Mi niño no me come


Conforme iba escribiendo el título he recordado que me convendría leerme de nuevo este libro de Carlos González. Porque de verdad pensaba que jamás tendría que decir tan repetida frase, con lo buen comedor que ha sido siempre Iván, pero este verano ha sido chocante en muchos aspectos, incluyendo el de la comida.
A ver, que Iván come, no es que esté inapetente total, pero nada que ver con lo que hasta ahora era normal, ya que antes suplicaba comer y le daba igual lo que hubiera en la cuchara-tenedor-plato que todo entraba; ahora come por obligación, con las tonterías de “esto no me gusta” y son cada vez más habituales las veces que escucho “Mamá, no tengo hambre. Y esto no me preocuparía si no fuera porque está delgado como una raspa de pescado. 
Así que hoy hemos ido al pediatra, hace días pedí cita para hacerle una revisión de los 3 años, y qué mejor que aprovechar la visita. La ITV estupenda, Iván ha entrado en la consulta como Pedro por su casa y le ha soltado su retahíla al pediatra (“me llamo Iván, ¿sabes como se escribe? se escribe I-V-A-N -imagináoslo deletreando-,¡IVÁN!” y otras lindezas), peso 12,200kg, altura 95cm, y exploración completa normal. En peso y altura está dentro de los percentiles para su edad, en peso está bajito pero no se sale de los percentiles, y en altura está en la media. Bajito y delgadito, como su madre, si es que no puedo pedir más, pero ¿cómo no preocuparme cuando de comer como una lima sorda ha pasado a no querer comer?
El pediatra me ha dicho, como me esperaba, que son rachas que pasan por la edad, acentuada por la llegada de la hermanita, y de esto debe saber algo por pediatra y por padre, que casualmente tiene una hija de la edad de Iván y otra dos meses mayor que Antía, vamos a la par. Que seguramente lo haga para llamar la atención, pero como ya es delgado comiendo como una lima ahora al comer menos engordará menos, así que nos ha dado un jarabe para estimular el apetito y unas vitaminas. 
Todavía estoy pensando si se las voy a dar, me planteo esperar a ver cómo se desarrollan los acontencimientos de entrada al cole y normalización de la hermanita en casa. En el cole irá al comedor escolar, a lo mejor al volver a la rutina y estar más entretenido, además de comer con otros niños hace que  vuelva a ser el de siempre… o no. El caso es que estoy tranquila al ver que el pediatra no le ha dado la mínima importancia y que puede ser obsesión maternal, así que creo que vamos a darnos este mes de plazo a ver qué tal reacciona.
Mi preocupación viene porque no quiero pasar por lo mismo que sufrimos con mi hermano, y de seguir así me lo veo venir. Mi hermano dejó de comer, literalmente, fue comiendo cada vez menos hasta que solo se tomaba la leche con Nesquik y galletas de por las mañanas y algún yogur a lo largo del día; iba a buscarlo al colegio y nada más salir lo primero que me decía era “no me digas nada, que no voy a comer”, era desesperante, ver pasar los días y que el niño no quería comer, mi madre todo el día con los nervios de punta, mi hermano acabó siendo un fideín ojeroso y malhumorado hasta que con 10 años empezó a remontar. Ahora tiene casi 18 años y come solo las tres cosas que le gustan, pero ya es mayor y él sabrá lo que se hace, pero tener un niño que no come desde los 4-5 años os aseguro que es desesperante. 
Claro que Iván y él tienen poco que ver, mi hermano fue Baby-Nutribén, según mi madre “el niño comía de todo”, de todo sí, pasado por la batidora hasta cerca de los 4 años, y cuando llegó el momento de comer sólido dijo que para el vecino. Jamás ha querido fruta, verdura, pescado ni legumbres, así que imaginaos lo limitado que era su menú. Y yo no quiero que Iván siga el mismo camino, me niego a dejar pasar la mano de esa manera cuando es un niño que ha aprendido y le ha gustado comer de todo.
Le comentaba esto a mi madre el otro día y me decía que todos los niños pasan por esto, como echándome en cara sin decirlo que lo de mi hermano era totalmente normal y que ahora me toca a mí sufrirlo, y me dijo que no era motivo para llevarlo al pediatra. Así que yo le dije que para mí sí que lo era, que es el pediatra el que me tiene que decir que esto no es un  problema y que Iván está perfectamente, que lo que yo no voy a hacer es confiarme e ir dejándolo hasta que un día no quiera comer o solo quiera comer las cuatro tonterías que le gustan. Soy su madre, me tengo que preocupar de tales cosas y mi responsabilidad como madre es asegurarme que es todo normal, si no lo hiciera y en un futuro surgieran problemas no me lo perdonaría en la vida.
Así que este es el plan, vamos a darnos unas semanas de plazo y si vemos que Iván no espabila probaremos con lo que nos ha recetado el pediatra. A ver si coge un poco de chicha porque menudo problema tengo con la ropa, que de arriba la talla 3 años le va bien (bueno, le tengo que doblar la manga de los jerseys-camisas-polos), pero los pantalones de 3 años no le ajustan ni poniéndole las gomillas en el último agujero, le sobra pantalón por todos lados, y los de dos años le quedan bien, algo anchos pero bien ajustándoselos, pero de pernil le quedan para ir a coger coquinas a Punta Umbría. 
Que no todo es un camino de rosas… y ¡qué paciencia hay que tener!

12 thoughts on “Mi niño no me come

  1. London

    Bien que has echo, ante la duda ir al pediatra siempre. Los niños pasan rachas, unas veces comen mas que otras…. yo misma en verano como mucho menos que en invierno! el calor me tiene desganada.

    Mi hija mayor es muy muy muy mala comedora, pero desde siempre. Con constancia he conseguido que aun siendo mala comedora me come igual un potaje, un pescado que una tortilla…. come mal pero come de todo, algo es algo. Y si está pequeña con cinco años que va a cumplir aun no supera el metro y pesa sobre los 14-kilos… pero que le vamos a hacer! su madre es pequeñita también.

    Besitos!

    Responder

  2. M@rt@

    creo que tienen razon todos los niños pasan por esomyo lo pase con David y fue con esas edad a los pocos meses cambio por completo,se lo que se pasa cuando un hijo no come,no te lo puedes quitar de la cabeza en todo el dia y las horas de las comidas aun peor.

    Oye que yo veo a Ivan muy bien mirando la cartilla de David el media 94 y 12 kilos con 3 años y tu lo has visto ahora esta delgado pero no tanto y mucho mas alto el cambio de los 3 a los 4 lo notamos muchisimo en todo

    Responder

  3. Anuda

    Jolín, vaya tela lo de tu hermano! No me extraña que tengas miedo de que le pase lo mismo a Iván. De todos modos, igual en el comedor del colegio se le quita eso de querer llamar la atención y, al estar con sus amiguitos, se le acaba pasando el tema.

    Ya nos irás contando!!!

    Responder

  4. Maria

    Amor yo antes de darle el estimulante de apetito me leería el libro de Carlos González, te va a ayudarr muchisimo y vas a ver como te sientes mas tanquila. Yo me lo leí y me esta ayudando mucho. Un besazo fuerte!

    Responder

  5. mama de parrulin

    Yo me he comprado el libro, aunque confieso no haberlo leido, mi niño no come, pasa de todo, todo dice que no le gusta salvo la sopa de fideos y la carne "sin nada", y como de chuletones y sopita no creo que se viva, estoy un poco preocupada. Si le pones otra cosa no quiere cenar, se zampa tres biberones seguidos y listo! La diferencia es que pesa 20kg! Con la edad del tuyo, es que tanta leche no es bueno…
    A ver si lo arreglamos, nena, cuentame tus avances.

    Responder

  6. Nereida

    LONDON pormucho que digan que mal de muchos es consuelo de tontos, en el fondo me tranquiliza saber que no soy una histérica ni la única que pasa por algo así, gracias guapa!

    M@RT@ se que estas rachas son normales, pero me da miedo confiarme y luego tener que lamentarme, así que prefiero pecar de prevenida por si acaso…

    ANUDA, yo creo que el comedor le va a venir genial, porque este niño hace cosas por omitación que en casa se niega, como tomarse un zumo. Por lo menos me quedaré tranquila en ese aspecto…

    MARIA si ya me he leído el libro dos veces, ahora voy por la tercera, pero claro cuando ves que un niño que comía de todo deja de comer y además no pone peso, de verdad que te preocupas. Pero bueno, me tranquiliza que el pediatra no le haya dado mayor importancia.

    MAMÁ DE PARRULÍN, 20kg madre mía! hija, no se qué decirte, porque al menos seguro que le encuentras ropa de su talla, aunque tengas que remangarle los pantalones jajaja es que el mío o va sobrado de culo, o justito de tobillos, un cuadro vamos! Tú lo vas a meter en el comedor escolar? a lo mejor eso le ayuda a comer mejor…

    Responder

  7. Jeza Bel

    Ohh…vaya, no se qué decirte….es un poco complejo……yo lo único que saqué en conclusión del libro fue que no hay que obligar a los niños a comer (y, con eso me quedo) porque algunas cosas de las que comenta me parecen un poco de chorra.

    Yo esperaría, como tú dices, a que la situación se normalice en el cole, al estar con otros niños, "olvidarse" un poquillo de que ha llegado un nuevo miembro a la familia y volver a su rutina, quizás haga que vuelva a comer normal.
    Si no, pues plantéate dar lo que te ha aconsejado el pediatra….pero sobre todo, ten mucha paciencia…..y no te preocupes….que son rachillas!!!!

    Besoss

    Responder

  8. mama de parrulin

    El caso es que el niño en la guarde come de todo, espero que en el cole de mayores también, ya te contaré, porque se va a quedar si o si, no tenemos más remedio tampoco.
    Al menos me tranquiliza que una vez al día come correctamente. Aunque luego a nosotros nos tome el pelo.
    Y lo bueno que tiene su cole es que a las 10:30 les dan leche con galletas, un desayuno extra. Aunque desayune en casa me parece muy buen hábito, en lugar del típico bollo o bocadillo que no sé si se comería si no estoy delante.

    Responder

  9. Anónimo

    nereida no tienes que preocuparte en absoluto, el mismo te dira tengo hambre, ( te lo digo x mi hijo, que hizo lo mismo, hasta que se aburrio) asi que ni te preocupes

    un bes
    nuria

    Responder

  10. Annie74

    Yo creo que es una rachita, y tambien que quiere reclamar atencion. Es una forma de hacerlo.
    A mi sobrina mayor tambien le paso… le cuesta comer horrores, y el caso es que le gusta, cosas que le encantan te dice que no las quiere y que no le gustan, solo para que estes pendiente de ella. Cuando nacio su hermanita fue duro… ahora parece que mejor.
    besos¡

    Responder

  11. monte

    Yo tambien estoy pasando por lo mismo con mi niño de 2 años, desde hace un tiempo no quiere comer, todo te dice que no le gusta, y no quiere probar cosas nuevas o que el no conoce, espero que se le pase y si no tendre que visitar al pediatra a ver que me dice, la verdad que es algo preocupante, espero que la cosa vaya mejor.

    Responder

  12. porfinyomisma

    Mi mayor no comía nada de nada. Darle de comer cada día era un drama. Y de pronto, empezó a cambiar y ahora come como una lima ¡y de casi todo! (Hay cosas que no le gustan, a ver, como atodo el mundo)
    Yo aprendí que de verdad no hay que obligarlos s acomer. Lo que pasa es que es difícil hacerlo. Porque te preocupa que no esté bien alimentado, que no coja peso..pero es cierto que los niños se autoregulan.
    Yo con los otros dos, los he dejado mucho más a su aire…y me ha ido muchísimo mejor.
    Espero que pronto se le pase.
    Ya nos cuentas, nena.
    Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *