¿A qué tienes MIEDO?

Ayer empezamos las clases de educación maternal, y esa fue una de las preguntas que nos hizo la matrona. Como presentación nos puso por parejas para que nos contáramos nuestras cosillas del embarazo y así una presentar a la otra… Creo que salvo otra chica y yo, las demás son todas primerizas, y una de las cosas que nos dijo la matrona que preguntáramos a nuestra compañera es a qué tenemos miedo en el embarazo.
Mi compañera, mamá primeriza que espera una niña, me contestó muy rápido, al parto. Mi respuesta fue casi automática, le dije que no temiera al parto, que dure lo que dure o duela lo que duela, el fin es maravilloso y hace que lo olvides todo. Así que papá y yo les contamos nuestra experiencia a ella y su marido para quitarles un poquito el miedo, y sobre todo hacerles ver lo importante que es papá en ese momento, la ayuda fundamental que puede prestar. Pero esto podría ser carne para otra entrada…
Cuando me preguntó qué miedos tenía yo… no supe muy bien que contestar, porque no tengo miedo al parto -la ventaja de la experiencia ayuda- que es la tónica general de todas las mamis primerizas, pero sí que tengo mis temores, los que no tenía en el embarazo de Iván, o por lo menos entonces eran infundados por mi falta de experiencia.
Si me preguntan a qué tengo miedo lo tengo muy claro, a que algo no vaya bien y eso perjudique a mi niña. Y esto es amplio como el ancho mundo… porque en el embarazo de Iván vivía en la burbuja de la ilusión del primer embarazo, la inexperiencia, la falta de contacto con el mundo maternal y muchas realidades que no son tan bonitas. Lo que más feliz me hace es ver crecer a mi hijo, y saber que es un niño sano, normal, me siento afortunada por ello y doy gracias a la vida por ser tan generosa.
Sin embargo, desde que soy madre he entrado en otra dimensión, como nos ha pasado a muchas, o la gran mayoría, por lo que leo en muchos blogs y foros, donde compartimos experiencias y vivencias con otras madres, lo que nos ayuda y orienta en nuestro día a día. Y no todo es color de rosa, ahí es cuando te das cuenta de que eres muy afortunada por haber parido sin complicaciones, que tu hijo nazca sano y sin problemas y que puedas llevar una vida normal.
Hace unos meses conocí a una chica madre una niña de 4 años a la que diagnosticaron una enfermedad rara. Después de un embarazo con reposo pero con mucha ilusión, su niña tuvo problemas desde el momento de nacer, sus primeros 7 meses de vida fueron en un hospital, y hasta casi los 2 años no supieron diagnosticar su enfermedad. Después de eso la niña vive en un continuum de pruebas médicas la mayoría poco agradables, y los padres en un ay constante por el bienestar de su hija. Su madre no se plantea otro hijo no por la enfermedad de su hija en sí, sino porque ésta es genética y hereditaria, y no quiere tener otro hijo que pase el mismo sufrimiento que su niña. 
A medida que me iba contando su historia me iba dando cuenta de lo ciegas que estoy a veces, cuando le doy más importancia de la necesaria a una tos o una fiebre de Iván, y de lo afortunada que soy de que mi hijo solo padezca eso, lo típico de cualquier niño.

Y esta no es la única historia que por desgracia hay cerca, y estas cosas sirven para darnos cuenta de las cosas que son realmente importantes en la vida. Me da igual que me duela la espalda, dormir mal, que me tengan que hacer una cesárea o que tenga el parto de la burra y me rajen hasta donde no deben, lo que de verdad temo es lo que le pueda pasar a mi niña, y eso es lo que me quitará el sueño por el resto de mis días. Porque se es madre siempre, y nunca se deja una de preocupar por los hijos.

Por eso ,cuando me preguntan sobre este tema, aunque parezca tópico, siempre respondo que lo importante es que la niña está bien porque es la verdad, es lo que siento, mi única preocupación. Respiraré tranquila el día que venga al mundo y la tenga en mis brazos, sobre mi pecho, piel con piel, aunque realmente mis preocupaciones empiecen ahí, porque lo fácil es tener a nuestro bebé en la barriga…

7 thoughts on “¿A qué tienes MIEDO?

  1. Mamá (contra) corriente

    Yo tengo muchos miedos, algunos que ya tenía y otros nuevos. Fíjate que yo, por el mal embarazo que tuve, respiré cuando salió fuera porque donde el nene podía estar peor (pensaba yo) era dentro… En fin, a mi es que si me hicieran esa pregunta reventaba la sesión, podía hacer una lista eterna!!!.

    Responder

  2. jenny

    Tienes toda la razon!Yo tambien temo al parto cuando tenga un bebe,pero es verdad que lo mas importante es que venga sano,y ese es otro miedo por el tipo de pastillas que tomo.

    Besotes

    Responder

  3. Maria

    Yo también tengo ese miedo para el siguiente embarazo, que algo no salga bien, que mi bebe pueda sufrir o nacer con alguna enfermedad que no le permita vivir bien. Tus miedos son normales, lo importante es que todo va bien. Muchos besos preciosa

    Responder

  4. Marta

    Hace un tiempo que vengo leyendo tu blog. Yo no soy madre, aunque me gustaría serlo, y el problema es que como tu compañera de clases preparto, tengo panico escenico al momento del parto. La verdad es que leerte me enseña un montón de cosas, y hoy hasta conseguiste tranquilizarme un poquito!! El caso es que tienes razón, lo más importante es que tanto el niño como la mami estén bien, porque yo tambien se de unos cuantos casos cercanos que me tienen aterrorizada, y que mejor ni te cuento…Aissxxx lo del miedo es una enfermedad horrorosa verdad?. Te dejo un besote, y me encanta leerte!!! Felicidades por tu blog! Muacckkk

    Responder

  5. Anónimo

    hace tiempo que leo tu blog, porque me encanta como escribes, como explicas las cosas, enhorabuena por tu embarazo y por este blog que tanto nos enseña 🙂
    Yo siempre les digo a las primerizas que no tienen que tener miedo al parto (y eso que yo recuerdo pasarlo mal, después de parir decia: el dolor mas horroroso que he pasado en mi vida, jaja) pero lo peor para mi es el primer mesecito del bienvenido, no???? Bueno, para una primeriza, claro, para las que yo somos mamas me sumo totalmente a lo que has dicho.
    Una vez entras en el circulo "mami" te entra como un miedo eterno, no sé como explicarlo, un sinvivir para toda la vida, verdad????
    Yo también doy gracias a la vida por tener un bebé sano, estoy viviendo ahora un caso cerca de la niña de mis amigos y no me quiero ni imaginar el dolor que deben sentir…

    Un besazo y mucha suerte en la recta final del embarazo.

    Eva

    Responder

  6. Yo y mis mini yos

    Hola! Primero enhorabuena por tu blog que acabo de descubrir 🙂 Estoy totalmente contigo, el parto, mal que bien, se pasa y se acabo y ademas se olvida uno enseguida! Pero que vengan sanos es el mejor regalo del mundo! A mi si me dieran tres deseos pediria salud, salud y salud!! Un besote, te sigo!

    http://yoymisminiyos.blogspot.com/

    Responder

  7. Nereida

    El gran cambio que se produce cuando eres madre es que todo aquello que te daba miedo antes de tener un hijo, ahora parecen tonterías, o por lo menos es lo que me ha pasado a mí.

    MARTA, EVA, bienvenidas a mi blog, me encanta ver gente nueva por aquí y me anima muchísimo a seguir con esto, día a día todas quienes me vais leyendo sois parte fundamental de este blog.

    YO Y MIS MINI YOS, te digo lo mismo, y añado que prometo pasarme por tu blog.

    Gracias chicas!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *