MADRES ETIQUETADAS

CÓMO LA SOCIEDAD ETIQUETA A LAS MADRES

¿Qué
tipo de madre eres?
Parece que hoy en día hay que seguir una corriente,
ideología, método o lo que sea a la hora de encauzar la maternidad y
crianza de los hijos. Que yo sepa antiguamente no se hablaba de estas
cosas, o yo no lo recuerdo, pero si recuerdo algo de mi infancia es que
todas las madres eran madres y punto.

Actualmente, y sobre todo las madres que nos movemos por el mundo 2.0, parece que estamos “etiquetadas”, fruto como digo de la manera de enfocar nuestra maternidad. Unas etiquetas nos las colgamos nosotras mismas por la manera en la que criamos a nuestros hijos, por sentirnos identificadas con un colectivo en la forma de pensar o de vivir ciertos aspectos de nuestra vida. Otras veces nos etiquetan desde fuera sin querer y muchas veces de manera equivocada.
Se me ha ocurrido hablar de esto a cuenta de la Madre Tigre, tema que está en televisión y prensa escrita estos días, ya que Amy Chua ha revolucionado un poco el panorama con la publicación de su libro “Himno de batalla de la madre tigre” y con ello se ha creado un nuevo debate social en lo que a educación de los hijos se refiere.
Madre tigre, mamá vaca, mamá lactivista, mamá canguro, mamá bio, madre agonías, madre mártir, mala madre, madre perfecta, son solo algunos ejemplos de la cantidad de etiquetas que nos cuelgan y nos colgamos. 

No digo que no está bien que decidamos qué tipo de crianza y educación queremos seguir con nuestros hijos y hablemos de ello, lo compartamos sin tapujos, que haya diferentes opciones adecuadas a la realidad de cada una, apoyo e información, pero creo que es una moneda de doble cara.

Este tipo de etiquetas puede revertir en que no solo nos diferenciemos las unas de las otras, sino que mientras bajo ellas podemos llegar a compartir mucho con quien está en el mismo “equipo”, a la vez nos separamos totalmente del resto de madres solo por el hecho de pensar o actuar diferente en algún aspecto de la maternidad, cuando probablemente sean más las cosas que nos unan, que las que nos separan.

Las que elige una crianza con apego rechazan a las que optan por aplicar métodos conductivistas; la que da el pecho a su bebé se siente diferente de la que elige la lactacia artificial; la que no quiere portar a su hijo ve como un bicho raro a la que le gusta llevar colgado a su bebé, la que no practica el colecho cree que la que lo hace renuncia a dormir a gusto… Estos son solo algunos ejemplos de unas madres a ojos de otras madres. De cara a la galería la que da el pecho es una mamá vaca, la que lleva a su hijo en un mei tai es una mamá canguro,y la que aplica una disciplina extremista es una madre tigre.
Y en el fondo tenemos en común lo más importante, SOMOS MADRES, a pesar de las múltiples etiquetas que se nos puedan poner. Y enriquece sobremanera compartir experiencias, aportar ideas, mostrar diferentes puntos de vista, pero tengo el pleno convencimiento de que muchas de estas etiquetas provoca que las madres con diferentes puntos de vista en lugar de compartir lo mejor de cada uno se enfrenten en su totalidad, y así se repite el cuento más viejo, que en lugar de unirnos y avanzar, aprendiendo todas de todas, nos separamos y cada una a lo nuestro.

Yo he dado el pecho a mi hijo y no me siento identificada como mamá lactivista -no me gusta la terminación -ista en general-, ni mucho menos una vaca; me gusta usar portabebés pero también uso la sillita de paseo; me gusta colechar pero intento que mi hijo sea independiente y duerma solo cuando esté preparado para ello; seguimos una alimentación equilibrada pero no me siento mal por darle chocolate o alguna chuche de vez en cuando; no aplicaría el método Estivill pero si un día tiene que llorar porque me faltan todos los recursos respetuoso, llorará.

No me gusta etiquetarme ni que me etiqueten, porque hacerlo en un sentido hace que me sienta separada de otras madres; si fuera una activista aférrima de la lactancia materna, el colecho o el porteo lo llevaría claro, pues la mayoría de mamis de mi círculo más cercano dan biberón, sus hijos duermen desde edad temprana en sus dormitorios y si usan un portabebés es una mochila convencional y comercial. 

Vivo mi crianza, la disfruto, aplico aquello que considero conveniente pero no soy una abanderada de nada, porque cada madre debe buscar en ella misma su manera de criar.

No le digo a nadie lo que tiene que hacer, ni mucho menos que lo mejor es lo que yo hago, porque es lo que digo mil y una veces y no me canso de repetirlo, todas las madres quieren lo mejor para sus hijos, y no se es mejor o peor madre por hacer esto o aquello.

Soy madre, intento hacerlo lo mejor que sé o puedo, hay muchas cosas en las que acierto y otras muchas en las que me equivoco. Y cada día aprendo, de lo bueno y de lo malo. Me gusta aprender de las experiencias de otras madres y compartir la mía, aplicar aquello que me puede ser útil y desechar lo que no me interesa, sin que por ello tenga que limitarme a un único método o tipo…  

Y así voy haciendo mi camino, poco a poco, sin etiquetas.

5 thoughts on “MADRES ETIQUETADAS

  1. Mamá Blue!

    Esta claro que todo esto de las "etiquetas" son generadas y promovidas por la red y los medios. Antes el acceso a los mismos era limitado o nulo. Hoy en dia quien no tiene acceso a una computadora con internet? o una supcripcion por cable?

    y de ahi todo empieza a "difundirse" como una epidemia. Si viste un documental donde dar teta es bueno y te gustó vos lo promoves y hasta lo defendes y asi hasta que se generan los grupos "etiquetados" de hoy en dia.

    Hay q ser madres y punto. Cada una escoge lo mejor para sus hijos, tenga la etiqueta q quieran ponerme o q yo haya escogido.

    besos linda!

    Responder

  2. London

    Tu bien lo has dicho, todas tenemos algo en común que nos une: SOMOS MADRES. Y eso debería bastar.

    En esta vida es fundamental el respeto, el termino medio y sobretodo saber que todo el mundo no piensa igual.

    Todas buscamos lo mismo, criar a nuestros hijos de la mejor forma posible, cada una con su método. ¿Quién es la persona que dicta que está bien o mal? yo pienso que mientras un niño se crie con amor el resto no importa. No m gustan las etiquetas y menos aun las que discriminan o separan grupos de personas.

    A mi me encanta el foro del embarazo por eso. Las mamis que he conocido allí todas respetan a todas, preguntan dudas pero nunca se critica ni se discrimina a nadie. Ojalá todas fueran así

    Responder

  3. tariuska

    estoy contigo! yo a veces me he sentido mala madre por no darle el pecho a mi hija mucho tiempo; me he sentido discriminada por algunas miradas que he recibido de gente que no conocía, si le daba un bibe con dos meses en un cc o parque.. pero la gente no sabe mi historia, ni la de mi hija y no me parece justo que se me etiquete..
    yo, la verdad, aunq estoy a favor de la leche materna, no comparto la idea de dar de mamar a un niño de dos años, pero no por eso, pienso mal; el respeto ante todo y cada una hace lo que cree mejor para su hijo.
    yo tengo la suerte, de que como paula ya es mayor, me libro de esas etiquetas pq parece que solo se aplica a las mamas con nenes peqñ..

    Responder

  4. Nereida

    London, no sabía que eras del foro del embarazo, qué nick usas allí?

    Responder

  5. Mamareciente

    Totalmente de acuerdo.

    he llegado a tu entrada desde tu comentario en el blog de Ana, que hizo un post a raiz del mio de la semana pasada.

    Comparto tu misma opinión

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *