¡Han venido los REYES MAGOS!

Qué momentos más mágicos, sin duda el 5 y 6 de enero son los días más especiales del año, pues no hay nada comparado con la cara de ilusión de los niños.
Photobucket
La tarde del día 5 comenzó muy tempranito, pues a eso de las 15.15 horas ya se escuchaban en mi casa los tambores del cortejo real. La cabalgata parte de mi barrio así que mientras yo acababa de arreglarme con Antía, Papá e Iván bajaron para ver la salida y ser  los primeros en saludar a Sus Majestades; estaba todo el barrio en la calle, hacía una temperatura envidiable -23º nada menos- y los niños estaban ansiosos por que comenzara la fiesta, aunque Iván fue algo más protagonista porque fue entrevistado por un equipo de la televisión local, contestando a las preguntas que le hacían con todo su desparpajo aunque su mayor interés estaba en saludar a Sus Majestades y coger los primeros caramelos.
La siguiente parada era en casa de unos amigos donde nos reuníamos toda la pandilla de papis y mamis, el objetivo era ir a la cabalgata todos juntos y ver qué nos dejaban los Reyes en la casa mientras tanto. Por allí la cabalgata pasó rápido pero hicimos acopio de un buen puñado de caramelos, e Iván disfrutó de lo lindo con sus amiguitas (de momento salvo él y un bebote de 3 meses, todas son niñas). Yo iba con Antía en el fular, como no, ¿A quién le apetece andar con un carrito de bebé entre la multitud?, con cuidado de que los caramelos no le hicieran daño, y mi niña estaba encantada con los ojos abiertos como platos, señalándolo todo, soprendida, y con una sonrisa de oreja a oreja, «Ohhhhh, Ohhhhhh». No le asustaba la música ni el golpe de los tambores, el tremendo jaleo la animaba y no paraba de mirar a todos lados, no sabía qué estaba pasando pero no quería perdérselo.
Tras pasar la cabalgata subimos a merendar y, mientras los Reyes Magos tiraban caramelos, los Pajes Reales habían dejado allí muchos regalitos, nos fuimos bien cargados a casa. A Iván le trajeron un coche teledirigido, la furgoneta de Jungla sobre Ruedas, una pizarra magnética de Cars, un mapa interactivo de Cars y un juego educativo con bolígrafo interactivo de Pocoyó; Antía también fue muy afortunada, pues le dejaron su primer bebé muñeca, un mordedor, un broche para el chupete que es una mariposa con sonidos, una ranita con sonidos y luces, un peluche con su mantita y un conjuntito de falda y jersey de Benetton. Mamá y Papá también nos fuimos con nuestro detallito del amigo invisible, un juego de ajedrez, damas y estrella china para Papa y una chaqueta de lana para mí. Y como no, merendamos el primer trozo de roscón de Reyes, en compañía de los amigos y con las primeras risas y las correspondientes peleas por los juguetes de los niños. ¿Por qué será que por mucho que los Reyes atinen con el regalo deseado, los niños siempre quieren lo que tienen los demás?.
Siguiente parada, de nuevo la cabalgata, en otro punto de la ciudad y en compañía de los abuelos maternos. Veníamos de ver la cabalgata en plena tarde, con el sol luciendo y una temperatura envidiable, y ya había anochecido y en ese lugar hacía más frío y mucho viento, pero todo fuera por ver de nuevo la fiesta con los abuelitos. Iván quiere con locura con su abuela y no se separaba de ella, y de nuevo saludó con muchísima ilusión a cada uno de los personajes que pasaban y pedía caramelos a los Pajes y a los Reyes Magos, «¡¡¡eh, aquí, aquí!!!!».
Al ser una zona más concurrida y tradicional había muchísima más gente en la calle, el cortejo real pasó más despacio y pudimos disfrutarla más (aunque he de decir que debemos tener una de las cabalgatas más feas y cutres de toda España, menos mal que los niños se conforman con poco…). Pocoyó, Bob Esponja, Dora, Los Pitufos, los personajes favoritos de nuestros peques pasaban saludando y tirando confetti.
Y ya la última parada del día, en casa de la Tita, para cenar y esperar a ver si allí los Reyes dejaban algo más. La noche del día 5 es tradición celebrarla en la familia de Papá, pues la Abuelita Trini que ya no está cumplía años el día 4, el Tito hermano mayor de Papá cumple años el día 5 y siempre lo han celebrado cenando por todo lo alto y recibiendo los regalos esa misma noche. Los niños están muy nerviosos y apenas quieren permanecer sentados sabiendo lo que les espera, así que lo de cenar tranquilos es algo que en rara ocasión se produce, pero ¿cómo estar tranquilo sabiendo que en cualquier momento, sin darnos cuenta, los Reyes Magos nos habrán dejado sus regalitos?.
Iván estaba ya muy cansado, no había dormido siesta y se suele poner muy pesado con el sueño, así que estaba revolucionado hasta que me senté con él en el sofá y se quedó dormido. Pero tardamos poco en despertarlo, aún estábamos masticando la carne cuando un sonido nos alertó de algo… venía del sótano… ¿Qué será? Los niños bajaron corriendo y ¡SIIIIIIIIIII, habían llegado los Reyes!. Este año Sus Majestades debían tener más tarea de la cuenta y no pudieron venir personalmente, pero eso no importó porque los niños estaban encantados rompiendo papel de regalo y deshaciendo paquetes. Este año pensamos que quizás era buena idea que no hubiera Rey Mago porque llevamos muchos años haciéndolo de esta manera y la costumbre hace que se pierda el factor sorpresa, así que descansamos para que el próximo año se sorprendan de nuevo.
Nos fuimos a casa bien cargaditos, Iván fue muy afortunado y le trajeron la pista de Hockey de Cars, la granja de Lego, un conjunto de vehículos de salvamento y su tan ansiado Woody, que esperaba desde la llegada de su hermanita; Antía no fue para menos y a ella le trajeron  una Pitufina, un muñeco Albert con su mochilita, un juguete blandito para la trona y dinerito para comprar un parque de juegos, cosa que despacharemos en breve. Papá y yo también tuvimos nuestro regalito, dos juegos de la Xbox para él y un juego de delantal y guante de horno del Monstruo de las galletas y un libro de recetas de chocolate para mí. El maletero del coche iba cargado hasta arriba, no teníamos manos suficientes para llevar tanta bolsa, y me temía que el trastero que tanto pedí a los Reyes este año tampoco iba a ser.
Cuando llegamos a casa Iván estaba muy emocionado, quería jugar con todo y a pesar del sueño no se quería ir a domir, pero tras dejar un vaso de agua y galletitas a los Reyes me metí con el en la cama y se durmió en el acto, momento que aprovechamos para dejarlo todo «preparado», pues aún faltaba que Sus Majestades pararan en nuestra casa durante la noche.
Photobucket
Nos fuimos a dormir y no tuvimos prisa por levantarnos, Iván no se despertó hasta las 10 de la mañana y otra vez había allí un montón de regalos por abrir, aunque le costó quitarse las legañas de los ojos y espabilarse un poco. Los regalos no estaban envueltos (salvo uno) así que directamente abrió las cajas, queriendo probarlo todo, y queriendo además coger y jugar con todo lo que le habían traído el día anterior, que también estaba tras el árbol.
Photobucket
Photobucket
Los Reyes fueron generosos y le trajeron un juego de escritura interactiva, un mapa mundi interactivo, una cámara de fotos de Toy Story, un par de libros de colorear de Van Gogh y Gaudí y una colcha para la cama de Cars. Sí, este ha sido el año de Cars, me temo que ya se cómo tendremos que decorar la habitación dentro de poco… 
Antía tardó algo más en despertarse y cuando lo hizo la senté en mi regazo e Iván ayudó a abrir sus regalos, que sí estaban envueltos, y se encontró con un gusanito con sonidos, unas llaves para morder y una muñeca que da besos, y como está tan espabilada no tardó en querer coger, tocar, morder y probar todos sus regalitos. Pasamos una mañana muy entretenida abriendo cajas, quitando bridas y enganches, desatornillando compartimentos de pilas, plegando cartones, montando juguetes, y todo ello con Mary Poppins en la tele de fondo. Una mañana de Reyes PERFECTA.
Photobucket
Al ratito llegó el padrino de Iván con otro regalito, esta vez una fábrica de plastilina que a Iván le encantó, y aún nos queda un regalito por recoger, el de la madrina. Por suerte este año todos los juguetes son apañados en lo que al concepto espacio se refieren, pues son juguetes poco voluminosos y fáciles de guardar, algo que agradezco pues la capacidad de almacenaje de nuestra casa es limitada. Juguetes variados, prácticos, entretenidos, un poco de ocio y diversión y a la vez un poco de educación y aprendizaje, ha estado muy repartido y creemos que ambos los van a disfrutar mucho.
Luego nos fuimos a comer con los amigos y a jugar un ratito al parque, aprovechando el espléndido día de Reyes que hizo; acabamos derrotados después de dos días tan intensos y con tantas emociones, Iván se durmió apoyado en mí mientras jugaba sentado en el sofá, el cansancio le pudo y durmió del tirón hasta esta mañana, seguro que soñando con sus nuevos juguetes.
Papá y yo nos esperaremos, ya que le hemos pedido a los Reyes una tele nueva que la que tenemos está ya viejecita y fallando mucho, aunque va a ser un regalo para toda la familia. Cada año que pasa son menos los regalos personales que recibimos, pero a mí me hace tanta ilusión esperar y abrir los regalos de mis hijos que me da igual lo que me traigan a mí, no hay nada mejor que ver a mis hijos embargados por la emoción, felices entre tanto regalo.
Photobucket
Este ha sido un gran año de Reyes, el primero con mis dos peques, y presiento que conforme pasen los años, Antía crezca y los dos sean niños, disfrutaremos aún más de todo esto y serán, sin duda, de los momentos más especiales de nuestras vidas.

6 thoughts on “¡Han venido los REYES MAGOS!

  1. Sesi

    Definitivamente, la Navidad es de los niños. 🙂 Es tan mágico sentir con ellos esa ilusión. Te hace volver a tu infancia. Te sientes niña de nuevo. Es maravilloso 🙂
    Se nota que tus peques han sido buenos (Aunque Iván haga alguna de las suyas de vez en cuando… jajaja). Han sido muy generosos con ellos!

    Por cierto, un poco de piropazos jajajaja Iván esta mayorcisimo! Le veo muy cambiado y cada día mas guapos. Se parece muchisimo a ti.
    Y Antía… Sus ojazos me tienen maravillada. Es una preciosidad de niña

    Responder

  2. Jeza Bel

    Madre mía, pero qué de regalosssssssss!!!!…..Iván tuvo que flipar!!!!

    Tu delantal y guante de coco es genial, me encanta!!!!!

    Pues sí, cada año que pase, disfrutarás más con tus peques!!!!

    Un besazo

    Responder

  3. Princesa Fol

    Que gran día y cuantos regalos habéis tenido! Me gustan tus regalos! ;D Besos

    Responder

  4. Annie74

    Madre mia¡¡ que de regalos¡¡
    Se nota que tienes dos soles de niños.. y los reyes lo saben¡
    Debes tener una casa enorme jajaja.
    besos¡

    Responder

  5. Marta

    Estoy de acuerdo contigo el mejor regalo de Reyes es ver la cara de ilusión y de emoción de mi hija al ver a los pajes y a los Reyes en la cabalgata y al día siguiente abrir sus regalitos.
    Besos!

    Responder

  6. Judit

    QUE SUERTE!!
    MENUDOS REGALOSSS =)
    MONISIMO TU MANDIL ¡¡ME PIDO UNOS IGUAL!
    BESOTES

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.