Dormir solito

Esto es lo que no quiere Iván. Bueno, ni dormir solito no estar solito en general. Da igual que sea para dormir, para jugar, necesita estar acompañado, y es el principal motivo por el que jamás juega en su habitación si no hay nadie que lo acompañe.
Y lo dice con un sentimiento que parte el alma. Se duerme con mucha facilidad, normalmente no llega ni a la cama y cae como un tronco en el sofá; o se acurruca junto a mí, «Mamá, quiero dormir contigo», y así va cerrando sus ojitos hasta que se duerme, tranquilo. No le gusta irse a la cama, jamás se va solo, pero si yo voy con él, me acuesto en la cama y le leo un cuento, entonces se relaja y se duerme.
A veces aguanta toda la noche del tirón pero lo normal es que si se ha dormido temprano aparezca con los ojitos cerrados, como sonámbulo, en el salón, mientras nosotros vemos la tele, y entonces se acurruca donde puede y se duerme de nuevo. Otras veces se levanta y viene a nuestra cama si ya nos hemos acostado, y busca un hueco donde dormir con nosotros. Y siempre que se levanta de la cama lo hace sigilosamente, cierra la puerta de la habitación (pese a estar medio dormido, para que no entren los gatos) y balbucea a veces con una media llantina «no quiero dormir solito». 
La mayoría de las noches es Papá quién duerme con él en su cama, así no se levanta… o sí, porque como quiera dormir conmigo le da igual su papá. Y no es que a mi no me guste dormir con Iván, ¡Me encanta!, escuchar su respiración pausada, cuando habla en sueños, su vocecita al despertar, sus besos mañaneros… Pero no siempre es tan ideal y ya es grande, da codazos y patadas, me clava las rodillas y los codos en el costado, se adosa a mi como una lapa hasta dejarme en el filo de la cama a punto de caerme, se destapa, me destapa y me pelo de frío… Y sobre todo que cuando necesito meter a la niña en la cama porque se ha despertado y quierte teta, no cabemos, es una realidad.
 
También
hay noches que Papá duerme en su cama y yo duermo en la nuestra, con un
niño a cada lado, en plan perrito caliente y totalmente aplastada,
porque debo ser un imán que mis niños se pegan a mi cosa mala -o cosa
buena-. Es la mejor manera de tener contentos a mis dos nenes pero el pobre de Papá tiene que dormir solo (aunque no puedo negar que así no escucho sus ronquidos, todo hay que decirlo).
Iván es un niño que necesita mucho. Es decir, así como es seguro de sí mismo, tiene la autoestima muy alta, se vale por el solo para muchas cosas cotidianas, no soporta la soledad y nos necesita siempre cerca. El otro día tuve que ir a cambiarlo al cole porque tenía diarrea y se había manchado la ropa, lo dejé un momento en el baño mientras iba a su clase a por toallitas y al volver me dijo «Mamá, no quiero quedarme aquí solito», qué sentimiento me dieron sus palabras. Para jugar en su habitación tiene que haber alguien con él; si se ha hecho de noche no quiere ir solo al baño; si me tengo que duchar es un continuo paseo del baño al salón; incluso si se despierta por la mañana antes que los demás prefiere quedarse en la cama con nosotros a levantarse e irse al sofá a ver los dibujo.
Lo pasa mal cuando se queda solo. No se si es miedo, o qué. Bueno, tampoco es que le de demasiada importancia, en el fondo me enternece mucho que me diga que no quiere estar solito. Siempre quiere estar acompañado y pensándolo fríamente creo que es una buena garantía, pues un niño que siempre está con alguien está mejor, más seguro y protegido que un niño que no tiene problemas en quedarse solo.
Pero lo cierto es que me sorprende muchísimo, es decir, cada vez que me dice «no quiero estar solito» es tanta la expresión de sus ojos, su cara, sus palabras que me hace entender que realmente es algo con lo que no puede. Creo que es su gran debilidad, mi niño, que parece tan fuerte, tan seguro, tan inteligente, debilidad que afortunadamente no teme ni se avergüenza en absoluto en mostrar. 
Es fundamental que nuestros hijos sean capaces de transmitirnos sus dudas, sus miedos, sus inquietudes, pues así no solo los conoceremos mejor sino que podremos cubrir todas sus necesidades.

12 thoughts on “Dormir solito

  1. adormir

    Como nos necesitan estos niños!!! Lo importante es que vosotros como familia y como padres os sintais a gusto con vuestra maternidad-paternidad y vuestra manera de hacer y de educar a vuestros hijos y que los resultados os satsifagan. Todo lo demás no importa! Lo imprescindible es que lo que hagais lo esteis haciendo en conformidad. El colecho es una opción que cada vez más padres están adoptando y lo que yo siempre suelo decir es que lo ideales que sea una decisión tomada desde la razionalidad. No es lo mismo una familia que recurre a este metodo por aportar una solución rapida a un problema de sueño con su hijo que una familia que ya habia tomado esta decisión. Creo que la primera familia podria sentirse en algun momento arrepentida e insatisfecha y eso es lo que no queremos nadie, no?
    Pero nnguna opcion es mala o buena. Existe una opcion adecuada para todas las familias.. Muchos besos.

    Responder

    1. Nereida

      Está claro, cada familia encuentra su opción dentro comodidad y su manera de hacer las cosas, y lo que digan los demás no debe importar. Un besote.

      Responder

  2. Sofia

    a mi hermano en la época de la adolescencia le ocurrió que no quería salir de casa ni estar fuera (coincidió con que nos mudamos de pueblo).
    Mi madre preguntó a una psicóloga (entre otros temas) y le dijo que si el niño no quería salir de casa era porque realmente estaba agusto en ella y con los que le rodeaban.
    Que el quedarte en casa es una opción que eliges, y si quieres estar con la familia es porque los necesitas.

    llegará un momento en q Iván busque algo más de independencia o quiera jugar a solas o hacer sus actividades o irse a casa de los amigos a jugar… pero sin prisas a su debido momento.
    lo bueno que tiene Iván es que sus padres están ahí para lo que necesite durante todo el tiempo q necesite.

    la verdad es q se te ha de partir el alma cuando lo ves decirte eso, porq quieres q se dé cuenta d q no está sólo, d q os tiene al lado (aunq no las 24 horas).

    yo creo q es q es un niño más sensible, muy apegado y q está loco por sus padres, de ahí esa sensación de "necesidad" de apego.
    pero q no hay trasfondo en nada.

    ya leerás dentro de unos años este post y te reirás porque él estará fuera jugando al fútbol y no te hará caso cuando le digas eso de :
    – Iván, sube q ya es tarde y mañana hay coleeee !!!!

    😀

    Responder

    1. Nereida

      No lo podías haber explicado mejor. Iván sabe que nos tiene pero aún así necesita demostrar que nos sigue necesitando, y creo que también comprobar que siempre estamos ahí.
      Y lo que dices dentro de unos años… cuando no quiera saber nada de nosotros echaré mucho de menos estos momentos. Un besote.

      Responder

  3. Opiniones incorrectas

    Si es que los niños que más cariño reciben son los que tienen la autoestima más alta y se desenvuelven luego mejor fuera de casa.

    Responder

    1. Nereida

      Pues no puedo asegurarlo a ciencia cierta pero desde luego viendo a mis hijos, al menos a Iván, aseguraría que es así. Aunque nunca se sabe qué parte es de carácter propio y qué parte es de educación, quizás lo importante es que sea un conjunto de ambas. Un besote.

      Responder

  4. Paris

    Pues mira que casualidad que mi post de ayer más o menos viene a decir lo mismo, que mi hija no puede estar sola, no quiere jugar sola, siempre tenemos que estar delante de ella, pero si es mamá…mucho mejor.

    yo también estoy encantada, la verdad, pero hay veces que sí necesito hacer cosas "sola"…y eso ya no puedo si ella está bajo ek mismo techo que yo.

    Quizás lo de Iván si sea algún tipo de miedo, pero tampoco parece que sea algo que lo lleve de mala manera, así que supongo que no hay que darle más importancia de la que le das, tal como haces…lo haces genial. La verdad es que yo escucho esas vocecitas que tienen nuestros hijos y tampoco puedo negarles nada…

    un besazooo

    Responder

    1. Nereida

      Él nos dice que tiene miedo a los monstruos pero bueno, tampoco es que tenga muy claro qué es un monstruo, yo creo que más bien utiliza la excusa del miedo para tenernos bien cerca.

      Un besote

      Responder

  5. Yaiza

    aixxx, que esas noches que contaste son las mías! una peregrinacion de cama-cuna o ya directamente cama y yo no duermo sueño,igualito que tu y una barriga creciendo!.
    Y lo peor es que en abril me veo igual pero con uno más y tomando teta…
    besiños guapa

    Responder

    1. Nereida

      No, yo no peregrino jajaja, yo no me muevo de mi cama ni a tiros. La cuna de la niña bien pegadita y si Iván quiere dormir conmigo se tiene que venir él a mi cama, yo no me levanto jajaja. A mi no me importan que duerman conmigo, prefiero eso a tener que levantarme jajaja.

      Un besote.

      Responder

  6. Suu

    Lo bueno de tener una hermanita es que normalmente nunca se está solo 🙂

    Hace una semana, mi Pequeñín se puso malito que no podía resperir y yo estaba en la cama, así que le dije a mi marido: "Tráeme al peque". En cuanto le cogió su hermana dijo: "Yo no me quiero quedar sola aquí". Así que le dije a mi marido que me trajera a su hermana también. Y allí los cuatro, porque Pizquita también ocupa lo suyo, porque mis hijos no quieren dormir si el otro no está.

    Es fantástico que Iván esprese cómo se siente.

    Besitos

    Responder

    1. Nereida

      Sí, si bien las primeras semanas con un bebé son difíciles y nos remuerde la conciencia el pensar si hemos hecho lo correcto teniendo un segundo hijo, por la sensación de abandono que se tiene hacia el primero -aunque no sea así- cuando el peque crece, interactúa con el hermano y poco a poco se van adaptando, conociendo hasta que se hacen uña y carne, acabas sintiendo el más grande de los orgullos y aceptando que, efectivamente, no podías haber hecho nada mejor que darle un hermanit@ a tu mayor.

      Lo bueno de Iván es que lo exterioriza todo, ya sea porque sale de él o porque le preguntemos, y eso nos lo pone todo un poquito más fácil

      Un besote.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 17 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.