El primer trimestre de embarazo

El primer trimestre de embarazo es un poco complicado, sobre todo psicológicamente, y si eres madre primeriza, como yo, más todavía. Sabes que se está creando una nueva vida en tu interior, tu cuerpo cambia, no te explicas muchas sensaciones, no sabes si son normales, no sabes cuando debes preocuparte e ir al médico… se supone que tienes determinados síntomas que son provocados por los cambios hormonales y por las variaciones de tu interior para hacer hueco, pero como aún no sientes a tu bebé es difícil ponerle nombre a cada cosa.

Yo personalmente no me puedo quejar del principio (ni de la continuación) de mi embarazo. Pocos síntomas, leves y cómodos. He tenido la suerte de no sentir náuseas ni vomitar, lo cual favorece disfrutar más de la nueva noticia. Mi apetito no ha cambiado, hasta he podido permitirme comer todo lo que me apetecía, todo aquello que antes me quitaba para “no engordar”, !que placer! curiosamente, sin sentir náuseas, sin vomitar, comiendo más de lo habitual, bajé de peso hasta el punto de que físicamente estaba más delgada y no se apreciaba en absoluto que estaba embarazada. Así que una de las cosas más incómodas del embarazo no la tuve que sufrir.

El síntoma más evidente de embarazo fue el tremendo cansancio. Además, se sumó la circunstancia de que mi segundo mes coincidió con diciembre, mucho trabajo, muchas ventas, mucha clientela, mucha mercancía… estaba muerta todo el día, con dolores de espalda, con las piernas hinchadas sumado al doble de esfuerzo que realizaba mi cuerpo al crear una nueva vida. No pude escaparme del primer resfriado del invierno, que me cogió a mediados de diciembre, con un montón de fiebre, medicándome como es lógico sólo con paracetamol y 6 días metida en la cama. Pero bueno, un mal menor, tampoco me voy a quejar por eso.
 
En diciembre también tuve un mes ajetreado con la orquesta, así que se me acumuló el trabajo y estaba todo el día como un trapo. Pero feliz, porque sabía que todo era por lo que estaba naciendo en mi barrigita.

A finales de noviembre ya tenía mi cartilla de embarazada y mis primeras analíticas. Todo bien, salvo por la anemia, siempre la he tenido y parece que con el embarazo se acentúa. Pero también es un mal menor. Además, para mi sorpresa, soy negativo en toxoplasmosis, lo que al principio me daba miedo por mis gatos, pero ellos están sanotes y ningún médico me ha puesto impedimento por ellos; eso sí, que no se me ocurra acercarme a otro gato que no sean los míos.

Aunque no tenía barriga propia de embarazada si me noté enseguida la barriga hinchada, podía ponerme mi ropa habitual pero me molestaba en la parte baja del vientre, así que tuve que empezar a no abrocharme los pantalones pronto.

Mi primera visita al ginecólogo fue el día 19 de diciembre, a las 8 semanas… ¡que emoción! la verdad es que iba algo asustada, al no tener señales evidentes de un bebé tenía miedo de que el ginecólogo me diera una mala noticia, tal como “no hay latido” o algo por el estilo. Todo lo contrario, nada más poner el ecógrafo en funcionamiento vi a mi pequeñín, que parecía un cacahuete, y su tremendo latido de corazón a 170 pulsaciones por minuto, ¡que emoción! todavía no estaba formado, pero fue la primera prueba evidente de que realmente llevo una vida en mi interior. Hemos visto infinitas veces las fotos y el vídeo, no nos cansamos de ver una y otra vez esa cosita pequeña. A partir de la primera ecografía ya me quedé mucho más tranquila, pues al saber que todo va bien y que realmente es un bebé lo que crece se disfruta de otra manera. Fue un momento tremendamente emocionante.
Por cierto, una de las consecuencias de mi embarazo… por primera vez, desde que tengo uso de razón, ¡no pude tomarme las uvas en fin de año! me dio fatiga intentar comerme las uvas una por campanada, y a la 8ª tuve que dejarlo… ¡pero no me dio mala suerte!

También han sido mis primeros reyes “embarazada”, y como no, me cayeron regalitos con motivo. Un chandal premamá para las clases del parto, vestiditos sueltos que me han venido muy bien para vestirme en invierno… ¡que ilusión, todo cambia! los próximos reyes sé que tendré menos regalos, pero estaré muy feliz porque eso significará que mis regalos serán para mi pequeñín.

Y en la semana 12 por fin la visita médica en el hospital. Ecografía, test screener… y otra vez los miedos. Un par de días antes de la eco tuve que ir al hospital porque me dio un tremendo dolor en el vientre, pero falsa alarma, todo ok. Al día siguiente sufrí un desmayo en el trabajo, una bajada de tensión y toda la tarde en urgencias con un gotero puesto y pendiente de las analíticas. Mi pareja, el pobre, muy asustado porque no le dejaban entrar conmigo y no sabía que estaba pasando. Yo con mal cuerpo, muy mareada, tumbada en la camilla… y pasándolo mal sabiendo lo angustiado que estaba mi pareja. De nuevo sin peligro, una bajada de tensión fuerte provocada posiblemente por el cansancio acumulado, y unos días de baja para recuperarme.
 
Y la ecografía, breve pero intensa. Otra vez preocupada… ¿y si algo no va bien? es lo mismo, como no noto al bebé no se si todo va como debe… pero nada mas conectar el ecógrafo lo vemos… ¡y ya no es el cacahuete que parecía la 8ª semana! ahora es un bebé con sus brazos, sus piernas, sus manos, sus pies, y ¡se mueve muchísimo! todavía no lo siento pero verlo formadito y con tanto movimiento hace olvidarme de todo. Todo correcto, pliegue nucal ok, y peso y talla correcto, cuatro días de adelanto conforme a mi tiempo de gestación. Todo un bicho, pues no paraba de moverse, “este niño va a ser bailarín” decía la enfermera… se chupaba el dedo, jugaba con el cordón umbilical como si estuviera tocando una campana… ¡que felicidad!
 
Salí de la consulta encantada, y al momento me sacaron sangre para el screening. Los resultados llegaron rápido, en una semana, y la verdad es que no me preocupaba mucho, creo que es un error preocuparse antes de tiempo así que decidí esperar con paciencia la carta con el resultado. Cuando la ví respiré aliviada… ¡bajo riesgo! una tranquilidad más, ¡mi bebé crece bien!

El primer mes es tan intenso… tantos miedos a que no vayan bien las cosas, a lo desconocido… pero tanta felicidad… aunque ya estaba deseando que llegara el segundo, ya sabéis, el primer trimestre es el de más riesgo, hay que tener más cuidado porque al estar creándose el feto hay más riesgos de que no vaya bien… y por suerte, ¡el primer trimestre finalizó estupendamente!

9 thoughts on “El primer trimestre de embarazo

  1. Sara

    Nereida mi niña, ante todo felicitarte por este blogg tan precioso que has hecho.
    Luego darte las gracias porque leyendote, veo que cosas que pasan son normales, porque yo psicologicanete me tiene frita de verdad y pensaba que solo era cosa mia, me quedo muuuucho mas tranquila.
    Un besazo cielo

    Responder

  2. elizabeth

    hola guapa, no sabes cuánto me siento identificada contigo. Ahora tengo 8 semanas, y hasta que no vi a mi renacuajo en la ecografia moviendose, no respire. Qué angustia se pasa en el primer trimestre…a ver, sólo me queda un mes más,…paciencia…besitos, tu niño, es precioso.eli, desde las Islas Canarias.

    Responder

  3. avizuell

    Hola! Mil gracias por hacer este blog y ayudarnos a saber que estos miedos son normales. Yo me "como el coco" en las noches de insomnio, que mi marido ya se durmió y no hay nada que me distraiga de mispensamientos..así que han sido seis semanas de síntomas bien leves, igualitos a los tuyos, y tratar de mantenerme calmada, sin angustia… besos desde México! 😉

    Responder

  4. Unknown

    Hola!leí tu comentario;me sentí tan identificada,y con una presión menos: de pensar que era una estaterrestre al sentirme tan rara;con miedo y ansiosa.EStoy en la semana 11 ya prontito me hago la ecografía y no dejó de pensar!!!!!un beso..

    Responder

  5. Fernanda Colombero

    Hola!leí tu comentario;me sentí tan identificada,y con una presión menos: de pensar que era una estaterrestre al sentirme tan rara;con miedo y ansiosa.EStoy en la semana 11 ya prontito me hago la ecografía y no dejó de pensar!!!!!un beso..

    Responder

  6. colores

    Yo estoy de casi 6 semanas y esto es un sinvivir….de la felicidad de hace una semanasemana al enterarme a la incertidumbre y miedo de q mis sintomas son menores q los de ayer…hasta q no venos latir su corazoncito no estanos tranquilas…parece increible q algo q esta dentro de nosotras y no podamos saber como esta…

    Responder

  7. colores

    Yo estoy de casi 6 semanas y esto es un sinvivir….de la felicidad de hace una semanasemana al enterarme a la incertidumbre y miedo de q mis sintomas son menores q los de ayer…hasta q no venos latir su corazoncito no estanos tranquilas…parece increible q algo q esta dentro de nosotras y no podamos saber como esta…

    Responder

  8. Unknown

    Yo ando con angustia ya es mi tercer embarazo dos anteriores no se lograron siempre tuve pérdidas de sangre o aborto odejaba de latir su corazon con este embarazo todo bien nada de.perdidas mañana me.toca el primer ecografia y.tengo miedo que me deb una mala noticia apenas de 8 semanas desde mi ultima.menstruacion

    Responder

  9. Unknown

    Yo ando con angustia ya es mi tercer embarazo dos anteriores no se lograron siempre tuve pérdidas de sangre o aborto odejaba de latir su corazon con este embarazo todo bien nada de.perdidas mañana me.toca el primer ecografia y.tengo miedo que me deb una mala noticia apenas de 8 semanas desde mi ultima.menstruacion

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *