Las clases de educación maternal

La semana pasada empecé las clases de educación maternal, serán 6 clases, una por semana, en la que se habla del parto, el puerperio, la lactancia -tanto materna como artificial, cuidados del recién nacido o la planificación familiar, entre otras cosas.
Me resulta curioso que cuando comento que voy a las clases de eduación maternal la gente me pregunta “¿pero las vas a hacer otra vez?”, y digo yo, ¿y por qué no?, ¿es que el hecho de haber parido una vez significa que ya lo se todo?. No le encuentro sentido a esto, pienso que no está de más recordar conceptos que se pueden haber quedado en el olvido, practicar las respiraciones o aprender técnicas de relajación que pueden ayudar mucho en el momento del parto. Además, es la mejor forma de enterarte de los cambios y novedades que se puedan haber producido en el hospital donde dar a luz, ya que afortunadamente no nos hemos quedado estancados en las técnicas antiguas.
Yo soy de las pocas madres repetidoras y no dejo de tener mis dudas, claro que no como una primeriza, pero las tengo, así que aprovecho para atender como una buena alumna a las explicaciones de la matrona y hago todas las preguntas que se me ocurren. Además también hago mis pequeñas aportaciones, por si mi experiencia puede ayudar a alguna de las futuras madres a, por lo menos, que no teman tanto el momento del parto.
Me alegro de saber que en el hospital donde voy a dar a luz las cosas han mejorado. Mi parto fue excelente y tuve la suerte de contar con un matrono que apuesta por el parto natural y respetado pero, para mi gran pena, ya no está en este hospital, aunque por lo menos se ve que su trabajo en este aspecto ha hecho efecto y las cosas ya no se hacen como antes. Cosas como los rasurados y enemas por sistema ya no se llevan, han incorporado el óxido nitroso (ENTONOX) – en Bebés y Más nos explica qué es- como analgesia alternativa, se han hecho con sillas de parto para ayudar en los pujos, se ha reducido la realización de episiotomía sin necesidad, entre otras cosas.
Otras cuestiones menos instrumentales es que permiten que la parturienta elija postura para dilatar y pujar (siempre que no sea necesaria la monitorización continua), que se pueda parir en la cama en lugar de en el potro de paritorio, y si la madre quiere puede ayudar a sacar a su bebé una vez han salido los hombros.Con todo esto, mis dudas con respecto al plan del parto están prácticamente resueltas, me alegra saber que hay una iniciativa propia del centro por hacer las cosas sin que se tengan que pedir expresamente.

Aún así no está de más expresar tu voluntad. Ayer la matrona nos entregó el libro del plan de parto del SAS, lo que me parece un avance estupendo, pues hasta hace poco eran pocas las madres que presentaban plan de parto y parecían unas enteradas a ojos de profesionales y gente en general. Por lo menos se ha cambiado el chip en este aspecto porque, si haces una declaración de voluntades vitales o de donación de órganos, ¿por qué no expresar tus deseos y peticiones a la hora de un momento tan crucial como el parto?

Yo estoy encantada con las clases, para mí son un momento más del embarazo que vale la pena vivir y recordar, que estoy compartiendo con el papi y que se que no viene de más, porque no es lo mismo el primer embarazo que el segundo, ni el primer parto que el segundo. 

Eso sí, si dicen que los segundos partos suelen ser más rápido que los primeros porque el borramiento del cuello y la dilatación se suelen dar a la vez ya me puedo estar atenta, que con mi hijo mayor tardé hora y media, ¡a ver si no voy a llegar a tiempo!

6 thoughts on “Las clases de educación maternal

  1. Frikimami

    Qué guay!! Yo disfruté mucho de los cursos del parto, tengo muy buen recuerdo, bueno, como todo lo demás. asi que disfruta!

    Responder

  2. alma

    En mi clase hay un par de chicas q ya tienen a sus niños y están repitiendo.

    y sabes? yo lo veo perfecto.
    igual q te preparas física y mentalmente para el primero, el segundo es igual de importante 🙂

    tú disfrútalas.

    por cierto, yo el otro día pregunté por el o.nitroso y me dijo la matrona q aquí en España todavía no se había instaurado, pero te he leido y veo q allí en Huelva sí. ESO ESTÁ GENIAL.

    besotes

    Alma

    Responder

  3. M@rt@

    pues opino como tu,yo tambien voy y es el tercero!!!en mi caso son 8 clases y e empezado mas tarde a las 31 semanas no se si muchas llegaremos al final,

    Responder

  4. PATRY

    Yo de mi segundo embarazo tambien fui a las clases, y me sirvieron muchisimo.

    Después de una primera experiencia y de ya saber a donde iba (por el dolor) aproveché las clases para prepararnos fisica y mentalmente. En el momento del parto usamos todas esas tecnicas que sabiamos que nos iba a ir bien, no chille ni una vez, intente estar lo mas tranquila posible, algo que yo pensaba que era impensable, y la verdad es que me fue muy bien para canalizar el dolor.

    Responder

  5. Carol

    A mi me parece buena idea ir a las clases de preparación al parto aunque no seas primeriza. Como dices, a parte de enterarte de novedades haces ejercicios. Cuando yo las hice había más de una mamá que repetía, además les viene bien a las primerizas que siempre estamos deseando preguntar.

    Responder

  6. Nereida

    Gracias chicas! la verdad es que pienso que por mucho que ya haya parido nunca se sabe todo, hay cosas que se olvidan, cosas que no está de más saber y recordar, y además compartes experiencia con tu pareja y con otras preñis de tu tiempo. En mi caso, además muchas compis me preguntan cosillas al haber pasado ya por un parto, aunque claro, yo les puedo hablar solo desde mi experiencia.

    ALMA, lo del Entonox está genial, yo habia leído que en algún hospital se usaba, así que mira, como la epidural no me hace ninguna gracia no está mal como alternativa.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *