EL TEST POSITIVO: así comienza el embarazo

El test de embarazo es el comienzo de esta tremenda aventura. Después
de dos días de falta, y sin dudarlo, decido hacerme el test. El día
anterior ya me rondaba la cabeza la idea de estar embarazada, pues
estuvimos de barbacoa y al comer sentía ardores en la boca del estómago,
algo que no me había pasado nunca. 

Iba a comprarme un test la misma
tarde del domingo, pero tampoco me afané demasiado en encontrar una
farmacia de guardia, y pensaba que a ver si iba a ser demasiado pronto.
Pero por la noche solo soñé con barrigas, embarazos, partos, bebés…
fue una noche muy mala, muy intranquila, así que decidí que conforme
abriera la farmacia por la mañana bajaría a comprarme el test.

Así
lo hice, me vestí y con toda tranquilidad fui a la farmacia a primera hora, con nervios y cierta sonrisa tonta, subí corriendo a casa, abrí la caja de mi test de embarazo, seguí las instrucciones y cuando ví que
salían las dos rayitas, ¡no sabía qué hacer!.

Madre mía, yo sola en casa,
achuchando a Munki y deseando que llegara mi pareja para contárselo.
Decidí seguir la idea de una compañera de trabajo y guardé el test en una cajita, así que
cuando mi pareja llegó se lo dí sin decir nada más, y al abrirlo ¡empecé a
llorar!, nos abrazamos y saltamos de alegría, ¡no nos lo podíamos creer!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *