Cerrando un ciclo: adiós al postparto

El domingo se acabó mi cuarentena, así que aquí se cierra un ciclo que empezó aquel 12 de noviembre del 2010, el día en que el test de embarazo me anunciaba ese bendito positivo.
He tenido un postparto estupendo como ya os contaba en su momento, y este período se ha limitado básicamente a contar los días que faltaban para que pasaran los 40 días de rigor, tras los cuales parece que el cuerpo vuelve a su ser en lo necesario. Ahora me toca recuperar la normalidad de la vida y empezar a cuidarme para que los efectos del parto y el embarazo sean lo más positivos posibles, además de seguir disfrutando de mi Pequeña Princesa, como no.
Lo primero, como no, es ser prevenida e intentar no contribuir al aumento de la natalidad por accidente, así que ya he ido al médico a por mi Cerazet y desde el día 41 postparto forman parte de mi rutina diaria junto al Natalben Lactantes, y es que la normalidad hay que recuperarla en TODOS los aspectos de nuestra vida.
Además toca también tomar un poco de conciencia y hacer lo posible para que este cuerpo de madre que se me ha quedado vuelva a su sitio. Sí, tarea harto difícil, lo se, sobre todo con el apetito voraz de madre lactante que tengo, pero como ya me conozco las consecuencias del exceso de confianza (“cuando das el pecho tienes que comer más”, “las madres que dan el pecho adelgazan antes”, que no digo que sea mentira pero tampoco es cuestión de abusar), me he propuesto ser buena y olvidarme de todo aquello que me comería con placer pero que con menos placer se transforman en lorcitas pa mi body
No voy a hacer dieta, al menos no estricta, sino seguir unas pautas de alimentación sana y equilibrada y dejar de comer los dulces, chocolate y galletas que me dicen a gritos desde la despensa “¡CÓMEME”!; espero así poder controlarme con el peso y no pasarme como después de tener a Iván, que puse casi más kilos que durante el embarazo. Cada día consigo controlar algo más mi apetito y alejarme de la tentación, aunque un cuadradito de chocolate al día cae, para que mentiros… pero al menos voy controlando el peso, ahora solo queda ir bajando poquito a poco hasta llegar a mi peso normal comiendo correctamente y aportando a mi cuerpo y a mi niña todo lo necesario. Si no tendré que volver a la dietista a que me eche una mano, pero prometo poner de mi parte para lograrlo por mí misma.
De hacer ejercicio ni hablo, porque correr es de cobardes y pagar gimnasio para no ir, de gilipollas. Así que me conformaré con los paseos empujando el cochecito de Antía y, como mucho, subir de vez en cuando las escaleras a mi casa, que 9 plantas dan para purgar algunas calorías de más. Afortunadamente el embarazo me ha dejado pocas huellas y no tengo una sola estría, pero el michelín abdominal está ahí y no digo que desaparezca, porque eso es una utopía, pero por lo menos que disminuya en lo posible. Como decían cuando el mundial de fútbol, ¡PODEMOS!, y más me vale, que no está la economía para renovar el armario.
Así que aquí se cierra este ciclo, con la sensación de haber pasado rápido como el viento, afortunadamente sin complicaciones, y con la esperanza de que no sea la última vez, pues me niego a pensar que este ha sido mi último embarazo… algo tan bonito merece la pena ser vivido de nuevo.

6 thoughts on “Cerrando un ciclo: adiós al postparto

  1. Raquel

    La verdad es que es difícil dejar atrás cualquier cosa que suene a maternidad, a mí en los dos embarazos anteriores me dio pena dejar la tripita, el postparto, y el olor a requesón, jajaja!.
    Sabemos que son etapas y que hay que pasarlas, algunas con nuestros más y otras con nuestros menos…
    Yo sé que este será mi último embarazo, es el tercero… creo que ya he cumplido con la madre naturaleza… pero reconozco que ha sido maravilloso poder cumplir con ella.
    Yo también he sido de las afortunadas (de momento) que no ha tenido ni una sola estría, ni tampoco varices o algo así… Ojalá puedas recuperar la figura (o más o menos, que tampoco vamos a pedir el oro y el moro, no??), date un gustito de vez en cuando que también nos lo merecemos, y bueno… ya has pasado una etapa más, y seguro que merece la pena porque tu gordita es preciosa y ya está contigo, son nueve meses en los que sólo deseamos eso, verdad?… disfruta de lo que viene a partir de ahora.
    Besos.

    Responder

  2. jenny

    yo con decirte que a cuenta de una candidiasis no puedo tomar azucar y tengo menos barriga!!Asique sigue asi.

    Besotes

    Responder

  3. London

    Que bueno, lo de correr es de cobardes ya lo sabía yo pero lo de pagar el gimnasio…. aquí una gili que no se ha llegado a apuntar al gim pero si comprarse to´elequipoqueellunesmeapuntoalgimnasiosin falta…. que triste!

    Pues nada, te ha tocado un post parto maravilloso, que gusto!

    Responder

  4. Raquel

    London: yo igualita que tú jamía!!… si hay ser eh???. Jajaja!.
    Yo lo de correr es de cobardes me lo he apuntado…

    Responder

  5. Nereida

    RAQUEL; yo no quiero pensar que haya sido mi último embarazo, de verdad, qué pena me entra solo de pensarlo! y es que para mí todo ha sido muy bonito, a pensar de los inconvenientes…

    JENNY yo tuve candidiasis en el primer trimestre del embarazo a causa del augmentine para la infección de orina, qué mal lo pasé!

    LONDON lo dice una que ha pagado muchas veces gimnasio para ni pisarlo, y como tú dices, con toda la equipación que además no uso porque no soy de ponerme ropa deportiva. Lo dicho, de gili…

    RAQUEL me estoy acordando de un mail que me mandaron años ha sobre la comparación de foxxx y hacer footing que no tiene desperdicio, lástima que lo perdí jajaja

    Responder

  6. Carolina Gayoso Ferreiro

    porque dices que correr es de cobardes? jajajajaja
    yo salgo a correr cada día y me relaja muchiiismo.
    ahora que con lo del gimnasio tienes toda la razon jajajajajajajaja

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *