Trucos infalibles para sentirte guapa durante el embarazo y postparto

En esta entrada os voy a contar mis trucos para sentirse guapa y a gusto con el cuerpo durante el embarazo y el postparto. Ropa y complementos, cuidados personales y un poco de ejerciio nos ayudarán a sentirnos mejor durante estas etapas de cambios en nuestro cuerpo.
Con el boom preñil de la blogosfera maternal prometí que de vez en cuando dedicaría una entrada al embarazo. Hace unos meses se puso en contacto comigo la revista Imagen&Belleza, proponiéndome colaborar con un artículo sobre este tema desde la perspetiva de mamá bloguera, y no dudé en hacerlo. El artículo se publicó en la edición papel en septiembre, y tras su páginas descubrí que compartía cartel con Blanca de Mimos para mamá, a quien tuve el placer de conocer hace unos meses en un taller que impartí en Madrid y con la que compartí una agradable tarde en la Feria de Puericultura de Madrid.

Así que, permitiéndome este momento #egoblogger, aprovecho el texto al completo que les remití -obviamente solo publicaron una parte- con todo aquello que me sirvió durante mis embarazos y postpartos, esperando que os guste y os sea de utilidad.
Nuestro cuerpo cambia a lo largo del
embarazo y el postparto. Cada una lo notará de una manera diferente y
no podemos hacer nada para evitarlo, pero sí podemos poner de
nuestra parte para que nuestro cuerpo lleve esos cambios de la mejor
manera posible.

Uno de los efectos del embarazo más
temido por las mujeres son las estrías, esas que una vez salen ya no
vuelven a irse, se quedan con nosotros recordándonos que una vez
llevamos una vida dentro.

No hay una crema ni un cuidado
milagroso para evitarlas, cada piel es de una manera y si la tuya es
dada a romperse ante los cambios difícilmente podrás evitarlas. Lo
que sí podrás es ayudar a tu piel para que salgan en menor medida o
con menos intensidad, por eso es totalmente recomendable hidratarse
bien
a fondo desde el minuto uno que sabes que estás embarazada.

Y no solo hidratarse la barriga, que no
es lo único que cambia de tamaño en nuestro embarazo. La piel puede
resecarse en general y al final podemos sufrir edema –hinchazón-
sobre todo en las piernas, por lo que una hidratación diaria,
continua y general en todo el cuerpo va a hacer mucho bien.

En la barriga, además de una buena
hidratante corporal puedes añadir un aceite corporal o un
anti-estrías, no hace falta que te gastes mucho ya que puedes
encontrar excelentes productos de marcas blancas. Con un buen masaje
circular
para drenar la piel y activar la circulación, te sentirás
mejor y hasta te relajará.

Caminar todos los días a buen ritmo
mejorará tu circulación, que se ve afectada por la presión del
útero sobre la vena cava inferior, dificultando que lo haga
normalmente en las extremidades inferiores. No vale el paseo mirando
escaparates, cálzate unas buenas zapatillas de deporte y sal a
caminar.

A medida que avanza el embarazo y sobre
todo al final te costará un poco más caminar con agilidad por el
peso y volumen de tu barriga, pero no es motivo para dejar de
hacerlo. Todo lo contrario, al final es cuando más se resiente
nuestra circulación, cuando es más probable sufrir edema y una
buena caminata te ayudará a sentirte mejor. No olvides que, además,
es un excelente ejercicio en los días finales del embarazo de cara
al parto, pues así estimulamos a nuestro cuerpo y lo preparamos para
ese gran momento. 
Muchos partos vienen después de una buena
caminata, así que no te quedes sentada en el sofá –a menos que
tengas que hacer reposo obligado, obviamente-.

Deportes como la natación son también
muy recomendables para mantener a tono nuestra musculatura,
fortalecer la espalda y así sobrellevar mejor la carga del peso de
nuestra barriga.

Si eres de las que asocia embarazo con
ropas amplias, camisas sueltas, petos vaqueros y crees que tienes
que dejarte la Visa en un intento de hacerte un pequeño fondo de
armario, cambia el chip.

Puedes sentirte igual de guapa y a la
moda luciendo una preciosa barriga y sin gastarte mucho, incluso sin
comprarte ropa especial pre-mamá.

Aprovecha lo que puedas de tu fondo de
armario
. Las camisetas y prendas elásticas o de tejidos que ceden
son una opción estupenda si no te importa lucir barriga; lo mismo
que blusas sueltas o partes de arriba con el corte bajo el pecho, que
además siempre se llevan.

Otro tipo de prenda muy socorrido son
los vestidos, blusones y camisetas largas combinados con leggins;
vestidos de punto, de lana, de algodón, sueltos o entallados, todo
depende de tu estilo y tu cuerpo. Leggins encuentras en cualquier
tienda, son baratos y con la cintura elástica, por lo que te los
podrás acomodar a tu barriga sin problema. Tanto en verano como en
invierno son una opción estupenda para vestir de manera cómoda,
sencilla y práctica, y si quieres lucirte un poco más basta con que
añadas algún complemento que le de el toque.

En verano puedes optar por vestidos
sueltos y con corte bajo el pecho pues son muy favorecedores, frescos
y cómodos.

La ventaja de estas prendas es que las
podrás seguir usando tras dar a luz, hasta que tu cuerpo vuelva a su
sitio, el lugar de tener que comprarte ropa nueva de una talla mayor.

Cuando por fin seas mamá y tu bebé
reclame el 200% de tu tiempo, intenta sacar unos minutos al día para
ti
. Si tienes una melena larga y por falta de tiempo sales con unos
pelos horrorosos a la calle, aprovecha para hacerte un corte
favorecedor
y fácil de trabajar, así además sanearás tu cabello
tras el embarazo.

Hazte con un kit de maquillaje básico
exprés
con el que puedas arreglarte en un momento, tapar las ojeras
y resaltar lo bonito de tu cara. Mírate al espejo y siéntete guapa.

Si te incomoda esa barriga que se ha
quedado tras dar el parto, no te sientas avergonzada por ello, eso de
los vientres planos tras dar a luz es mentira. Mi truco en este caso
fue usar unas bragas-faja subidas hasta la zona bajo las costillas,
de esta manera me veía más estilizada y me sentía mejor, sobre
todo cuando alguien me decía “chica, ¡qué bien te has quedado!”,
que sí, que tú sabes que llevas una faja, pero lo sabes TÚ, y si
te ves guapa en el espejo, ¡Qué más da!. Eso sí, las fajas sin
abusar, que para que la barriga vuelva a su sitio la musculatura debe
trabajar por sí misma.

Y no abandones el ejercicio tras el
parto. Vale que no puedes ir al gimnasio ni hacer deporte fuerte, pero ahora
tienes una excusa perfecta para salir a caminar todos los días, tu
bebé. Empujando un carrito, o mejor, llevándolo bien pegadito a ti
en un portabebés ergonómico, podrás caminar a buen ritmo,
estimularás la circulación, ejercitarás la musculación y te
sentirás mucho mejor.

Cuanto mejor te sientas contigo misma,
más disfrutarás de tu maternidad. 
Y próximamente, “Cómo vestirnos durante la lactancia”. Espero que os haya gustado.



4 thoughts on “Trucos infalibles para sentirte guapa durante el embarazo y postparto

  1. Mamá en Bulgaria

    Qué buen resumen! Lo del corte favorecedor para el pelo, el problema es saber qué le favorece a una 🙂
    Espero ansiosa el "Cómo vestirnos para la lactancia", que tengo unos problemas.. Especialmente para dar el pecho al niño en la mochila, porque aquí ya hace frío, y los jerseys no tienen escote de fácil acceso…

    Responder

  2. Mo

    Oye, qué chulo que quedó el artículo! Enhorabuena!
    Muas!

    Responder

  3. maryeta

    Muy buenos los consejos !! Añadiría intentar disfrutar al máximo de este período, además una mujer embarazada es bella de por si. El postparto ya es otra cosa…
    Mi bebé tiene dos meses y estoy buscando ese ratito para poder ir a la pelu, haber si lo consigo antes de navidad, es mi reto jejejeje. Un beso

    Responder

  4. planeandoserpadres.com

    Yo soy de las de melena larga y no quiero cortarme el pelo cuando nazca la bichilla ¡espero poder arreglármelas para poder seguir manteniéndola tra el parto!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.