Días de cambios, novedades y otras cosillas para Iván

Estos días estamos plenamente centrados en Iván por muchas cuestiones. Pronto tenderemos que repartirnos el tiempo entre Iván y Antía, pero ahora mismo estamos en una época en la que se suceden muchos cambios o hay que hacerse cargo de determinados temas.
Lo principal es el tema colegio, aunque parece que ya está medio solucionado. Después de varios paseos a la Delegación de Educación y de preguntar y hablar mucho el tema con gente, hemos conseguido otro colegio más cercano a casa que el que nos habían asignado, más concretamente el que tenemos delante de casa.
Tengo la espinita de no haber conseguido plaza en el Montessori, y se que  es difícil y de poco va a valer que recurramos, pues nos han confirmado en el propio colegio que la gran mayoría de niños que han obtenido plaza son hermanos de alumnos de 4º y 5º de primaria, es decir, que ha entrado una remesa de hermanos pequeños. Así que de momento me temo que tendremos que tirar la toalla… pero solo de momento.
Por otro lado, cuando fuimos a Delegación el martes pasado primero hablamos con un inspector de educación amigo de un amigo, le comentamos el tema y también le hablamos de Iván y lo especial  que es, motivo por el que tenemos tanto empeño en un buen colegio. Dado que el informe de la psicóloga apunta que Iván tiene una madurez intelectual superior a la correspondiente a su edad y que tiene predisposición a la sobredotación, es lógico que nos preocupemos por saber si se van a preocupar por ello y van a darle el apoyo y refuerzo necesario. Y en contra de lo que me esperaba, el inspector nos dijo que, a pesar de que sus hijas estudian en el Montessori y está contento con el centro, de tener un hijo de las características de Iván lo aconsejable aquí es un centro público, ya que nos explicó que todo el mecanismo necesario se activa más rápido en un centro público que en uno concertado, pues todo depende absolutamente de la administración y tiene más medios, mientras que en los centros concertados esto es más lento. Bueno, en ese aspecto nos ha dejado algo más tranquilos. 
De todas maneras hay que esperar a ver cómo evoluciona Iván, porque puede que despunte, o puede que se iguale al resto de los niños… pero por lo menos saber que va a estar atendido en caso de necesitarlo. Y más tranquilos nos quedamos al recomendarnos el inspector el centro en el que finalmente hemos logrado plaza. Así que, de momento, tema resuelto.
Otro cambio es el tema del pañal, de un día para otro hemos pasado de cambiar pañales a ver a Iván corriendo al baño a hacer pipí. Llevo ya tiempo esperando a que empiecen con el control de esfínteres en la guarde, estaban esperando a que viniera el calorcito para empezar, y el martes me encontré con que Iván venía con un pantalón que no era suyo, y sin pañal. Así que sin tiempo a pensárnoslo empezamos con la Operación Sin Pañal.
En la guarde me dijeron que se lo quitaron porque él lo pidió, yo me quedé a cuadros porque en casa jamás lo ha pedido, pero ya sabemos que a veces el comportamiento de los nenes cambia mucho de la guarde a casa, porque al estar allí con otros nenes hacen muchas cosas por pura imitación. El primer día fatal, se hizo todos los pipí encima, puse una lavadora y al rato tuve que lavar varios pantalones, calzoncillos y zapatillas a mano si quería tener ropa limpia al día siguiente.
Hoy le he mandado a la guarde un par de mudas por si acaso, y cuando lo he recogido venía con la misma ropa que entró. Había pedido pipí varias veces y lo había hecho él solo… y yo pensando ¿y por qué en casa no? porque no es que se le escape, es que se queda parado, de pie, y ea, a soltar el chorrito. Pues puntito en la boca que me he tenido que dar. Al llegar a casa le quité la ropa, lo dejé con la camiseta y los calzoncillos y me entretuve en el ordenador poniéndole la película de Toy Story, y de repente lo escucho correr, levantar la tapa del wc y el ruidito del chorrito, así que me voy corriendo y me lo veo allí de pie, con la colita asomada al wc, haciendo pipí solito. Me volví loca, le di un abrazo, un montón de besos, le dije que era un campeón, él estaba super orgulloso y le di una galleta de chocolate de premio, porque se lo merecía.
Y hasta ahora ni un solo escape, cuando le han entrado ganas se ha ido él solo a hacer pipí, sin avisar, como si lo llevara haciendo toda la vida. Seguro que tendremos algún escape y habrá que usar pañal nocturno, pero no me puedo creer que de un día para otro lo haya normalizado tanto. O sí, porque listo es un rato largo.
Y estamos en los últimos dias de guardería, en junio ya no irá porque a estas alturas me cuesta mucho el ajetreo de levantarnos temprano, vestirnos, coger el coche… así además aprovecho estas semanas antes de que nazca Antía para pasar más tiempo con él. En la guarde me han dicho que últimamente está muy raro, y yo ya lo venía notando… está muy desobediente y desafiante, y sobre todo, muy llorón. Llora por todo, y con un sentimiento que parece que le han arrancado la vida, y lo único que te dice es que necesita un beso para sentirse mejor.
Además, como digo, desobediente y desafiante, porque no solo pasa olímpicamente de lo que le decimos, sino que se ríe de nosotros cuando no hace caso, y nos provoca haciendo cosas que sabe que no debe hacer, con cara de “mira, lo estoy haciendo”, esperando a que reaccionemos y riéndose con sorna. Santa paciencia.
Pero lo que más me preocupa es que el otro día le pegó a dos bebés en la guarde, cosa que no me podía creer. Iván es muy pacífico y huye de conflictos, jamás ha sido pegón y es muy empático y cariñoso, así que me temo que nos está dando un toque de atención antes de tiempo. No nos queda más remedie que hacernos a la idea de que no va a ser nada fácil la llegada de su hermanita y tendremos que tener mucho tacto para que sea capaz de llevarlo lo mejor posible.

Y por último un regalito… a Iván le encanta hacer puzzles, y como le aburren los de mesa, ahora los está haciendo en el ordenador. Y como le ha dado por Van Gogh, ahí os lo dejo, recomponiendo “La habitación de Arlés”…

6 thoughts on “Días de cambios, novedades y otras cosillas para Iván

  1. Annie74

    Que campeon Ivan¡¡ Operacion pañal casi conseguida ;d
    La verdad que la llegada de un hermanito debe ser muy dura para ellos, de tener el 100% de atencion en exclusiva a tener que compartir con un recien llegado.
    Hay que darles mucho mimos y cariño para que sientan que siguen siendo ellos, y les seguimos queriendo igual, hay amor para tooodos.
    Mi sobrina lo paso un poco regulin cuando llego su hermanita.. y despues cuando llego su primito. Son los principes destronados.
    Un beso y a darles muuuucho cariño¡

    Responder

  2. Gloria

    Enhorabuena por la operación pañal! la verdad es que lo está haciendo muy bien!
    a lo mejor cuando llegue Antía da un pasito para atrás pero seguro que será pasajero…

    Responder

  3. Anónimo

    (Diamar). Hola guapa, cuanto tiempo sin dejar comentario, pero no de dejado de entrar cuando he podido.
    La verdad que Iván, no nos deja de sorprender, a veces hay madres que se empeñan en la operacion pañal mucho antes de tiempo, causandole un pequeño trauma a los niños al ver que no lo logran, y mira a Iván sin casi esfuerzo alguno, ya esta echo todo un hombrecito.
    Quiero contarte que estoy de 18+4 y espero un precioso bebito al que llamaremos Aitor. Es lo mejor que he echo en mi vida, y la verdad no veo la hora de verle la carita y tenerlo en mis brazos. Aunque antes conoceremos a Antía, ya queda menos para el gran acontesimiento.
    Y disfruta de tu bebita en la panza lo mas que puedas.
    Un beso muy fuerte desde Canarias.
    Diami.

    Responder

  4. Ana

    Ays, normal que te lo hayas comido a besos!!! que cosita tan graciosa!! felicita a tu hombrecito!!!

    Responder

  5. Jeza Bel

    Que biennn!!….ya lo tiene casi conseguido el control de esfínteres!!!…que listo es!!!
    Me alegro que el colegio esté cerquita de casa, aunque no haya sido vuestra primera opción seguro que acabáis contentos!!
    Y en cuanto a los celillos, supongo que es normal y tendréis que tener mucha paciencia, la llegada de un nuevo miembro, en este caso Antía, para él no tiene que ser fácil!!…ahora tendrá que compartir trono!!

    Responder

  6. London

    Que alegría la operación pañal!!!! cuando pienso que ya mismo le toca a la nena me da una pereza!

    En cuanto al cole, la verdad es que tienes razón para cualquier cosa extra los coles públicos son mejores. Además si va al de alante de casa luego a la hora del parque jugará con sus amiguitos también, es otro punto a favor.

    Paciencia, mucha paciencia e intentar normalizar la situación para disminuir los celos. Son etapas y todo pasa, lo mismo cuando llegue Antía te llevas una sorpresa.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.