Niños robados, tumbas vacías. Niños desaparecidos, corazones vacíos.

Hay sucesos que conmueven especialmente, pero aún más si eres madre, quizás porque ser madre hace que crezca en ti unos sentimientos que de ninguna otra manera se dan.
No paro de ver el la tele a diario noticias entorno a los niños robados, pero no son solo noticias sino historias de mujeres reales, mujeres a las que han arrebatado un hijo de sus manos nada más nacer sin consentimiento, y sin conocimiento. Y me revuelvo por dentro cada vez que escucho alguna de estas historias porque no quiero imaginar el dolor constante en el que han vivido cada una de esas mujeres. 
Adolescentes que iban a ser madres solteras, madres con más hijos o con embarazos múltiples, durante años han sido la carne de esta mafia roba-vende bebés que ahora está saliendo a la luz. 
Se habla de casas de acogida en las que las jóvenes embarazadas se refugiaban por miedo, buscando ayuda y apoyo, y donde en su estado de desesperación, de miedo, de angustia, los responsables les convencían de buena o mala manera para que dieran en adopción a sus hijos. Testimonios desgarradores de mujeres que cuentan cómo se arrepienten de la adopción en el momento de dar a luz y cómo le quitan a su bebé espetándole que ya no tienen ningún derecho sobre él, que ya no es suyo.
Mujeres que dan a luz dos bebés y cuando aparentemente el bebé está sano y perfecto, se lo llevan a un control y a la vuelta ese bebé ha muerto; de igual manera mujeres que ya tienen varios hijos y curiosamente su último bebé dado a luz muere misteriosamente y nunca delante de los padres. No les enseñan a su bebé muerto, o muestran un bulto entre sábanas. Y años más tarde la tumba en la que creían enterrado al fruto de sus entrañas está vacía.
Y todo eso bajo el dedo de ciertas personas que se creen dueñas y señoras de la vida de estas mujeres, ¿bajo qué derecho arrebatan a un hijo de las manos de sus madres?, ¿cómo tienen corazón para cometer semejante atrocidad?. No son válidos los argumentos, una madre que espera gemelos NO se conforma con un solo bebé porque quiere a sus dos bebés por igual; una madre que ya tiene hijos ama a su bebé recién nacido al igual que a sus otros hijos y le duele lo mismo que sus otros hijos, NO se conforma porque ya tiene hijos; una madre adolescente tiene el mismo derecho a ser madre si así lo quiere pese a las circunstancias adversas y NO se conforma porque su bebé estará mejor en otras manos.
Estos son ejemplos de mujeres víctimas de un engaño cruel y doloroso por parte de aquellos en los que confiaron a la hora de dar a luz; una macabra red de ginecólogos, matronas, enfermeras y monjas quienes por dinero arrebataron vidas, sin importar el dolor que grabaron a fuego en las carnes de esas mujeres que perdieron a sus bebés. No entiendo cómo han podido vivir durante tantos años, porque hablamos de casos acontecidos desde los años 50, con la conciencia tranquila, no entiendo como han podido conciliar el sueño cada noche.
Me pregunto cómo pueden haber vivido esos padres que compraron un niño robado a  una madre; puedo entender la deseseperación de querer tener un hijo y no lograrlo, y por desgracia en aquella época la reproducción asistida no resultaba como ahora, pero eso no justifica de ninguna manera este tipo de actos, porque si te duele no ser madre más debe doler ser madre y que te quiten a tu bebé. No lo entiendo, pese a que muchos padres habrán “adoptado” sin el conocimiento real de la situación, es decir, sin saber cómo esos bebés llegaban a sus brazos, pero la gran mayoría sabían a quien acudir para adoptar un bebé y que el proceso fuera rápido. Y seguramente la vida les de la espalda cuando sus hijos conozcan su verdadero origen.
Cada vez que escucho una historia así no puedo evitar ponerme en la piel de esa madre, porque yo también lo soy, y solo de imaginarme que se lleven a mi bebé tras darlo a luz se me abren las carnes de dolor. Años de mentiras, años de búsquedas infructuosas, años de desesperanza por el hijo perdido o esperanza por encontrarlo, parece que ahora, aunque no tenga solución, por lo menos se hará justicia con toda esa gente que un día se apropió de vidas ajenas.
Y el mismo sentimiento tengo hacia todas esas madres a las que han arrebatado a sus hijos y no saben dónde están. A la madre de Marta del Castillo, que llora la muerte de su hija pero no ha podido despedirla porque no saben donde está su cuerpo; la madre de Jeremi Vargas, 5 años desaparecido sin saber qué ha sido de él; la madre de Ruth y José, que pasan los días y sigue sin saber dónde están sus hijos y qué es de ellos. No entiendo cómo puede haber tanta mente enfermiza que se atreva a llevarse a los niños, porque no es solo que los padres sufran por sus hijos perdidos, es que los hijos necesitan a sus padres, me imagino una y otra vez a los pequeños Ruth y José preguntando dónde está su mamá y por qué no pueden ir con ella, me imagino si se ponen enfermos, si tienen fiebre, si no pueden dormir o sufren una pesadilla, esos momentos en los que no hay nada como los brazos de mamá, y se los están negando. Es el acto de mayor crueldad que puedo imaginar.
No se cuándo se pondrá fin a todo esto, si algún día sabremos dónde están todos esos bebés robados, dónde está el cuerpo de Marta, qué ha pasado con Jeremi, si Ruth y José volverán a ver a su madres; espero que sí y pido a diario que así sea, pero sobre todo que los culpables no salgan indemnes y paguen por cada día de sufrimiento que han infringido a tantas madres y padres.

8 thoughts on “Niños robados, tumbas vacías. Niños desaparecidos, corazones vacíos.

  1. Annie74

    Comparto totalmente tus reflexiones.
    estas semanas de atras que he estado en casa he podido ver mas la tv, y me pongo mala de ver estas noticias. Ojala encuentren a todos los niños desaparecidos. Parece una trama de una pelicula… pero desgraciadamente es asi.
    Besos.

    Responder

  2. jenny

    Pues si,no se como han podido hacer todo eso,a mi me toca de cerca,porque nuestra cartera que es amiga nuestra,esta en proceso con ADN y todo eso porque piensa que le robaron su primer hijo,cuando nacio le dijeron que nacio muerto y no le dejaron verlo,y ahora creen haber encontrado a su hijo y tiene que ir alla,pero ella no es capaz y fue uno de sus hijos,porque el que puede ser su hijo por lo visto no sabe nada,ella esta uff dice que si pilla a esos padres que pagaron por un hijo que fue robado a otra madre los mata vamos…lo que ella paso pensando que estaba muerto y ahora..dice que preferia seguir creyendo que estaba muerto,porque ahora es remover aquel dolor y sobre todo que su hijo quizas no quiera saber de ella..ya ves,es una locura todo eso que hicieron.

    Besotes

    Responder

  3. Carol

    Tiene que ser durísimo que se lleven a tu hijo y no sepas que a sido de él o que te hagan creer que ha muerto en el parto aunque en el fondo tu no lo creas.
    Esas personas no tienen corazón, y lo mismo opino de un "padre" que "compra" un hijo de esa forma.
    Un abrazo

    Responder

  4. Anónimo

    Muchos de los padres que "compraban" pensaban que pagaban los gastos de la clínica y que el niño era dado en adopción porque la madre no lo quería. Ellos también fueron engañados.

    Hay que castigar a esas personas religiosos, comadrones, etc que se creían con derecho de poner o quitar las vidas de esos niños. Me da igual que ahora sean viejos o estén enfermos, o que haga mas de 30 años que pasó….. A LA CÁRCEL HASTA EL ULTIMO DIA DE SUS VIDAS¡¡¡¡¡¡

    LOURDES-CASTELLON

    Responder

  5. Raquel

    Coincido contigo y también con Lourdes, es probable que muchas madres adoptivas, no supeieran que a esos niños realmente los robaban. No tiene nombre la gente que sin piedad y sin escrúpulos arrebata niños… Yo también pido cárcel para ellos.

    Responder

  6. Sofia

    se saltan las lágrimas sólo con leerte, así que no quiero ni pensar en por lo que estarán pasando esas familias….

    no debería pasar jamás esto.

    Responder

  7. Jeza Bel

    Tiene que ser durísimo pasar ese trance…desde luego, como tú dices, siendo madre, ves estas noticias con otros ojos!!!

    Yo también soy de la opinión de que esa gente debe pagar por tanto dolor gratuito, panda de cabronazos!!!

    Besotes

    Responder

  8. María Berrozpe

    Mi visión de todo esto la escribí hace ya varios meses y con el tiempo no he hecho sino reafirmarme en mis apreciaciones iniciales. Si os interesa la podéis leer aquí:

    http://reeducandoamama.blogspot.com/2011/01/historias-montadas.html

    Se está montando una gran historia donde hechos probados y hechos no probados se mezclan sin ton ni son a la vez que la ficción se publica disfrazada de verdad. Lo que están haciendo unos cuantos utilizando el dolor y la esperanza de tantas familias no tiene perdón de Dios. Mi esperanza es que el tiempo pondrá a cada uno en su sitio……….

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *