La vacuna de los 12 meses y la TETANALGESIA

Este jueves pasado, con un poco de retraso, fuimos a la consulta de enfermería a ponerle la vacuna de los 12 meses a Antía.
La vacuna en realidad es la de los 15 meses pero han adelantado una de las dosis a los 12 meses. Dosis que, por cierto, contiene trazas de huevo, motivo por el que mi matrona (fue la única que tuvo a bien informarme de este dato) me recomendó darle huevo a la niña antes de cumplir el año de edad, para detectar posibles alergias antes de la vacuna.
Son varias las ocasiones en las que he oído/leído a otras madres que dar el pecho mientras ponen la vacuna a tu bebé es una buena manera de evitarles el mal rato que pasan; así que en esta ocasión estaba decidida a intentar hacerlo así, temiendo una negativa por parte del personal sanitario.
En el rato que estuvimos en la sala de espera me dio tiempo a pensar cómo decirle a la enfermera que quería darle el pecho a la niña mientras la vacunaba. Cuando ya entramos en la consulta dudé si preguntarlo o no, pero qué leches, no quería dejar pasar la oportunidad, así que cuando la enfermera tenía ya la jeringa preparada y me dijo que me sentara con la peque le dije «¿te importa que me la ponga al pecho mientras la pinchas?», y para mi sorpresa me contestó «¡por supuesto!, siéntate cómoda y póntela al pecho ¡estaría bueno que no pudieras hacerlo!».
Yo estaba sorprendida a la par que encantada de la vida, así que sin perder ni un segundo me senté y me puse a la peque al pecho. La enfermera se acercó a pinchar mientras me decía «¡Con lo buena que es la TETANALGESIA!» y yo diciéndole «efectivamente, ¡qué alegría encontrar a alguien que sabe lo que es!». Y me contestó una verdad como un templo, que al mundo no se viene a sufrir y más por una vacuna, así que mi niña estaba tranquila y relajada en su teta. No se dio cuenta de cuando la pinchaban, pues estaba a lo suyo teteando tranquilamente, pero cuando estaba a punto de retirar la jeringa la enfermera notó el pinchazo y empezó a llorar, eso sí, calmándose pronto porque tenía su teta al alcance de la boca, se refugió en ella y se calmó en seguida.
Nos quedamos un ratito hablando con las enfermeras sobre la lactancia, lo poco actualizados que están muchos profesionales sanitarios, lo desconocidos que son muchos beneficios de la lactancia materna, el alivio que siente una mamá que da teta cuando entra en una consulta y se encuentra a un pediatra o una enfermera concienciada y que apoya la lactancia materna, y, sobre todo, lo triste que es que una mamá tenga que preguntar, como hice yo, «¿te importa que me ponga a la niña a la teta?» como si fuera algo malo, cuando no solo es lo natural sino que es un derecho.
No puedo asegurar si a mi niña le ha dolido menos el pinchazo al estar tomando teta, porque no puedo ponerme en su piel y sentir su dolor -¡ojalá!-, pero sí se que fue menos traumático para ella. En las otras ocasiones, y al igual que Iván, el hecho mismo de acostarla en la camilla les pone nerviosos: una habitación rara, gente que no conocen, que le fuercen a no moverse o a aguantar una postura,  eso de principio no gusta a nadie, genera desconfianza, inseguridad y diría que hasta miedo; y luego van y te pinchan, con lo que eso duele, y viene esa cara de «¿pero por qué me haces esto»?. 

Con la TETANALGESIA le damos confianza, tranquilidad, y si no se reduce el dolor al menos contribuímos a que se sientan seguros, que no teman lo malo que les puede pasar.

Es como cuando intentan distraerte hablándote de cualquier tontería y cuando menos te lo esperas, te han pinchado sin apenas sentirlo, o al menos sin la tensión de esperar el dolor del pinchazo. Te coge por sorpesa pero, para cuando te has dado cuenta ya ha acabado, y no ha sido tan malo. A un bebé cuesta mucho distraerlo, y de esta manera no solo le entretienes sino que le das el apoyo de su mayor seguridad, el regazo y el pecho de su mamá.
Lo único que lamento es no haberlo hecho así antes, pese a ser una mamá experimentada no dejo de tener mis primeras veces, pero me quedo con lo positivo: le he evitado un mal rato a mi hija y gracias a ello puedo hacerlo en posteriores ocasiones, mientras sigamos con nuestra teta.
A las mamás que lactáis os lo aconsejo sobre manera, no temáis a una negativa o una mala cara por parte del personal sanitario, el NO ya lo tenéis y, ante todo, es un derecho de nuestros hijos, derecho a aliviarles un dolor que posiblemente para ellos sea mayor que el que sentiríamos nosotros. Si hay cosas por las que merece luchar, o al menos intentarlo, esta es una de ellas. Lo ideal sería que el mismo personal sanitario nos informara de ello y ofrecieran su ayuda al respecto, pero también está en nuesras manos que procedimientos así empiecen a ser totalmente normales.
Si queréis saber un poco más sobre la TETANALGESIA no tenéis más que buscarlo en el buscador de buscadores, pero para facilitaros el tema os pongo un enlace sobre ello de la Asociación SINA.



9 thoughts on “La vacuna de los 12 meses y la TETANALGESIA

  1. Harnecker

    Yo también lo practico y es genial. Hice un video al respecto y todo: https://www.youtube.com/watch?v=tksCtHF3znw&feature=youtube_gdata_player

    Responder

  2. Harnecker

    Yo también lo practico y es genial. Hice un video al respecto y todo: https://www.youtube.com/watch?v=tksCtHF3znw&feature=youtube_gdata_player

    Responder

  3. Carol

    Da gusto encontrarse con profesionales así.
    La verdad es que aunque alguna vez lo pensé no llegué a plantearlo en consulta, aunque en cuanto se las pusieron no tardé en darle teta y se calmó rápido. Así que me parece algo de lo más lógico. Adelante con la Tetanalgesia.
    Un abrazo

    Responder

  4. Gloria

    Es una pena que haya que preguntar pero me alegro de que hayas podido poner en práctica la Tetanalgesia!

    Responder

  5. Annie74

    Pues que maravilla, ahora que te leo.. nunca se me ocurrio! Una gran idea.
    besos.

    Responder

  6. Mo

    Yo había oído hablar de ello, pero me dio corte proponerlo a la enfermera cuando lactaba…Menos mal que se me van quitando los miramientos…
    Un beso!

    Responder

  7. Davi

    Esta misma mañana lo he practicado yo con mi bebe de 4 meses. A mi me lo dijo mi enfermera en la primera revision y la verdad es que es genial. El bebe llora cuando nota el pinchazo pero enseguida se le pasa. Ha salido hasta dormido de la consulta!

    Responder

  8. Noelia Pm

    Pues yo la próxima directamente lo hago y le digo, espera que me la voy a poner a la teta… A ver q respuesta obtengo!

    Responder

  9. Tetanalgesia: la técnica natural para aliviar el dolor a tu bebé - La aventura de mi embarazo

    […] primera vez que apliqué la tetanalgesia fue relativamente tarde, fue con mi segunda hija en la vacunación de los 12 meses, tras escuchar los consejos de mi matrona en el grupo de apoyo a la lactancia que coordina. A […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.