22 semanas de embarazo… Iván cumple 2 años y 8 meses

Photobucket
Seguimos pasito a pasito cumpliendo semanas de embarazada. Ahora puedo decir que me siento plenamente embarazada, sobre todo gracias al tripote que estoy echando, que no deja lugar a dudas. Además, la primavera ha ha hecho su entrada como debe ser, con sol y una temperatura estupenda, vamos sacando la ropa más ligera y eso hace que me esconda menos debajo del chaquetón.
Me encuentro fenomenal, sigo trabajando y llevando mi vida con mi rutina habitual y el embarazo no me impide nada en absoluto. Es genial. Ya se han quedado muy atrás las molestias del primer trimestre, el caribán es parte del recuerdo, y lo que me recuerda que estoy embarazada es mi barriga y los movimientos de mi niña, si no, como si nada, porque me encuentro francamente bien… 
¡Y feliz! porque es lógico, al principio se pasan muchos miedos e inseguridades, no se quiere dar nada por hecho, sabes que estás embarazada pero es como un acto de fe porque no sabes qué es lo que pasa por ahí dentro, y hasta que no empieza a haber señales evidentes una no acaba de creerse todo esto. El primer trimestre no se disfruta porque no estás tranquila por muy feliz que te haga la noticia del embarazo y por muchas ecografías que veas.
Pero mi barriga crece, ¡y de qué manera! y Antía se mueve cada vez más, está conmigo y la tengo muy presente, ahora me siento acompañada porque aunque esté sola, al notar una de sus patadas o movimientos siento que me está dentro de mí… me toco la barriga, le hablo, le hago saber que la siento y que soy feliz por ello. Ojalá papá e Iván puedan sentirla pronto también, porque tengo muchas ganas de compartir con ellos esta sensación. Es increíble, porque cuando Iván me ve con la barriga descubierta viene y me pone la mano, ve que yo también lo hago y de manera natural se sienta a mi lado y pone su pequeña mano sobre mi barriga, se que él no comprende lo que pasa por ahí dentro pero me encanta que sin motivo quiera  estar ahí, con nosotras.
Iván también está que da gusto verlo. ¿Os acordais lo que os hablaba de las rabietas? pues hace semanas que no tenemos ninguna, pero no es que no se enrabiete, es que está que parece que ha dado un cambio que no se cómo explicar… está más mayor, sin más. O a lo mejor es que nosotros no lo estábamos haciendo bien, que también puede ser. Lo que me ha quedado claro es que las cosas no se hacen por narices, ni por las suyas ni por las mías, y que hablando, sobre todo con cariño, se consigue muchísimo más. Los niños ni son crueles ni nos toman el pelo, simplemente no comprenden por qué no puede ser lo que ellos quieren, y muchas veces en lugar explicarles por qué no puede ser, pensamos que con la autoridad se consigue más. ERROR, y aquí entono un MEA CULPA sin vergüenza ninguna, porque de los errores se aprende y el primer paso es admitir cuando nos equivocamos.
No vale la pena un sofocón, una pataleta o  un llanto desconsolado de Iván con mi correspondiente pérdida de nervios, porque así sufrimos los dos. He comprobado que razonando se consigue más, sobre todo hablando con cariño, y si el razonamiento topa contra el muro de la testarudez infantil, un pequeño engaño piadoso es mejor que una reprimenda. Así andamos, si es hora de quitar los dibujos e Iván no quiere, nada más fácil que apagar directamente porque Dora tiene mucho sueño y se va a dormir a la cama, así que hasta mañana Dora, ¡buenas noches!, Iván también se va a dormir… 
Y si no está muy dispuesto a ir a la guardería, no pasa nada, porque en realidad vamos a una fiesta con los nenes, a jugar, a cantar y a bailar. Basta con entretenerlo con cualquier historia, hablarle de si vamos a ir por la tarde al parque, o a casa de la abuela, o lo que sea, de tal manera que se olvide de que no quiere ir a la guarde, cambie el chip y él solo se relaje. 
Así vamos desde que os conté las terribles rabietas y la verdad, no puedo estar más contenta, porque le hablo y me entiende, ¡qué cosa tan sencilla! a lo mejor lo que pasaba era precisamente eso, que pensaba que no me entendía y no me molestaba en hablarle en condiciones, como un niño mayor que se está haciendo. Y es que a veces pensamos que son bebés más tiempo de la cuenta, nos cuesta hacernos a la idea de que crecen más rápido de lo que nos creemos. 
Lo mejor, su última ocurrencia, y entenderéis por qué digo que Iván es un amor, y por qué doy mil gracias cada día a la vida por habérmelo dado… siempre ha sido muy cariñoso, lógico porque la ración de besos y achuchones que le damos supera los límites de lo normal, pero hay cosas que hacen que me derrita… y es que el muy bribón me ve algo más triste, viene corriendo y me dice mamá, te voy a dar un beso para que te sientas mejor, y después del beso me mira con esa carita y me dice mamá, te quiero mucho, ¿ya te sientes mejor?

Me tengo que sentar tranquila a contaros todo lo que sabe, lo que aprende y lo que quiere aprender, pero eso ya será otro post porque es largo, e increíble, de verdad. Porque además de un guapo y cariñoso, me ha salido un hijo muy listo, así que ¿qué más le puedo pedir a la vida?

8 thoughts on “22 semanas de embarazo… Iván cumple 2 años y 8 meses

  1. Sandra

    Que bonita barriga y como va creciendo!!
    me alegro que te sientas tan bien, y que los malos síntomas del primer trimestre ya sean historia, ahora a disfrutar de tus dos amores y del buen tiempo!

    Responder

  2. el mundo loooco de wen!!!!

    Barriguilla preciosa!normal q estés bonita con tú niño es un amor! Y es verdad Lo rápido q crecen mi enano tiene ya 9 meses y el tío está para comerselo me tiene lokita!sigue disfrutando a tope con los 2 y contandonos vuestras aventuras.bss

    Responder

  3. Maria

    Ayy que barriga mas bonita!!! Me alegro de que todo vaya genial. Ivan es un cielo, me alegro que haya pasado la etapa de no entendimiento mutuo y a seguir disfrutando!!!!

    Responder

  4. jenny

    que lindo Ivan!es que cuando te dice eso lo comes a besitos jajajaja y que barriga tan bonita tienes!!preciosa

    Besiños

    Responder

  5. London

    Los niños en el fondo son muy dóciles. Nosotros en casa también usamos el truco de Bob Esponja se fue a dormir… y mano de santo!! Hay que tener paciencia y dejarles mostrar sus sentimientos, poco a poco se acostumbran.

    Me alegro de que te encuentres tan bien en el embarazo, tienes una tripota preciosa!!!

    Responder

  6. Anónimo

    (Diamar).Que razon tienes, de las inseguridades que se presentan en el primer trimestre, yo las estoy pasando, y no te terminas de creer que crece en tí, una nueva vida.
    Que ganas de verme y sentirme, como tu ahora con Antía.
    Me alegra mucho que cada vez te sientas mejor. Por cierto, ¿tomabas tú el cariban, por vomitos o nauseas?. Es que solo tengo nauseas. La ginecologa me dijo que solo tomara el Cariban si se me presentaban vomitos, ¿que opinas?
    Por cierto, tienes un solete de niño, la verdad es para comerselo a besos, con esas cosas que te dice.
    Felicidades por tu labor!!, eso es fruto de vuestra enseñanza.
    Un besito y que sigas igual de bien.

    Responder

  7. Mamá Blue!

    que lindo post.

    Tu pancita esta hermosa! me encantan las fotos.

    Ahora empiza a crecer que da miedo!

    el principito muy grande, me alegra los buenos cambios

    un besazo

    Responder

  8. Nereida

    Diamar, yo he tomado Caribán para las náuseas, no he llegado a vomitar pero la sensación de fatiga era horrorosa, y a mí desde luego me ha ido bien.

    Chicas, gracias por vuestros comentarios!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *