Recordando mi parto: el expulsivo o la destrucción del Anillo Único

Os preguntareis qué tendra que ver parir con el mundo de El Señor de los anillos. Mucho, por sorprendente que os parezca.
Hace dos meses Desmadreando nos contaba con su peculiar estilo uno de los aspectos menos románticos del embarazo en este post con el que, además reirme hasta el infinito, me sentí muy identificada. Y le prometí que le daría mi visión del parto como si de Frodo me tratara.
Hoy la Señora Desmadres está en proceso de conocer a su Fetín, así que qué mejor momento. Ojalá el parto sea rapidito y no te de tiempo a leerlo, pero si lo lees antes de que tu bebote asome la cabeza, seguro que te acordarás de mi en este momento. ¡¡¡Suerte, reina!!!.
Pues ahí voy. Como sabéis, mi parto, bueno, mis partos, fueron estupendos, maravillosos, y tengo un gran recuerdo de ellos. Pero las cosas como son. Duele de cojones, y más cuando pares “a pelo”, sin epidural ni ná. En el primer parto la pedí a gritos y progresó tan rápido que no hubo tiempo. En el segundo, sabiendo que se pude parir sin ella, no me quise arriesgar.
Pero vamos a hablar del primero, ese que te coje por sorpresa sin saber a lo que vas.
Cuando os contaba mi parto no mencioné algo que sentí en el momento de salir mi bebé. Supongo que porque fue una paranoia tan grande que, o bien la olvidé al momento de trasladarlo a las letras escritas, o bien porque me quedé con el lado romántico.
El caso es que tuve mi momento friki, que no compartí con nadie, por supuesto. Os cuento. Yo llevaba dos días con contracciones dolorosas, el dolor se reflejaba al riñón y el hecho de que el paracetamol que me tomaba no me hiciera efecto me dejó claro que el parto estaba cerca. Me fui al hospital porque tenía contracciones bastante seguidas y muy dolorosas, me ingresaron por el dolor que tenía pese a no estar de parto (tenía el cuello del útero intacto y ni un cm dilatado) y me pusieron un calmante para aliviar el dolor (mentira cochina, me dolía igual pero la dolantina me dejó lela y no respondía de mi cuerpo).
El tiempo que estuve en la habitación, de madrugada, fue horroroso. Contracciones con dolor al riñón que casi no me dejaban respirar, la dolantina había anulado mi cuerpo, a veces decía que no podía y otras simplemente cerraba los ojos y apretaban los dientes. Cuando me volvía algo de lucidez, pedía la epidural, en vano porque sin dilatar no había pinchazo.
El matrono que acudió en mi llamada por segunda vez me ayudó sin querer a romper aguas, ya que al tener que moverme y subirme a la camilla, el esfuerzo me hizo romper la bolsa. Y, sin saberlo, el parto se aceleró, tanto que en el transcurso de volver a mi cama, llevarme a dilatación y ponerme la vía para la epidural, dilaté hasta los 7cm. No había pasado más de media hora desde que había roto aguas, no había tiempo para la epidural. Me tocaba pasar todo aquello el dolor.
Como ya estaba en dilatación completa llegó el momento de pujar, que lo hice sentada en el wc por consejo del matrono que entró en el cambio de turno. Recuerdo que solo hacía dos cosas, pujar y descansar con la cabeza sobre el porta-rollos del cuarto de baño, entre contracción y contracción. Fueron pocas y muy dolorosas. Recuerdo que vino el matrono, se agachó, me cogió las manos y me dijo “Alejandra, ¿Qué es lo que quieres?” con un tono suave y muy cariñoso. Y yo, como si fuera el peor de los orcos le respondí en un susurro amenazante, porque no tenía ganas ni de gritar, “que me lo saques de una puta vez”. Me decía que ya quedaba menos.
Y tanto, pasaron minutos, no se cuántos porque si algo es verídico es que cuando pares pierdes la noción del tiempo, cuando mi niño coronó. Mi marido se fue corriendo a avisar al matrono, sin decirme nada para no preocuparme, como si yo no me diera cuenta de qué estaba pasando. Pero vaya que si sentía la cabeza de mi niño estirándome la piel del periné a tope, lo sentía arder, era como si fuera a cagar el melón más grande del mundo y lo tuviera ahí atascado. ¿Poco romántico, verdad?. En ese momento lo sentí así.
Llegó el matrono, fue a meter los dedos y topó con el cabezon. ¡Ostiaaaaa, ostiaaaaa, vámonooooooooos! fueron las palabras qu recuerdo. Me levantaron entre ambos, me dejaron sobre la cama de dilatación y me dio las últimas indicaciones. ¡¡¡¡Empuja, empuja, no empujes, no empujes, ahoraaaaaa, yaaaaaa!!!!. Más o menos.
El expulsivo fue muy rápido, tanto que es donde menos dolor recuerdo. Cierto que parece que se te va a romper el chisme, pero nada comparado con las contracciones que había pasado hasta el momento. En dos empujones mi niño estaba fuera, llorando, y yo, aliviada.
Ahí va mi momento friki. Sí, recién salió mi niño dejó de dolerme todo, el dolor desapareció, ni la espalda, ni los riñones, ni el chisme, la sensación de alivio fue brutal. Tanto que en ese momento visualicé la imagen de Frodo cuando, tras tirar el Anillo al fuego de los Montes del Destino y éste se funde, se le queda una cara la mar de a gustico mientras dice “ya se ha ido…“, como si después de una semana estreñido hubiera cagado un melón enorme.
Sí, fue salir mi bebé y sentirme como Frodo, aliviada, a gustico, en un momento se había ido todo el dolor, ¡no me lo podía creer! Y mientras limpiaban a mi bebé tras un momento de caos por lo acelerado que había sido todo, yo estaba allí, como en trance, espatarrada, aliviada, maravillada al no sentir nada de dolor, pensando en que ahora sabía cómo se había sentido Frodo al tirar el puto anillo al fuego. Manda narices.
Ya luego recuperé la cordura y demandé a mi bebé, al que estaban limpiando aún entre mis piernas. Pero ese primer minuto tras el expulsivo fue lo más surrealista de mi vida. Menos mal que fue una paranoia mental, no quiero pensar cómo me hubiesen mirado el matrono y las enfermeras si me vieran delirando con Frodo y su anillo.
Cuando alguien me pregunta qué se siente cuando sale el bebé y no puedo evitarlo, “¿tú has visto El Retorno del Rey, cuando Frodo tira el anillo, lo agusto que se queda? pues así”, os podéis imaginar las caras que ponen al escucharlo. Aún yo, casi 6 años después, cuando lo recuerdo no puedo más que descojonarme de la risa.
Así que aún hoy visualizo mi expulsivo tal cual Frodo al borde del precipicio, poseída por el dolor que me transtornaba la personalidad, convertida en casi monstruo, en un quiero pero no quiero, me duele pero es mi tesoro, quiero que salga ya pero no quiero que salga que duele mucho, con mi marido a mi lado como un infatigable Sam dándome ánimos “venga, que tú puedes”, hasta que al final sale, se va el dolor, me quedo aliviado y vuelvo a ser yo.
Lo realmente milagroso es que, a pesar de todo el dolor, se olvida. Hay un milagrito en forma de bebé que hace se te olvide sin darte cuenta. Además, no es igual parir con dolor y un entorno poco amigable que parir con dolor en intimidad, con un respeto total hacia tu momento, que te ayuden y te acompañen.
Parir duele, vamos que si duele. Pero no miento si digo que es un dolor que vale la pena porque el resultado es lo mejor que te puede pasar en la vida. Y pese a todo, es un dolor que volvería a pasar con gusto. Y es un dolor del que, aunque no lo parezca, hasta se puede guardar un grato recuerdo. 
Eso, o que aquí servidora es un poco masoca.

17 thoughts on “Recordando mi parto: el expulsivo o la destrucción del Anillo Único

  1. duermefeliz

    Jajajajaja!!! Me reido muchisimo con esta entrada tuya!! La verdad es que el alivio cuando ya has sacado la cabeza es casi indescriptible. Es cuando suspiras, te relajas y vuelves a ser tu por un momento. Es verdad k las contracciones no duelen en ese momento, solo sientes q te vas a partir en dos! Jajaja. El dolor se olvida, sabes q te ha dolido pero ya no recuerdas el grado ni el sufrimiento, al contrario, guardas un recuerdo precioso. Yo tb soy masoca, repetiria cada año si mis partos fueran todos como este último. Eso sí, luego el niño para otra!!! Que yo con dos ya teng bastante! Jeje. Un beso

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Me alegro de que te hayas reído jajaja, era la intención, yo también me rio cuando lo recuerdo. Fíjate que si no fuera por la puñetera crisis lo mismo me animaba a por un tercero!!!

      Responder

  2. diasde48horas

    Me ha encantado tu post, muy buena la similitud parturienta/hobbit jejeje. Yo tuve una cesárea y es la espinita que tengo clavada, no haber tenido un parto vaginal sobre todo después de leer relatos de partos como los tuyos. Espero poder pasar por la experiencia cuando venga el próximo.
    Un beso!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Bueno mujer, tampoco es cuestión de pensar que parir es lo único importante, porque lo realmente importante es que tengas a tu bebé en brazos, y si tuvo que se por cesarea, pues nada, que vuestra salud es lo primero. Y si te animas a repetir maternidad y vives un parto vaginal genial, si no es así no pasa nada, la mejor experiencia es la de sentir por fin que tu bebé está contigo 🙂

      Responder

  3. Sofia

    JAJAJAJAJAJAJA.
    Cagar un cacho melón ????
    jejejejeje.

    q bueno q bueno 😀
    lo q me has hecho reir.

    besotes

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Tal cual, la cabeza de Iván no era para menos, que me nació cabezón el tío jajaja y recuerdo perfectamente la sensación de tener su cabeza encajada en todo mi… jajaja

      Responder

  4. planeandoserpadres.com

    A mí el expulsivo no me dolió absolutamente nada en comparación con el dolor de las contracciones ¡yo digo que fue hasta relajante! Y es verdad que parir duele, pero todo se olvida tan deprisa ¡que por eso nos lanzamos a repetir!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí, lo que duelen son las contracciones. El expulsivo es uffff incómodo, parece que se te va a romper eso pero como es rapidito la verdad es que luego no parece nada comparado con las contracciones de la dilatación. Eso sí, del primero yo decía que no volvía a parir en mi vida jajaja

      Responder

  5. Los Monitos de Uky

    Parir duele, pero cuando ves la carita de tú bebé, todo desaparece y se olvida. A las pocas horas del parto me preguntaron como fue y ya se me había olvidado la mitad de las cosas, tanto que el papi tuvo que contar como fue el parto, porque yo sólo decía: pues muy bien, todo muy bien. Jajaja ains lo que nos cambian nuestros churumbeles que hasta los dolores los cambiamos por cosas maravillosas.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues yo el primer día tras parir estaba un poco KO que no tenía ganas ni de hablar entre el dolor y el cansancio, pero una vez descansé y dormí en condiciones lo vi todo diferente, y cierto es que con todo, mi recuerdo es un parto maravilloso 🙂

      Responder

  6. Armandilio

    Buenas, hablamos hoy de esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más.

    ¡Un saludo!

    Responder

  7. Alejandra La aventura de mi embarazo

    ¡Anda! Pues muchas gracias, estaré atenta a la publicación 😉

    Responder

  8. Cristina

    Jajaja, me ha gustado esta descripción. Yo también pensé que estaba sacando un melón por donde no cabía y que me iba a partir en dos. El gustico de después no tiene nombre…

    Responder

  9. Mo

    Jajajajajajajajaja! Aixxx, me meo con esa imagen tuya de hembra hasta los ovarios de todo pidiendo que te lo sacasen…XD XD XD
    Brutal!
    Muas!

    Responder

  10. London

    jajajajajjajaja yo lo definí como cagar despues de un extreñimiento en la semana de navidad jajaja. Y si es como cagar un melón GIGANTE de 3 kilazos. Yo cuando me pensé que me moría de dolor entonces la escuche llorar y fue como eso….. cuaando vas al wc y te quedas vacía que es un placer como de éxtasis!!!

    Responder

  11. lucia

    Ajajjajaj, muy buena descripción…. La verdad es que parir es como cuando vas estreñida y tienes que empujar para soltar el "melón". Duele, pero luego te quedas tan a gusto!! Y bueno cuando dejando las comparaciones a parte, por mucho que duela cuando te ponen en brazos a esa personita y ves su carita, se te olvida todo el dolor.

    Si me permitís, y sabiendo que no viene a cuento, quiero recomendaros la tienda de chupetes personalizados Chupetitos. con la llegada del día del padre le he comprado a mi peque un chupete personalizado especial para este día, algo diferente para sorprender al papá que seguro le hace ilusión.

    Responder

  12. Mamá desde un tercero

    Ains Alejandra, me ha encantado tu entrada!!! Y a mi marido se la voy a mandar, para que se haga una idea, jejeje. De mi chico me pusieron epidural con más de 6 cm, y fue taaaaaan desastre… Tardó en hacerme efecto (porque ya era demasiado tarde, claro), y al final, me durmieron demasiado, tanto, que a la hora de empujar no sabía ni dónde estaban mis músculos. Ojalá si hay un tercero sea capaz de dar a luz a pelo. Al menos intentaría estar preparada para ello! Un beso enorme guapa!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *