivo a corto plazo, sacar buenas notas.

Iván ha comprobado por primera vez lo bien que sienta ser uno de los alumnos con mejores notas de la clase (ha sacado unas notazas el tío). Pero estudiar y sacar buenas notas sirve para mucho más en la vida.  Para saber a qué te quieres dedicar en un futuro, para poder elegir con mayor libertad, para encontrar las menores barreras posibles. Si saca buenas notas pude optar a más posibilidades de estudios, a becas, a estudiar en el extranjero. Que queda muy lejos pero en niños como el mío, con una madurez que no corresponde con su edad, es importante hacerles ver que estudiar es una carrera de fondo. Y cuanto más se entrena, mejor se llega a la meta.

No perder la rutina. Aunque no haya deberes, tarea, estemos de vacaciones o lo que sea, no es motivo para no hacer algo. Unas cuentas, un poco de lectura, un copiado, investigar sobre algún tema. El caso es que todos los días haga algo para que se acostumbre a que cada día hay que dedicar un poco de tiempo a estudiar. No tiene por qué ser algo que le entretenga mucho tiempo, basta que sea una tarea simple que por unos minutos le haga adquirir la responsabilidad de la dedicación diaria.

Conste que no es oro todo lo que reluce, es decir, no todos los días la
hora de los deberes es un remanso de paz y armonía en nuestra casa. Hay
veces que hay que obligarlo, que si me duele que si me caigo que si
tengo hambre que si tengo que reponer fuerzas
(y otras excusas varias),
hay que estar encima de él y repetirle una y otra vez “Iván, por favor, concéntrate en la tarea”, porque lo mismo que es aplicado también ve una mosca y la sigue hasta el infinito y más allá.

No puedo aportar mucho más porque con nuestro hijo de 6 años aún estamos comenzado,  y como veis, mi experiencia personal no es la más positiva en este aspecto. Por eso tengo sumo interés en conocer diferentes técnicas de estudio e ir probando poco a poco a ver cuál resulta mejor, aunque de momento creo que es pronto para ello.

Y vosotros, ¿cómo os lo planteais con vuestr@s hij@s?, ¿qué técnicas o hábitos os funciona mejor?. Soy totalmente novata en este tema así que estaré encantada de escuchar vuestras propuestas.

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/11/como-planteamos-la-educacion-sexual-con-nuestros-hijos-sexual-con.html#sthash.0Qnbgesj.dpuf

Hay
vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes.

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/10/las-lecturas-de-mi-hijo-hay-vida-despues-de-los-seis-anos.html#sthash.5NI4JurK.dpuf

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/10/las-lecturas-de-mi-hijo-hay-vida-despues-de-los-seis-anos.html#sthash.5NI4JurK.dpuf

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/10/las-lecturas-de-mi-hijo-hay-vida-despues-de-los-seis-anos.html#sthash.5NI4JurK.dpuf

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/11/como-planteamos-la-educacion-sexual-con-nuestros-hijos-sexual-con.html#sthash.0Qnbgesj.dpuf

Hay

vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes. – See more at:
http://www.laaventurademiembarazo.com/2014/11/como-planteamos-la-educacion-sexual-con-nuestros-hijos-sexual-con.html#sthash.0Qnbgesj.dpuf

10 thoughts on “Cómo fomentar el hábito de estudio en nuestros hijos. Hay vida después de los 6 años.

  1. Mo

    Yo no puedo añadir nada porque Peque todavía es canijo.
    Vivo este tema con ambivalencia. Me gusta cómo lo enfocas, desde la motivación, con recursos diferentes a los escolares, etc. e imagino que a la larga es como trataré de ayudar a mi hijo también ya que estamos metidos en este sistema. Lo que no me gusta es el sistema. No me gustan los deberes, no me gusta el sistema de notas… Y tampoco sé si mi hijo encajará en todo esto, así que estoy un poco a la expectativa de ver cómo lo vive y cómo puedo ayudarle. De momento disfruta yendo al cole y "trabajando mucho" como suele decir, pero veremos en el futuro.
    Besotes!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Opino lo mismo que tú. A mi tampoco me gusta el sistema, y en nuestro caso particular tenemos en cuenta además cómo trata el sistema a los niños de alta capacidad intelectual (más bien cómo los ignora). Pero es la realidad que nos toca de momento, y mientras no cambien las cosas tenemos que trabajar en ello de la manera más positiva para nuestros hijos. La realidad es que los deberes están presentes en el día a día. La realidad es a que las becas, a las mejores carreras, optan quienes tienen mejores notas. Me gustaría ser idealista, utópica y creer que existe un sistema quepotencia las habilidades y características de nuestros hijos. Lamentablemente no es así. Pero alguna vez cambiará, o al menos esperemos que mejore 😉

      Responder

  2. Mayanoboken

    No confies en su alta capacidad! Puede suponer una ventaja y un lastre, por experiencia!!

    Amaya (La libreta de Amaya)

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      No confío en ella, precisamente ago hincapié en que ser de alta capacidad no significa no tener que trabajar y esforzarse, sino todo lo contrario 😉

      Responder

  3. JMP

    muy buen post! me ha gustado mucho, pq a mi también me pasó eso de dejarlo todo para el final y eso no vale, hay que inculcar el trabajo diario, y lo voy ha hacer con mi hijo, aunque aun es pequeño, pero quiero que tenga el hábito de leer y luego el de estudiar.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      ¡Gracias! Creo que con unos minutos diarios que ayuden a interiorizar el hábito es suficiente, el caso es que sepan que el trabajo debe ser constante y que verán sus frutos 😉

      Responder

  4. Mamá en Bulgaria

    Aquí en Bulgaria los niños empiezan la primaria un año después que en España, así que mi hija aún no estudia nada en casa y casi no tiene deberes, pero el año que viene me vendrán muy bien estos consejos. Supongo que es importante inculcar esos buenos hábitos desde pequeños y así luego no hay que irles mucho detrás..

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Creo que, sobre todo, si se hace cuando son mayores cuesta más que asimilen el hábito, así que incorporarlo a la rutina diaria hará que para ellos sea normal, y hasta puede ser divertido bien enfocado 😉

      Responder

  5. Merak Luna

    Como te decían antes, yo también afronto el tema con ambivalencia… Me explico. A mí me encanta como lo planteas. De hecho, yo como estudiante, es lo que hacía. Nunca fui brillante, pero sí trabajadora y eso me reportó un gran expediente académico… Y ese es mi problema, que tengo una hija diametralmente opuesta a mí. Pero como el día y la noche, así que lo que he tenido que sufrir yo es un problema de asimilación: ella no soy yo. Así que lo que conmigo valía, con ella no. Cuando seguí el plan, más o menos en los términos que tu propones, fue un desastre. Recuerdo su Segundo de forma traumática. Ni yo ni ella fuimos fellices. Este año aflojé un poco. Sin relajarnos, con constancia, con nuestros hábitos, pero más tolerante y yo no sé si sus notas serán mejores o peores, pero avanza en el curso de igual forma, es una niña responsable aunque dispersa, intelectualmente activa, y creo que a partir de ahí, con un poco de supervisión, podrá seguir adelante.

    Como verás, no se consuela el que no quiere, pero es que este año estoy dispuesta a intentar darle la vuelta a la tortilla.

    Me ha gustado mucho leerte, como siempre, porque siempre aportas un punto de vista muy coherente. Muchos besos y gracias por estar ahí

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Es que cada niño es un mundo, hay que adaptarse a sus capacidades y a sus necesidades, y si las mismas pautas funcionaran con todos los niños casi que habríamos descubierto la fórmula de la cocacola jajaja. Quizás lo importante, y lo que me gusta de tu aportación, es que tú has cambiado la manera de enfocarlo mientras otros padres directamente hubieran acudido al castigo, y eso me parece muy positivo.

      A mi también me encanta leerte 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.