¿Dónde se compra el tiempo?

Y eso que estoy de baja maternal y se supone que tengo todo el tiempo libre del mundo, pero no es así, o por lo menos las horas al día no me dan para hacer todo lo que debo. No quiero ni imaginarme cómo andaré cuando me reincorpore al trabajo dentro de unas semanas…
La verdad es que casi no tengo tiempo ni de ir al baño. Y me diréis entonces cómo es que puedo estar escribiendo esta entrada… Ah, truco truco… Estoy aprovechando que Iván se ha quedado dormido a mi lado y que Antía está tranquila para poder escribir algo, y no os cuento todo lo que tengo por hacer. Hoy tenía una reunión a las 12 de la mañana con la matrona y las compañeras de las clases de educación maternal para conocer a nuestras bebés y contarnos nuestra experiencia; me he levantado a las 9 de la mañana, he desayunado corriendo lo que menos tardaba en preparar (un vaso de leche fría con galletas), le he preparado el colacao a Iván, he preparado y planchado la ropa de los tres, le he dado el pecho a Antía, me visto, la visto a ella y a Iván, ah! y mientras preparo el desayuno dejo hirviendo pasta para preparar una ensalada (que por cierto, casi se evapora porque entre una cosa y otra se me va el santo al cielo…). 
He conseguido salir a las 11 de la mañana de casa y parar en una tienda del barrio a hacer un recado, y luego coger el coche, montar a los dos y coger el camino hacia el centro de salud. Por suerte, como suele ser habitual, encuentro aparcamiento como quien dice en la puerta, cuando me bajo y bajo a los peques son las 11:45, ¡llego a tiempo!, claro, porque me he organizado dos horas antes para hacerlo. Hasta he podido echar la primitiva, a ver si salimos de pobres.
He llegado a casa a las 2 de la tarde, he rematado la ensalada de pasta, a comer Iván y yo solitos, hemos acabado a las 3 y mientras le doy el pecho a Antía Iván se duerme. Paz y tranquilidad por un ratito…
Esta tarde a las 7 tenemos un cumpleaños, y antes tengo que bañar a ambos peques porque esta mañana era de todo imposible, llevamos días de feria en el barrio llegando tarde a casa y hoy no será menos, así que a eso de las 5 de la tarde hay que estar al loro para arreglarlos. ¡Y tengo que envolver el regalo de la cumpleañera!
¡Vaya día1, pues así son la mayoría. Pero, ¿no creéis que me dejo algo? Si, hoy me ha dado tiempo a hacer todo lo que tenía que hacer… menos recoger la casa. Esa es otro, que un día me dejo la espalda en limpiar, recoger, pasar aspiradora y fregona, para que al día siguiente parezca que haya pasado una manana de mamuts por aquí. Así que ya sabeis cómo voy a pasar la mañana del sábado…
Y Antía está aquí, mirándome, haciéndome gracietas, llamándome con sus gorjeos, ya sonríe y mueve sus brazos y piernas que parece que quiera salir corriendo. Ahora que Iván duerme es el momento ideal para aprovechar y achucharla un rato… pero o me echo una siesta o no soy persona, así que me voy a repartir y la acostaré sobre mi pecho, para que al menos tenga un trocito de mí.
He batido el récord escribiendo esta entrada en menos de 10 minutos, y voy a ir cerrando la tapa del portátil porque como me líe el pequeño monstruíto se me despierta y adiós a mi siesta, y creedme que la necesito.
Me da a mi que esta vez lo de conciliar va a ser una utopía…

7 thoughts on “¿Dónde se compra el tiempo?

  1. Gloria

    Yo es que desde el primer día de vida de estas pequeñajas voy así…. si quiero hacer algo en la calle tengo que empezar dos horas antes…. y nadie me asegura que mi pelo sea el politicamente correcto.. o simplemente me pongo lo que tengo más a mano…eso si, mis niñas siempre van perfectas!!
    Yo me río de la palabra conciliación…eso está inventada para no sé quién porque lo que es para las madres trabajadoras… no conozco ninguna que pueda "conciliar".. vamos, ni el sueño…jajaja

    Responder

  2. Yo y mis mini yos

    Qué si mujer! ya veras como al final, sin darte cuenta, te organizas para hacerlo todo!! jejeje Yo cuando nacio pocholo lo llevaba colgadito todo el dia, para poder preparar cosas, fregar… el super feliz (la de veces que se me quedo dormido colgadito) y yo… vale, con la espalda rota! pero que quieres, ya llegaran dias mas tranquilos en los que echaremos de menos este ritmo!!! besotes

    Responder

  3. Maria

    Jajajaj, animo preciosa!! cuando me vea en la misma situación que tu, te pediré consejo!! Muchos besos, a correeeeer!!

    Responder

  4. Ness

    A mi me pasa igual, tardo como dos horas en organizarme y eso que yo no plancho…

    Responder

  5. jenny

    jajajaja madre mia!!y eso que son buenos los niños,si llegan a ser trastes no te quiero contar eh!

    Besotes

    Responder

  6. Annie74

    Jajaja.. es que el tiempo se va que ni te enteras.. y siempre tenemos cosas que hacer… pero ya veras como en nada de tiempo estas superadaptada a ser mama de dos y te organizas fenomenal el tiempo.
    besos¡

    Responder

  7. porfinyomisma

    ya verás cómo te organizas estupendamente..mejor que de baja. Y es que nos movemos mejor bajo presión.
    Un beso guapa. Y no te vayas a deslomar el fin de… tú poco poco, mujer!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *