Menudo mes de marzo

Espero que me hayáis notado mi ausencia estas semanas y que os hayáis preguntado dónde andaba metida. No me he ido lejos ni mucho menos, he estado aquí, pero mi vida desde que empezó el mes de marzo ha sido un completo caos.

Empezamos, como os contaba en la anterior entrada, con una gastroenteritis que nos tuvo a todos tumbados, más a los niños que a los adultos, por desgracia. Nada menos que 8 días de vomitonas, visitas al hospital, más vomitonas, hipotonía total, falta de apetito total, sábanas, toallas, fundas de sofá, pijamas y bodies a toneladas por lavar. Un desastre.

Nos hemos recuperado de la gastroenteritis. Aunque los niños quedaron muy afectados, con falta de apetito y una apreciable pérdida de peso, tengo que decir que están más que recuperados. Antía ha vuelto a su peso de antes y ha recuperado el apetito, ahora tiene tanto o más que otra y parece una pollita, piando por doquier pidiendo pan, galletas, un plátano o aquello que gustemos en darle, te muestra sus manos palmas arriba en clara señal petitoria con una cara de penita que te entra hasta sentimiento. Mi actriz melodramática de Oscar. Iván como como un oso recién salido de la hibernación que necesita recuperar lo que no ha comido en todo el invierno, si le echo un plato de comida hasta arriba y más lleno que el mío, se come el suyo y el que tiene al lado, y a la media hora ya está pidiendo la merienda porque tiene hambre. Se le nota, tiene la cara más llenita y pesa más que antes de la GEA, lo cual me alegra no sabéis cuanto, pero además ha pegado el estirón del “y ahora le quedan los puños de la camisa a la altura de medio brazo”, por lo que toca renovación de vestuario.
Encantada me tienen, siempre diré que no hay nada mejor que ver a un niño buen comedor (que no comilón, no es lo mismo).

Pasado los malos días sobrevino la noticia de quedarme sola al cargo de la tienda online. No, no nos hemos enfadado, ni ha habido problemas ni mal rollo entre nosotras, que es lo que mucha gente erróneamente ha querido pensar. Simplemente, para mi compañera Eva se ha cerrado un ciclo y necesita empezar otro, una decisión que entiendo perfectamente. Decisión que no solo no debe hacer mella en nuestra relación personal sino que además, afortunadamente y debo decirlo, gracias a ella, no afecta a la continuidad de Brazos y Abrazos como tienda online. Esto me ha supuesto una carga de trabajo extra de golpe y porrazo que se ha unido al trabajo de mi tienda física en una época de cambio de temporada en la que se me acumula la tarea; unido a que ella llevaba todo el tema del soporte web (un trabajo que hasta ahora ha desempeñado estupendamente, con total eficacia y eficiencia), ya que yo me encargaba del asesoramiento y la logística (gestión de mercancía y pedidos), por lo que no solo tengo que encargarme ahora también de la web y las redes sociales (que lleva su tiempo, no os creáis), sino que tengo que aprender cosas que no sabía, porque sí, yo me organizo con mi blog pero lo de llevar una página web son tareas mayores para lo que no estaba preparada. La verdad es que fueron unos días difíciles, una noticia inesperada, asumir de golpe todo el trabajo al completo de la tienda online, por primera vez me sentí realmente estresada y sobrepasada en todos los aspectos.  Pero bueno, si hay que aprender se aprende, estaría bueno, ojalá todo lo malo que me tenga que pasar en la vida sea como esto.

Para colmo de los colmos mi padre ha vuelto a caer enfermo con una infección urinaria que ha revelado que puede haber algo mayor detrás de ella, por lo que han tocado visitas a urgencias con la posterior hospitalización por varios días. Ya está en casa pero ahora toca hacer muchas pruebas para descartar lo que esperemos nadie queremos que finalmente sea. Toquemos madera.

Esto ha supuesto que me haya quedado sin canguro mañanero, ya que mi madre se hace cargo de Antía por las mañanas. Algunas veces se ha podido quedar su padrino con ella, pero la semana pasada fueron varios los días que me la tuve que traer a la tienda, y aquí vino mi mayor período de estrés. Porque sí, conciliar es muy bonito, decir que tengo mi negocio propio y si me tengo que quedar con los niños nadie me puede decir que no, pero la realidad me ha dado una bofetada en la cara: es muy duro. Porque la niña es una niña y, como tal, en lugar de estar quieta, sentada y tranquila, lo que quiere es correr, jugar y disfrutar, lógico. Y ha sido imposible atender la tienda y atenderla a ella, ya que no solo me impedía estar delante del ordenador y adelantar algo del enorme trabajo que tengo, sino que ni siquiera he podido atender a quien entraba en la tienda porque mientras un cliente venía a comprar yo estaba en la otra punta de la plazoleta intentando que mi hija no se tirara del banco abajo en plan kamikaze. Lo he pasado muy mal, me he agobiado muchísimo, he sentido una ansiedad como nunca y eso ha revertido en un mal humor totalmente inusual en mi. Y es que cuando hay trabajo que no puede esperar, porque esperar es perder, y perder es no comer, no es como para tomárselo a broma.

Afortunadamente parece que todo va volviendo poco a poco a su cauce. Y no lo quiero decir muy alto no sea que vuelva a mirarme el tuerto -“haz favor y mira para otro lado”- pero, además de que me voy adaptando a un nuevo ritmo de trabajo, los niños están atendidos, así que ya puedo respirar un poco.

Pero lo que he pasado estas tres semanas os aseguro que no se lo deseo a nadie. Soy una persona muy positiva, siempre miro hacia delante e intento verle el lado bueno a las cosas, pero cuando las cosas vienen en el peor momento y además se juntan, no hay manera. No quiero ver mi otro yo estresada, con ansiedad, sin poder respirar, angustiada, con ganas de llorar continuamente y con una mala leche inaguantable porque no me gusta, y esa no soy yo.

He llevado fatal no poder actualizar el blog, así que en la medida que pueda intentaré ponerme las pilas, que tengo que contar los 20 meses de mi Pequeña Princesa y los progresos de mi Príncipe Mayor, que me tienen loca de orgullo. Lo prometo.

10 thoughts on “Menudo mes de marzo

  1. Opiniones incorrectas

    Vaya por dios, Ale, espero que tu padre se mejore muy pronto y que las cosas vayan mejorando!

    Responder

  2. Bichitobola

    Seguro que ya ha pasado todo !! Hay epocas que parece que no ves la luz, pero todo mejora!!
    Espero que lo de tu padre no sea nada…y que tu andadura en solitario en la web vaya viento en popa como tu tienda…Que porque me pillas en la otra punta ( Asturias) sino iba encantada a conocertela, con lo que me gustan a mi los trapos jajaj!!
    Un beso y si, te eche de menos por aqui
    Eva

    Responder

  3. Teresa

    Ale, esto ha sido una prueba (dura y jodida) y la has superado. Ánimo, tú puedes con todo.

    Responder

  4. adormir

    Jolin! Vaya dias! Realmente las cosas malas nunca vienen solas, siempre se acumulan juntas… Imagino el estrés que debias pasar, suerte que todo poco a poco vuelve a la normalidad.
    Espero que le pilles prontito el truquillo a la tienda on line y siga todo viento en popa y espero que tu padre se mejore y no sea nada.
    Un abrazo

    Responder

  5. batallitasdemama

    Mucha suerte con la web, me imagino que será cogerle el tranquillo y espero que lo de tu padre se quede en nada. Un beso

    Responder

  6. LaSa

    Muchos ánimos guapa!
    Has demostrado que vales un montón y que puedes con todo lo que venga.
    Mucha suerte y energía positiva para los tuyos 😉
    Besos

    Responder

  7. Chiquiparty.es Articulos fiestas infantiles.

    Ya sabes que te sigo aunque no comente mucho, y te entiendo perfectamente. Lo de ser tu jefe esta muy guay porque nadie te dice que no te quedes en casa a cuidar del niño, pero tal y como cuentas, no es que sea duro, sino lo siguiente.
    Como esta te vendrán más, pero hay que pasarlas todas, y si has pasado la primera, podrás con las siguientes.
    ya sabes que aqui estamos para echar un cable si hace falta.

    Responder

  8. Carol

    A veces se nos junta todo y nos desbordamos.

    Espero que tu padre se mejore.

    Un abrazo

    Responder

  9. Silvia Espejo

    Hola Guapa!!! Hace poco que sigo tu blog pero me encanta, hay veces que se junta todo pero se sale y lo importante es que ya estáis bien y seguro que lo de tu padre será un susto,mucho ánimo y fuerza. Besos

    Responder

  10. Sofia

    Ante todo espero q tu padre esté mejor. ya nos contarás.

    Yo sí es cierto q notaba tu ausencia en blogger, pero como te "veo" por facebook sabía q estabas bien… leí lo de Brazos y Abrazos y achaqué q tendrías más trabajo además de la tienda física con el cambio de temporada en ropa.
    Pero como además veía a Antía en la tienda pensé q antes se la quedaba el papi y q habría comenzado a trabajar jejejee, no sabía q se la quedaba tu madre.

    Espero q estos días q la tienda física cierra puedas desocnectar y descansar. puedas recuperar pilas.

    besos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.