Mi bichejo, 2 años y 9 meses

Photobucket
Qué poquito nos queda para cumplir los 3 años, parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, y sobre todo ver que ya se ha ido mi bebé.
Lo importante es que mi bichejo sigue creciendo y nosotros seguimos disfrutando viéndolo crecer. Este último mes ha sido un poco malo porque no acaba de recuperarse, de hecho hoy tenemos de nuevo pediatra porque aunque hace ya más de una semana que no tiene fiebre, han vuelto los mocos. La semana pasada tuvo que hacerme el favor mi madre de llevarlo ella al pediatra porque los papis estábamos los dos trabajando, pero teníamos que revisar que estuviera todo bien y aún no estaba recuperado del todo, cambio de antibiótico -esta vez azitromizina- y fluidasa y flumil, todo durante 5 días más. 
Para Iván lo de los medicamentos ha sido una tortura. Siempre nos ha costado mucho trabajo darle cualquier medicina, de hecho teníamos que hacerlo entre dos porque entre patadas y manotazos era como luchar contra un gato, pero parece que habíamos conseguido que se las tomara con consentimiento… y con premio, como no. Es otra de las cosas que además hemos aprendido, que Iván ya no es un bebé, ha crecido, entiende lo que le dices y que es más fácil explicarle las cosas que engañarlo pensando que no nos va a entender.  Lo de la toma de las medicinas lo hemos arreglado premiándolo por ello: se me ocurrió comprar unas monedas de chocolate y ofrecérselas como premio si se toma toda las medicinas, y ha funcionado. Además, es tan bueno que sabiendo que tenemos las monedas guardadas en algún sitio de la cocina, no las pide, solo se acuerda de ellas cuando ve venir la jeringuilla, que nos dice “el premio es la moneda de totolate“, y con alguna que otra protesta, al final se toma toda las medicinas.
Pero un mes es mucho tiempo y ya no puede más, sobre todo con la fluidasa, que la odia. Ahora ve la jeringuilla y directamente se tapa la cara con las manos y llora desconsolado pidiéndome por favor que no le de más medicinas, y a mí se me parte el corazón al verlo así porque lo comprendo perfectamente, yo no hubiese aguantado tanto como él, y soy la primera que está deseando que se acabe todo esto.
Pero me da que no hemos acabado… el domingo empezó a toser, no tose mucho, pero cuando lo hace es tos con balsa, y ayer cuando íbamos a la guarde, justo cuando se sentó en la silla del coche, le vino una tos y vomitó todo el desayuno, se llevó como 10 minutos que aquello era un caño, aunque luego se quedó como una rosa… pero claro, esa tos es un incordio, así que me da que la tortura seguirá unos días más, veremos qué nos dicen dentro de un ratito.
Por lo menos ha podido volver a la guarde, que llevaba casi un mes sin ir y no hace más que preguntar por los nenes y sus seños, allí se lo pasa muy bien y la echaba mucho de menos… así que este viernes espero que me traiga mi regalito del día de la madre que me hace mucha ilusión, y el día 4 de mayo hay una visita al parque de bomberos, a la que podemos ir los papis, así que no me la perderé.
Y también estamos pendientes del tema colegio. Para nuestra mala suerte, de momento no tenemos plaza, así que hay que esperar a que acabe el período de alegaciones y se sorteen las plazas restantes entre los que hemos empatado a puntos, que somos mucho. Hasta el año pasado no hubiera habido problemas por las plazas, pero este año han cambiado nuestro distrito escolar y hay más gente para menos colegios, así que incluso para sorpresa del propio colegio ha habido muchas más solicitudes de las esperadas. Ya lo que nos faltaba, cada día estoy más convencida de que ése es el colegio al que queremos que vaya, pero no es algo que esté de nuestra mano, así que a esperar…

Y por el resto bien, Iván sigue como siempre, es un niño feliz, simpático, llama la atención porque siempre está sonriente, es muy cariñoso y se mete a todo el mundo en el bolsillo con esa carita que tiene, y a nosotros se nos sigue cayendo la baba. Además está sembrado, no solo porque habla por los codos y sabe lo que no está escrito, además de gracioso y simpático ahora le ha dado por inventarse canciones y día tras otro nos deja ojipláticos con sus invenciones. Este niño promete… ¡y hasta aquí puedo leer!

4 thoughts on “Mi bichejo, 2 años y 9 meses

  1. jenny

    pobrecito,ojala que se ponga bien pronto!!
    Si la verdad que crecen rapidisimo,si cuando empezo a andar por los blogs el primero fue el tuyo y me acuerdo que tenia 6 meses y empezabais con las papillas!Fijate como ha pasado el tiempo madre mia

    Besotes

    Responder

  2. Mamá Blue!

    buff ojala se termine de recuperar del todo pronto, da penita tenerlos enfermitos.

    Lo de premiar por los medicamentos es muy buena idea, lo pondré en practica ni bien vea q se puede razonar con mi enano jajaja

    besos

    Responder

  3. Maria

    Pobre, espero que se pueda recuperar prontito que vaya rachilla lleva el peque… Esta muy guapo y por lo que cuentas es unniño muy feliz y despierto!! Un besazo fuerte y a seguir disfrutandolo!!!

    Responder

  4. Nereida

    Al final más de lo mismo, está bien pero hay que limpiar el pecho, así que una sesión más de antibiótico, fluidasa y flumil durante 5 días. El pobre está ya hartito…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.