Las lecturas de mi hijo. Hay vida después de los 6 años.

No recuerdo en qué entrada, creo que era en la de los cumpleaños de mis herederos, decía que en este blog quedaba historia para rato porque, aunque parece que los blogs maternales solo hablan de la primera infancia, nuestros hijos crecen y, efectivamente, hay vida después de los 6 años.

Y qué vida. Otro día os contaré en qué punto nos encontramos. Me río yo de las cuitas del primer año de vida. A toro pasado, claro, porque parece que una vez encarrilamos a nuestros hijos todo va como la seda, pero cada etapa de su vida tiene sus historias y sus quebraderos de cabeza.

Pero hoy venimos a hablar de lectura infantil, me uno a la iniciativa de mi paisana @MerakLuna en su blog Ciclogénesis Implosiva bajo el hastag #HayVidaDespuésDeLos6, y de esta manera os cuento qué hacemos en casa para fomentar este hábito y qué material usamos.

Lo cierto es que no nos cuesta nada que Iván se siente a leer. Le encanta, siempre ha tenido especial atracción por los libros, desde pequeñito ha sido una de sus principales actividades. Desde que lee solo su afición ha ido a más, pues ya no depende de nosotros para leer y eso le da mayor libertad para hacerlo.

Para inculcarle la pasión por los libros son fundamentales dos cosas: darle acceso a ellos y predicar con el ejemplo. Lo primero lo hemos hecho desde que era un bebé, en nuestra casa siempre ha habido más libros que juguetes (y eso que juguetes hay para dar y regalar), y desde bien pequeño, además, lo hemos llevado a ese maravilloso lugar llamado biblioteca. Lo segundo, ahora mismo nos cuesta más porque el tiempo para leer es muy limitado, y normalmente cuando puedo dedicar un rato a leer, suelo dormirme antes de pasar la primera página. Pero lo intento.

Darle acceso a los libros no es solo tenerlos en casa, es que puedan cogerlos con total libertad. En un principio pusimos una estantería biblioteca en la habitación de Iván, pero Iván fue creciendo, la cantidad de libros también, y este verano decidimos poner una estantería mayor en el salón, para tenerlos siempre a mano. Y no falla, si están a la vista y al alcance de la mano, es mucho más fácil ver a nuestros hijos entre libros. Aunque es difícil que estén todos ordenados, nomalmente la mitad están en la estantería y la otra mitad repartidos por la casa (incluído el baño, excelente lugar para leer tranquilamente), el coche, la casa de los abuelos…

A Iván lo que más le gusta son los libros de divulgación. El cuerpo humano, el espacio, los animales, los dinosaurios, libros de geografía, le gusta leer pero también el gusta obtener información a grandes dosis. Así que nuestros principales libros son en de ese tipo, y son también los que más solicitamos en el servicio de préstamo de la biblioteca pública. Tenemos mucha variedad y solemos aprovechar, por ejemplo, los puestos de libros callejeros que visitamos en verano, donde encontramos buenos libros por poco más de 5-6€, de esta manera podemos hacer buena colección sin gastarnos mucho dinero. Además, solemos pedir en los cumpleaños o reyes magos que se acuerden de los libros. Y así vamos conformando una buena biblioteca, de la que además se beneficia su hermana ya que los va heredando. Bueno, no es que los herede, es más que aquellos libros que ya no le interesan a Iván porque se le han quedado pequeños ella los disfruta ahora a gusto.

Nos encanta especialmente Ediciones Usborne, pues tiene una colección llamada «Conoce por dentro» en la que tratan amplios temas: espacio, cuerpo humano, arte, inventos, animales, ciudades… Son libros resistentes, de cartón grueso, con solapas desplegables, muy ilustrativos y didácticos. De los favoritos de Iván, y tenemos estos tres. Su precio ronda los 10,95€ aproximadamente.

Estos libros además nos sirven como material educativo. Iván los ha llevado en varias ocasiones al colegio y esta semana, que ha tenido su primer control de naturales -las partes del cuerpo y los sentidos- se ha ayudado del libro del cuerpo para completar datos.

Otra editorial que nos gusta mucho es NGV, su colección Chicos Listos es muy asequible y presenta libros de cartón duro con menús desplegables. Yo los he comprado en El Corte Inglés a 6,95€, la pena es que tienen pocos títulos y nosotros hemos elegido los que más gustan en casa. He de decir que tenemos a una pequeña apasionada de los dinosaurios.

Otros libros que también nos gustan mucho (digo nos porque la lectura es algo que disfrutamos de manera conjunta, Iván no necesita compañía para leer pero nos encanta sentarnos a leer juntos) por la temática, por sus ilustraciones y su didáctica. Libros que han llegado en forma de regalo o que he ido adquiriendo a través de círculo de lectores. No hay ni uno que no haya sido releído hasta la saciedad.

Pero si algo caracteriza a esta etapa es que, además de los libros divulgativos, de aprender, que llaman la atención con ilustraciones, es el momento de comenzar con la lectura de verdad, coger un libro, adentrarse en una historia, vivir aventuras, meterse en la piel de un personaje y dejarse llevar por él. Y es así como nos hemos adentrado en la narrativa de la mano de dos personajes infantiles muy conocidos.

He de decir que, si bien el famoso roedor es el personaje literario infantil de moda, a Iván no acaba de cuajarle. Le gusta todo lo que tenga que ver con él, así fue el libro de actividades de verano elegido, y el atlas de animales de su temática también le gusta. Pero por algún motivo los libros no le acaban de enganchar. Sin embargo el otro día, durante una tutoría en su colegio, la psicóloga le dejó escoger un libro para leer mientras estábamos reunidos y eligió el de Kika Superbruja de la imagen. Y le encanta, teniendo en cuenta que parece literatura más para niñas. Se nota que aquí no hacemos esa clase de discriminaciones y que a él lo que le importa es que la historia le enganche.

Y es así como fomentamos la lectura comprensiva, donde tiene que conocer a los personajes, entender la historia y de paso aprendemos vocabulario, ortografía, puntuación, entonación… Cada vez que lee un capítulo hablamos sobre él: ¿quiénes son los personajes?, ¿qué ha pasado en el capítulo?, y así le realizo una serie de preguntas y establecemos un coloquio, porque no vale con leer, hay que saber lo que se lee, es fundamental.

Aunque son más las veces que Iván se sienta a leer solo (como digo, por suerte no le tengo que decir que lea, es una de sus aficiones favoritas), procuro que lo haga en voz alta porque a veces lee tan rápido que se salta palabras o las lee mal, por lo que prefiero escucharlo y corregirlo para que se centre en lo que está leyendo, no en acabar antes, y que comprenda bien lo que está leyendo.

A veces, si lo cojo con ganas, hacemos un pequeño dictado para, a la vez, refozar la escritura y la ortografía. Pero tampoco quiero agobiarlo ya que puede ser una tarea tediosa y que por evitarla rechace leer por no tener que escribir luego. La lectura tiene que ser divertida, tiene que apetecer.

Otro libro por el que se interesa muchísimo, y que vamos leyendo poco a poco porque su lectura cuesta para ser un niño de 6 años, es la saga de Harry Potter. Está obsesionado, empezó con el juego de ordenador de Lego, siguió con las películas y cuando descubrió en casa de la abuela el primer libro se lo trajo bajo el brazo. Es una lectura recomendada para niños a partir de 9 años pero él se ha empeñado. Es un libro con mucha letra y muy concentrada (comparado con los mencionados anteriormente, por ejemplo) por lo que se cansa más al leerlo y tenemos que estar papá o yo con él, de apoyo. Lo que hacemos es que vamos leyendo párrafos de manera intercalada para aliviar la carga de la lectura. Pero ahí está, que ni por esas lo deja, le encanta. Está claro que le gusta la literatura fantástica y la temática de la magia.

No exagero si os digo que en verano tuvo una soberana pataleta porque no le dejábamos leer El Señor de los anillos. Porque, gracias de nuevo al juego de ordenador de Lego (fijaos todo lo que se puede sacar de un juego de ordenador), sabe más de ese universo que yo misma, que me lo he leído cerca de 4 veces y no se cuántas más he visto la saga. Pero me parece ya mucha tela para un niño tan pequeño, ya tendrá tiempo para ello.

La lectura es placer, es disfrute. La lectura te permite soñar, imaginar, vivir aventuras que en la vida real son imposibles. Despierta la imaginación, aviva los sentidos, la lectura es estimulación, es un aprendizaje pasivo pero muy efectivo. La clave es fomentar el hábito de manera divertida, sin que sea una imposición, porque lo que se hace obligado no mola. Cuántos libros hay que no leí en el insituto porque me obligaban a ello y los tachaba de rollazo y cuando fue una lectura voluntaria, que salió de mi, los disfruté como no había imaginado que haría.

Eso es lo que les quiero inculcar. Que la lectura es una actividad tremendamente divertida. Que no hace falta devorar cientos de páginas de una atacada, que hay que disfrutar cada página, poco a poco, entender lo que se lee, conocer a los personajes, vivir la trama. Que podemos leer en familia, pero también podemos leer solos, todo tiene su momento. Que la lectura es un mundo infinito lleno de posibilidades.

Y vosotros, ¿leéis con vuestr@s hij@s?, ¿os cuesta que vuestros hijos lean?, ¿cuáles son vuestros libros favorit@s?. Seguro que podeis hacerme un montón de propuestas que desconozco.



Hay
vida después de los seis años» es una iniciativa en la que queremos
implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más
visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños
que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar,
preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás
interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no
tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer
lunes de cada mes.

15 thoughts on “Las lecturas de mi hijo. Hay vida después de los 6 años.

  1. Opiniones incorrectas

    Es genial inculcárselo desde pequeños, yo será una de las primeras cosas que haré. Aunque siendo hijo mío, lo raro es que no lea ni escriba jajaja

    23+1

    Responder

  2. Alejandra La aventura de mi embarazo

    Jajaja reina, apúntate esta: en casa de herrero, cuchillo de palo. Nada te garantiza que tu futuro guste de la lectura y la escritura, pero ahí estarás tú para inculcárselo 🙂

    Responder

  3. Ruth de Rioja

    Es tan importante crear el hábito como animarle todos los días… Hasta que le pase como a mí, que mi madre lloraba porque no salía de casa y solamente leía y leía… Jajajaja!!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      A mi hijo eso no le pasa, eso sí, puede salir de casa con dos o tres libros bajo el brazo 😉

      Responder

  4. Mami Katabum

    Que buenos libros que lee tu hijo! El mío mayor se interesa por los libros de ciencia pero mas por los dibujos que nada. Espero que con el tiempo se enganche más, de momento leemos y disfrutamos.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Poco a poco, lo importante es que tenga contacto con los libros y le sean famiares, lo demás, cuestión de ir fomentándoselo sin obligar 🙂

      Responder

  5. diasde48horas

    Pues si te digo la verdad, uno de mis miedos es no saber inculcarle a mi hijo el amor por la lectura. Espero poder conseguirlo!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Es que no es sólo saber sino que tenga interés y sea receptivo. Hay niños que desde pequeños adoran los libros y otros que no los quieren ver ni en pintura. Si se familiarizan con ellos desde pequeños, si ven que para nosotros es un hábito entretenido, digo yo que será más fácil que se animen a leer 🙂

      Responder

  6. mama de parrulin

    Jolín, el tercer lunes de cada mes, pues sí que me lo pones complicado para acordarme, hija!
    En mi casa más que amor por la lectura es obsesión por la lectura, ya sabes.
    He echado de menos en tu listado a Bat Pat, similar a Stilton, todo un ídolo en mi casa.
    Recién hemos descubierto a Ibañez, se parte de risa con Mortadelo, Zipi y Zape, Anacleto…
    No damos a basto con los libros!
    Un beso, reina!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Tranquila, ya está Merak Luna lara recordarlo, yo lo he pillado con semanas de retraso.
      Bat Pat no lo conozco, me lo apunto. Y tebeos, la verdad es que por aquí no la somos muy aficionados pero intentaré pillar alguno en la biblioteca para abrir boca 🙂

      Responder

  7. Mo

    Cuantísimos libros recomendables!!
    Peque aún no sabe leer, pero a mí siempre me ve leyendo, espero que entre eso y las lecturas nocturnas le vaya calando el tema! 🙂
    Muas!

    Responder

  8. Drew

    El señor de los anillos? Tu hijo es un valiente, yo es el único libro que no he conseguido terminar. También es cierto que me lo compraron en alemán.

    Harry Potter me enganchó ya rondando los 20 y con 30 me los sigo releyendo.

    Besos!

    Responder

  9. Merak Luna

    La verdad es que me das un poco de envidia, porque en tu casa la lectura ha callado de lleno. Lo cierto es que, como cuento en mi post, en la mía, con mi hija la mayor, vamos por rachas. DE todos los que propones, como te comentaba en TW, me han encantado los de Usborne, porque sé que son muy del tipo que les van a gustar. Y, además, sus propuestas para colorear se las pediría hasta yo a los reyes magos. Un beso muy fuerte y ha sido un placer contar contigo!!

    Responder

  10. Marigem Saldelapuro

    Qué bien!!!! Ya verás como es un gran lector de mayor. Mi hijo también tuvo perra con el señor de los anillos de pequeño, ahora que es mayor lo ha leído, bueno los ha leído varias veces, y el Hobbit y el Silmarillion, es muy fan de Tolkien, jeje. Muchos de esos libros ya los leían mis hijos,Kika, Harry Potter y alguno de los divulgativos. Y cuando eran algo mayores les di los míos de Enyd Blyton, Los cinco, los siete secretos…y luego ya viene rodado. Un besín y te involucras mucho, eso me encanta.

    Responder

  11. Los Cuentos Personalizados para Niños SUPER PROTA - La aventura de mi embarazo

    […] de que todos los libros que adquirimos lo hacemos orientados a la edad de mi hijo mayor, porque es un niño muy lector y porque de alguna manera todos sus libros van quedando para su hermana. Se también que a mi niña […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.