De cremitas para el culete del bebé va la cosa

Uno de los productos que toda futura mami, mami reciente e incluso mami con ya cierta trayectoria debe tener siempre en botiquín, y a mano si es posible, es la famosa «crema para el culete».

Porque tanta caca, pis, pañal y toallitas hacen que en ocasiones la piel del culete de nuestro bebé no sea todo lo tersa y sonrosada que debe ser. Y no es cuestión de estética, no. A nadie le gusta andar con la sensación de picor y escozor en sus partes. Y si nos acordamos del verano, cuando por una prenda o por el sudor nos rozan los muslos y se nos pone la entrepierna al rojo vivo, nos hacemos una idea de cuánto puede fastidiar al bebé tener su culete irritado.

Así que la crema del culete es uno de los #MustHave de la canastilla del bebé. Porque a lo mejor tienes un bebé con un culito primoroso que lo aguanta todo y no tienes un tubo de crema porque nunca te ha hecho falta, la que tenías ha secado, o la has perdido, y no te has preocupado de reponerla. Pero como la maternidad es así de simpática, basta que a tu bebé se le ponga el culito en carne en plena noche, que al pobre le duela hasta el roce del aire, y tú te veas sin nada que ponerle para alivarle. Doy fe.

¿CÓMO SABER CUÁL ES LA MEJOR CREMA?

Difícil. Lo normal es probar muchas, aunque a veces pueda sonar la flauta con la primera que uses. En general, se trata de prueba-error, si una no funciona, no cura la irritación o le causa más, probar otra hasta encontrar aquella que parece que le va bien a su delicada piel. Además el bebé es poco colaborador en esto, como no habla no puede decir «ains mamá qué rico, esta crema es fresquita y me gusta muchoooooooo». Ojalá, ¿verdad?.

Bueno, pues yo en esto he tenido bastante suerte. Mis niños son de culos resistentes así que en pocas ocasiones he tenido que echar mano de las cremas para el culete.

Para Iván tuve un par de ellas y las usé en contadas ocasiones. Porque, pese a tener una piel atópica difícil, parecía que la del culo fuera de otro niño, porque nada que ver, rara vez se le irritaba. Alguna vez con el inicio de la alimentación complementaria y poco más.

Con Antía he tenido que usarlas más, no se si el hecho de ser niña habrá influído en ello, el caso es que no ha llegado a tener un culo complicado pero si nos ha hecho falta con más frecuencia que con Iván. Con ella, además, he tenido oportunidad de probar muchos tipos de crema porque he acumulado muchas muestras que me han ido regalando o enviando (cuando digo muestras digo producto a tamaño real) de diferentes marcas y laboratorios.

La última que hemos recibido ha sido Halibut. Un lote de 3 cremitas, una crema específica para la irritación del pañal, una crema reparadora para irritaciones y rozaduras en general de la piel del bebé y otra crema regeneradora para irritaciones y citatrices, indicada para pieles sensibles.


No se por qué, pero de unos de meses a hoy a Antía se le está irritando la zona del pañal más de lo normal, y el uso de la crema es bastante habitual. Como tengo varias, voy probando y alternando, no uso una en concreto.

Ahora que habla (deseando estoy de contaros sus avances) es todo mucho más fácil. A veces le quito el pañal y aunque el aspecto de la piel es presentable, ella me dice «mamá, pica, quiero cremita», por lo que entiendo que aunque no tenga irritación evidente, está molesta. Como digo, hemos estado usando diferentes cremas, y desde hace unas semanas ésta de Halibut especial para la irritación del pañal, ya que es la última que ha caído en nuestras manos. Nunca es tarde para probar una nueva crema.

Y sí he notado algo diferente con respecto a las anteriores: es la que más le gusta. No se por qué. El caso es que cuando le voy a dar la crema, como las tengo todas juntas, si cojo cualquiera al azar me dice «no mamá, esa no», y hasta que cojo la de Halibut no me da el visto bueno. A veces incluso antes de cambiarle el pañal viene crema en mano y me dice «teno pipí, a cambiar el pañal y echar cremita». Definitivamente, le gusta mucho.

Así que algo debe tener de especial y diferente, quizás la sensación que le deja sobre la piel, para que la prefiera a otras. Lo cierto es que la crema tiene una textura muy suave, se extiende con facilidad (algunas cremas son auténticos emplastos que cuestan extender) y tiene un olor muy agrable y discreto (no soporto las cremas con olor fuerte o que huelan a químico o medicia). Cuando tiene el culete muy irritado le doy la crema específica, y cuando la piel va recuperando su aspecto normal le aplico la regeneradora. De esa manera la piel se le ha ido recuperando y ya no se suele quejar de picor.

Como padres lo más que podemos valorar es la eficacia sobre la piel según lo que vemos, pero no sabemos qué siente el bebé al aplicársela. Así que el hecho de que mi hija me transmita de palabra que le gusta la crema, y que ésta sea efectiva, es un punto de confianza importante. Y si además, tiene un precio asequible (bicheando por la red he visto que su precio de venta medio está entre los 5-6 €), se agradece.

No tengo costumbre de comprar cremas sin necesidad, pero reconozco que me vienen de perlas tenerlas. Porque soy así de descuidada y no tengo por hábito comprar «por si acaso» algo que no necesite en ese momento. Pero, con dos niños, cierto es que hay determinadas cosas que no viene mal tener, pues suele pasar que aunque solo lo necesitemos una vez, el tenerlo a mano nos salva de una buena. En verano en algún momento me ha hecho falta cuando Iván se ha irritado la zona de roce de los muslos con el bañador, o yo misma, y he tenido que recurrir a la clásica crema hidratante a falta de una crema específica. Seguro que en más de una ocasión me viene bien echar mano de una de ellas, que no todo son culitos irritados.

Y vosotr@s, mamás y papás, ¿Habéis encontrado la crema perfecta para el culito de vuestro peque?, ¿sois fieles a una marca en concreto o váis probando diferentes?. Espero que mi experiencia en este tema os sea útil.



*post patrocinado

5 thoughts on “De cremitas para el culete del bebé va la cosa

  1. La Pantigana

    Yo recomiendo la crema de pañal de Welleda, que es de aceite de caléndula y ecológica. Nosotros la usamos poco, por suerte, pero cuando fue necesaria (época de dentición sobretodo) nos fue genial.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Tengo muy buenas referencias de la marca pero nunca ha caído en nuestras manos, así que no he llegado a probarlo. Pero no está de más recoger las buenas impresiones 😉

      Responder

  2. Suu

    Yo también recomiendo la crema de pañal Weleda y dado que nosotros lo utilizamos desde hace mucho tiempo, la trajimos para venderla en la tienda:
    http://mamidela.es/es/cuidados-para-bebe-y-nino/169-crema-panal-de-calendula-de-weleda-4001638088138.html

    A mí la de Halibut la probé con mi hija mayor y no me gustó nada y desde que probé la crema de pañal Weleda no utilizo otra cosa.

    Besitos

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      A mi ninguan me gusta/disgusta en concreto mientras mantenga bien la piel del culete de mis peques. En este caso, no es que me guste a mi, ¡es que le gusta a ella! jajaja y me hace gracia porque no imagino qué puede tener la crema, pero menuda fijación que tiene la niña con ella 😉

      Responder

  3. planeandoserpadres LTR

    Nosotros usamos muy poca crema en casa y parece que la bichilla es poco delicada porque tampoco hemos notado que ninguna le cause perjuicios en el culete. Su papá es el principal aficionado a embadurnarle toda la entrepierna cada vez que cree ver una rojez (imaginaria, la mayoría de las veces).

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.