6 meses de lactancia con mi Pequeña Princesa

Llevamos ya 6 meses de lactancia exclusiva con mi bebé pequeña. Estos primeros seis meses de vida de mi niña están dando para mucho: revivir la experiencia de la maternidad, volver a descubrir el mundo a través de sus ojos. Y, sobre todo, disfrutar de nuevo del placer de amamantarla.
 
Mucho han cambiado las cosas desde que mi pequeña nació. Ya no es una pequeña indefensa cuya madre se afana en amamantar con esmero. Bueno, su mamá sigue amamantándola con esmero, como no, pero ella ya no abre la boca esperando a que el pezón se acerque. Ella “ya sabe” y tiene toda la habilidad del mundo para agarrar la teta cual bocata de jamón y engancharse a ella.
La teta es suya y sabe cómo manejarla. 
 
No puedo negar que darle el pecho a mis hijos ha sido la mejor experiencia de mi maternidad. Es algo que disfruto con sumo placer, me encanta ese ratito que tenemos solo para nosotros y la complicidad que se genera.
No me imagino mi maternidad sin la lactancia, no me veo sin alguno de mis peques enganchado a mí. Me encanta ver la pasión que en mi hija despierta el ver que me desabotono la camisa o me subo la camiseta. Como si de un pedazo de deliciosa tarta se tratara, ver cómo ansía el momento de su teta, cómo mama dando tragos como si hubiera caminado largas horas a través del desierto, y ver la leche caer por la comisura de sus labios.
Su mirada cuando se encuentra con la mía, nuestros juegos de manos, su cara de satisfacción cuando ya se ha saciado, son momentos que para mí no tienen precio y que sin duda serán los mejores recuerdos de esta etapa. 
 
Mucha gente se sigue sorprendiendo de que llegados a los 6 meses de lactancia, decida continuar con ella.. Comentarios del tipo “¿pero aún le das el pecho?”, “¡pero si eso ya no alimenta!”, son parte de mi día a día, aunque debo decir que a estas alturas me traen sin cuidado -realmente nunca me han importado-.
Hay otros comentarios que no dejan de sorprenderme, como ese de que tiene que ser un coñazo andar todo el día con la teta liada o tener que darle de comer en la calle. Y me hacen mucha gracia porque lo que para mí es un coñazo es tener que andar pendiente de termos de agua caliente, dosificadores de leche y demás para alimentar a un bebé fuera de casa.
¿Cómo va a ser una lata llevar el alimento de mi hija siempre conmigo, sin necesidad de cargar con trastos?. Puedo salir a la calle con la total tranquilidad de saber que siempre que mi hija quiera comer voy a tener alimento disponible. Da igual la hora o el lugar, siempre voy a poder alimentarla.
Lo mismo que darle el pecho durante la noche, “es que te puedes turnar con su padre” podría ser una manera de verlo. Pero para mí sigue siendo muchísimo más práctico darle el pecho cuando lo pide, que no son más de 5 minutos lo que tarda en mamar y volver a dormirse, casi sin hacer ruido, que levantarme a preparar un biberón y tener que esperar a que se lo tome y demás rutinas de un biberón.
Tras mi experiencia con dos hijos todavía no acabo de encontrarle las ventajas al biberón. 
 
A pesar de haber cumplido los 6 meses de lactancia materna exclusiva de rigor, seguimos lactando a placer, sin límites, sin metas, disfrutando de cada momento sin pensar que algún día se acabará. Aunque ya vamos probando alimentación complementaria no tengo ninguna prisa, vamos poco a poco porque se que lo principal es lo que yo le ofrezco.
Así que se toma su papilla de cereales todas las mañanas, poco a poco le doy a probar fruta, y las verduras ya vendrán, a lo mejor la próxima semana, o la siguiente, ya veremos.
Mi niña está sana como una manzana -en 6 meses solo ha ido al pediatra a los controles del niño sano-, hiperactiva, espabilada, feliz, y eso es lo realmente importante. Yo no me acuerdo de la báscula, me da igual el peso en gramos porque yo miro a mi niña y la veo estupenda. No puedo estar más tranquila.
 
No se lo que durará nuestra lactancia, como digo no me pongo metas y seguiremos disfrutando mientras las dos queramos, pero se que a día de hoy me siento plena y feliz de poder darle a mi hija lo mejor de mí.

15 thoughts on “6 meses de lactancia con mi Pequeña Princesa

  1. Eviki

    me alegro mucho que tengas éxito en la lactancia materna, es algo que envidio de forma sana pues yo no pude,la niña está estupenda y los comentarios suelen venir de gente que no tiene ni idea de lo que está diciendo. besitos¡¡

    Responder

  2. Jeza Bel

    Qué bonito!!!…cuánto me alegro que sigáis disfrutando de ese momento tan especial, lo que te diga la gente, pues eso, por un oído te entra y por el otro te sale!!!!

    Un besazo

    Responder

  3. Carol

    Qué bonito! Me encanta oir estas historias de lactancias felices y disfrutadas, que de eso se trata.
    Espero que lo disfrutéis por mucho tiempo, sin fecha de caducidad, como digo yo siempre.
    Un abrazo

    Responder

  4. Anónimo

    me gusta mucho como escribes nereida:D
    la verdad, yo si le encuentro la ventaja al bibieron, tengo un bebe de mes y medio, y la verdad, que igual que a su hermana mayor, los dos han tomado biberon, y no m arrepiento, es mas, por la noch el que se levanta es su padre, pero me alegro mucho que tu hayas decicido darle el pecho!!
    un besaz
    nuria

    Responder

  5. Princesa Fol

    Me alegro que disfrutes tanto de esta etapa, que dure mucho!

    Responder

  6. Raquel

    Qué envidia!!… yo estoy amamantando a mi peque que ahora tiene dos meses y medio, pero me está resultando algo difícil, obstrucciones, dolor, mucho dolor, grietas, pelones… y aquí sigo, tratando de que esto funcione…
    Ya he estado con médico y matrona, la postura es la correcta, no tengo infecciones, ni hongos… pero en serio que me está costando…
    Me encanta que puedas disfrutar tanto de Antía, que hayas podido disfrutar así también de Iván… que Antía gane peso y esté fantástica… yo creo que Rocío también está estupenda… es más, ya empieza a dormir casi toda la noche y a las seis de la mañana no me da tanta pereza ponerla al pecho…
    Es verdad que estos momentos son especiales y únicos, o al menos sólo de una… ojalá yo los pudiera disfrutar como los estás disfrutando tú.
    Ojalá puedas seguir amamantando mucho más…
    Besos.

    Responder

  7. Carmen

    Oh! Pero seis meses no es lo que se le da el pecho a un niño de media?? entonces a que viene que te pregunten si aún le das el pecho??!! En fin..

    Responder

  8. Uriel, Celeste y Jose Angel

    que lindo, yo no he dado pecho x un problema de salud… asi que esa experiencia la tengo inconclusa, pero el biberon para mi fue una experiencia muy linda, ya que cualquiera se lo podia dar en mi lugar y aprendi a interpretar cuando mi nene iba a tener hambre, jaja tiene su conexion igual, claro depende la madre.

    Responder

  9. Sesi

    Es tan bello lo que cuentas…. Me habría gustado vivirlo.
    Yo personalmente, tuve una experiencia muy mala al intentar amamantar a mi hijo, sin conseguirlo… La presión, la inexperiencia, los nervios pudieron conmigo… Y la tremenda impotencia de verle llorar hasta ponerse moradito porque no conseguía engancharse…. Lo pasé tan mal, que cogí una trauma que aún me dura…. a día de hoy no quiero ni pensar en volver a intentarlo. Y eso es muy triste….

    Espero poder superar esto de aquí a que tengo mi próximo hijo, y al menos volver a intentarlo. Por mi, que no quede.

    Los comentarios de la gente… que te voy a decir que tu no sepas ya de sobra… ¡Pasando!

    Responder

  10. Yo y mis mini yos

    enhorabuena! buff, ya veras que dificil va a ser dejarlo, yo lo deje un poco antes de los seis meses y lo pasé fatal!! jejeje Alucino un poco con la incultura de la gente de verdad, que estamos en el 2012 por favor!!

    Responder

  11. Maria

    Feliz por esos 6 meses maravillosos de lactancia, que bonito. Nosotros llevamos 17 y lo que nos queda porque por ahora estamos las dos encantadas. Yo paso de los comentarios, estoy encantada con nuestra lactancia y aquien no le guste que no mire… Un besazo fuerte

    Responder

  12. Annie74

    Me alegro mucho¡
    Ya sabes que yo soy de LM prolongada.. asi que eso de no alimenta y todavia sigues.. me lo conozco al dedillo jeje.
    besos.

    Responder

  13. Anónimo

    Una buena lactancia es una experiencia única. Yo sólo le encuentro ventajas.
    Qué casualidad, mi hija también tuvo unos pendientes en forma de mariquitas, lástima que perdió uno.

    Responder

  14. Silvia

    Hola!
    Me encanta tu blog! Es curioso lo de los comentarios de la gente, aqui donde vivo ahora (Australia) las mamas dan el pecho durante 1 año si pueden y nadie se extraña. La baja d maternidad es muy larga asi que se lo pueden permitir…

    Responder

  15. Paris

    Tienes razón, el día que yo dejé de dar el pecho a mi princesita fiera y tuve queliarme con bieberones a las tantas de la madrugada o salir con termos y dosificadores…de repente eché mucho más de menos mi momento teta…
    Yo lo dejé pr ella, me pareció con 5 meses que ya no quería más…pasaron a ser vcada vez menos tomas…y al final, decidí quitarla, luego me arrepentí, ahora no lo hubiera hecho.
    Un besazo y felicidades por tu lactancia;)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *